Tu web de Relatos Eroticos de Amor Filial

Relatos Eroticos

Juegos de niños, juegos de adultos

Enviado por Neofilder el 28/11/2009

Ingreso de Usuarios Disfruta del mejor contenido erótico ahora mismo !!

REGISTRARME !!
Buscar Relatos

Búsqueda Avanzada
Leer Relato Erótico
Juegos de niños, juegos de adultos Publicado el 28/11/2009, por: Neofilder

Eustolia es mi prima, de niños nos criamos juntos y fue mas que una compañera de juegos, era tan estrecha la relación que teníamos que en la escuela nos decían que éramos novios.
Ella siempre fue muy precoz y me ilustraba en cosas de adultos que a mi ni por la mente me pasaban, ella sabia lo que los adultos hacían en la intimidad porque espiaba a sus padres y me platicaba a detalle lo que mis tíos hacían y se decían mientras tenían sexo, recuerdo que nos besábamos a escondidas aunque no...

Cams XXX Reales Online

eran besos propiamente dichos, solo juntábamos nuestras bocas sin abrir los labios, cuando nos bañábamos juntos ella me señalaba mi “cosita” y me decía que eso se metía en la “palomita” de la mujer pero que solo cuando estaba grande y me hizo prometerle que cuando mi “cosita” creciera lo haríamos, también recuerdo que en alguna ocasión vio a sus papi haciéndole sexo oral a su mami y me incito a que le hiciera lo mismo, cuando se lo hice, le dieron muchas cosquillas que al final nos hicieron reír a los dos a carcajadas. Como dije al principio estos eran solo juegos de niños que no llevan ningún tipo de morbosidad.

Algún tiempo después mis tíos emigraron a Estados Unidos y se la llevaron con ellos, y durante 12 años dejamos de vernos. Aquel verano estaba de vacaciones en el rancho de mis abuelos como cada año lo hacíamos y grande fue mi sorpresa cuando vi llegar mis tíos trayendo de regreso a mi vida a mi querida prima Eustolia, apenas la vi bajarse de la camioneta la alegría inundo mi corazón y también el de ella, lo supe por el brillo en su mirada, nos abrazamos largo rato y entramos a la casa tomados de la mano. Una vez dentro de la casa nos acomodamos todos dentro de la gran sala de mis abuelos y todos empezaron a platicar de sus cosas y de su vida, Eustolia y yo por nuestra parte hicimos remembranzas de nuestros años de infancia y de las cosas que habíamos hecho cuando dejamos de vernos. No dejaba yo de admirarla, poco quedaba de aquella flacuchenta niña que jugaba conmigo, ahora estaba convertida en toda una mujer y que mujer, para no entrar en muchos detalles solo les diré que estaba bien buena y que aquellas pecas de las que me burlaba cuando era niño ahora le agregaban atractivo y la hacían verse mucho mas picara que antes.

Los días transcurrían con normalidad y a nadie le extraño que mi prima y yo anduviéramos juntos para todos lados ya que de niños siempre lo hacíamos. Volvimos a ser inseparables, a andar abrazados y riendo casi de cualquier cosa, aun no habíamos hecho referencia de aquellos infantiles contactos íntimos creo yo que por vergüenza pero un día, cuando ya llevábamos una semana juntos mi abuela nos pidió de favor que lleváramos un encargo a una localidad que estaba a casi dos horas de camino, así que alistamos las cosas, nos subimos a la camioneta y tomamos el camino, la región es montañosa y el camino agreste, por lo que avanzábamos lentamente y aprovechamos la oportunidad de estar a solas y disponer de tanto tiempo para poder hablar libremente de “aquellos” momentos. Ella me pregunto que si me acordaba de lo que hacíamos cuando nos bañábamos, la verdad antes casi nunca recordaba esos momentos ya que para mi habían sido solo juegos de niños y no me marcaron de ninguna manera, pero ahora viéndola tan hermosa y con ese escultural cuerpo y con las hormonas haciendo explosión dentro de mi cuerpo me acordaba mas que nunca de aquellos días y deseaba con toda el alma poder volver a verla desnuda y tenerla junto a mi. El camino que llevábamos corre al lado de un río y en la parte mas alta de la montaña donde el agua no es tan profunda se pude cruzar hasta caminando.

Eustolia aprovecho que estábamos junto al río para proponerme que nos bañáramos juntos, como siempre ella era la que llevaba la batuta de lo que hacíamos y yo acepte gustoso la oferta.
Deje la camioneta a la sombra de unos árboles y adentro de la misma no empezamos a despojar de la ropa, veía con impaciencia como iba quedando al descubierto la desnudez de mi prima mientras mi virilidad punzaba inquietante y tragaba saliva con dificultad. Cuando comenzó a quitarse el brassiere, se volteo de espaldas a mi y me dijo que se lo desabrochara pero la falta de pericia en esos menesteres y el nerviosismo no me permitieron hacerlo, tras varios fallidos intentos mejor deslice mis manos hacia sus pechos los cuales tome con delicadeza y le dije al oído – estas mas hermosa que nunca –
mi prima solo sonrió en silencio y giro su cabeza hacia mi ofreciéndome su labios y así teniéndola de espalda la bese por primera vez, mis manos acariciaban sus pechos, su vientre, su cintura y sus caderas, se separo de mi solo para decirme que nos metiéramos al agua, con un rápido moviendo de su mano se quito el brassiere y luego se agacho para quitarse también sus panties, después se bajo de la camioneta y se volvió hacia mi mostrándose en todo su esplendor, yo la miraba boquiabierto, era hermosa, era perfecta y lo mejor de todo, iba a ser para mi.

Me quite toda la ropa y la tome de la mano para meternos juntos al río. Llegamos hasta un lugar en que el agua nos cubría hasta un poco mas arriba de la cintura y sin pronunciar palabra nos besamos otra vez, el momento era nuestro y el mundo también. Bajo el agua nuestros sexos rozaban uno con el otro y los besos iban subiendo de intensidad sus senos presionados contra mi pecho emanaban un calor especial, mi prima empujaba su pelvis hacia delante y la punta de mi pene se resbalaba entre sus piernas, la tome de las nalgas y me empuje mas hacia ella, con rigor mi pene presionaba contra la entrada de su vagina luchando por entrar pero ella mantenía las piernas cerradas, pues quería seguir jugando conmigo. Bajo su mano hacia mi pene y me dijo – que bárbaro, estas como piedra – yo solo sonreí y después le hice una pregunta de la cual ya sabia la respuesta, -¿eres virgen? Mi prima se soltó riendo y me dijo ¿como crees?, era lógico, con esa belleza y con lo precoz que era había perdido la virginidad varios años.

Por fin separo sus piernas, puso una de ellas a la altura de mi cintura y mi “cosita” entro en su “palomita” con gran placer penetraba a mi prima a la vez que seguía besándola y acariciando todo su cuerpo pues quería disfrutarla al máximo, la posición termino por cansarnos y la lleve hacia la orilla, se sentó en un gran piedra y yo me acomode frente a ella separando sus piernas, agarre mi verga por la base y la encamine hacia su cuevita que ya me esperaba ansiosa pero no se la metí, en vez de eso jugaba con la punta rozando su clítoris, veía embelesado como mi prima disfrutaba de ese juego ya que con los ojos cerrados pasaba la lengua por sus labios y se acariciaba ella misma los senos, la humedad en su piel y brillo intenso del sol hacían que sus pechos lucieran majestuosos, baje mi boca hasta uno de ellos y lo chupe ávidamente, volvieron a mi mente las imágenes de cuando éramos niños y le bese su “palomita” así que puse mi boca en su vagina y comencé a hacerle sexo oral a mi primita con gran destreza pero si con mucho deseo, no tarde mucho en encontrar el punto que le daba mas placer y me concentre exclusivamente en ese lugar lo que propicio que mi prima se retorciera de placer y apretara mi cara contra su entrepierna, aunque yo tampoco era virgen, era inexperto en las artes del sexo y ni me entere del momento que le llego su orgasmo, lo supe porque ella me lo dijo y me separo de su vagina para relajarse.

Ella me giro para quedar de espaldas a ella y me abrazo con mucha ternura, yo por mi parte cerré los ojos y agradecí a Dios por tanta dicha.
Cuando mi prima se relajo, me dijo que me sentara junto a ella y bajo mi mano hasta mi entrepierna donde mi miembro se hallaba en un estado morcilloso, empezó a lamer mi oreja, después mi cuello, siguió bajando y colmo de besos mis pectorales, jugaba con su lengua y sus dientes con mis pezones algo que me produce mucho placer, en su mano mi miembro ya había recuperado la rigidez anterior y palpitaba y como los cabellos de mi prima lo rozaban y ella hacia subir y bajar su mano con rapidez fue motivo suficiente para que expulsara chorros de semen caliente mientras todo mi cuerpo temblaba satisfecho.

Eustolia se bajo de la piedra en la que estábamos, se paro frente a mi, se recargo en mi pecho y me tomo de las manos – hace mucho tiempo que soñaba que pudiéramos estar así – me dijo, -¿no lo anhelabas tu también?
Tuve que ser sincero y le confesé que aunque me acordaba mucho de ella, no la imaginaba con mujer, ni la imaginaba tan bella, que aquellos juegos no habían tenido impacto en mi vida y no la había deseado tanto como ella a mi durante estos años. La confesión la impacto de forma negativa, de alguna manera se sintió un poco defraudada porque mientras ella soñaba poder ser mi mujer, yo seguí con mi vida de una manera mas normal.

Después de un rato pensativa termino por aceptar que lo que realmente importaba era que ahora estábamos de nuevo juntos y que las 3 semanas que nos restaban juntos debíamos disfrutarlas, quise demostrarle de alguna manera que aunque no compartíamos los mismo sueños, en ese momento el deseo que sentíamos era el mismo y volví a besarla y acariciarla, poco a poco nos fuimos dejando llevar por la pasión, mientras nos besábamos su mano presionaba mi miembro y lo acariciaba con suavidad, fue bajando su boca hasta poner sus labios en la punta de mi pene y le daba pequeños besos a la vez que lo frotaba contra sus dientes.

Yo había dejado de acariciarla y apoyando mis manos sobre la gran piedra en la que estaba sentado, dejaba que Eustolia me diera placer y más placer. Abrió su boca y metió parte de mi pene en su interior y con la lengua me acaricia la parte baja de mi miembro algo que me hacia temblar, separo mis piernas lo mas que pudo y agachándose un poco mas empezó a pasar su lengua también por la parte baja de mis testículos y recorría todo el canal desde mi culo hasta las bolas, esa caricia era nueva para mi y de verdad lo estaba disfrutando mucho, cada vez llegaba un poco mas lejos y después hacia presión con la punta de su lengua en mi ano, era un placer extraño pero delicioso, cuando comprobó que lo estaba disfrutando apunto su dedo índice a mi cola y lo empezó a introducir lentamente, al principio me causo algo de molestia, pero luego ella volvió a meterse mi verga en la boca y a mamármela de forma deliciosa, con placer sentía su dedo entrar casi en su totalidad en mi ano mientras su boca me hacia delirar, no se cuanto tiempo paso pero al final termine derramando mi semen en su boca, con delicadeza saco su dedo de mi interior y se alejo un poco en el agua mientras yo me reponía de tan espectacular orgasmo.

La alcance dentro del agua y por un rato jugamos a echarnos agua en la cara, parecíamos dos niños aunque en realidad éramos mucho mas que eso, éramos dos primos, dos amigos, dos amantes.
El juego se transformo en caricias y volvimos a la misma piedra en la que estábamos antes, la tenia de espaldas a mi y la hice que se doblara hacia el frente, su vientre quedo apoyado en la piedra y con las piernas totalmente separadas, desde atrás su sexo quedaba totalmente expuesto y empecé a besar sus nalgas, mis boca se deslizo hacia su sexo e introducía mi lengua lo mas adentro que podía, pase con mis labios desde su ano hasta su vagina, sentía como mi primita disfrutaba de ese contacto y lo seguí haciendo hasta que con la voz jadeante me dijo que se la metiera. Agarre con fuerza sus nalgas y apunte mi verga en su vagina, despacio la fui metiendo hasta el fondo y la deje ahí un rato, mi prima casi no podía moverse pero con algún movimiento me dio a entender que estaba lista y empecé a entrar y salir de su interior, la tomaba de los hombros para penetrarla mas profundo y ella se empujaba hacia atrás, separe sus nalgas y con mi dedo pulgar empecé a hacer presión en su ano, apenas había logrado que mi dedo empezara a entrar cuando mi prima comenzó a quejarse mas fuerte y luego casi a gritos hasta que tuvo su orgasmo, cuando se estaba corriendo su vagina comenzó a contraerse de manera especial, yo sentía que succionaba mi miembro y termine apenas un par de segundo después que ella.

No pudimos hacer nada mas ya que todavía nos restaba parte de camino y las dos horas de regreso sin embargo, en los días que siguieron Eustolia me enseño a disfrutar muchas cosas y sobre todo me hizo disfrutar mucho metiendo su dedo en mi ano, nadie mas de mis parejas me lo hecho pero me acuerdo mucho de mi prima y lo que me hizo gozar, ella se regreso a Estados Unidos y allá hizo su vida, la volví a ver hace unos 4 años y aunque ya no hicimos nada me agrado verla y saber feliz y radiante.

Calificación: 5 | Votos: 3
Categoría: Amor Filial | Comentarios: 4 | Visto: 22165 veces

Últimos Comentarios Agregados
Fotografia de xxfgsxx
XxFGSxX

felicidades por tan fantástico relato, sigue así (Y) espero sediento tus nuevos relatos

Fotografia de dianagiovanna
DianaGiovanna

Hello mi NEO. Cierto que las mujeres hermosas, (me incluyo), NO SOMOS virgenes, cierto que si fueras mi primo No tendras escape de follar junto solos. A todas nos gusta jugar como me acarician mis gluteos, piernas y busto con tu polla. Tu amiga Norteamericana. Diana Giovanna.

Fotografia de coronelwinston
coronelwinston

Bienvenido y gracias por mostrar tus excelentes relatos a los lectores de Relatoseróticos. Es un verdadero placer tenerte por aquí, espero que los lectores de esta web sepan apreciar y valorar tus relatos como se merecen, y consigas también lo que en otras webs has logrado, deleitar y entretener con tus escritos. Recibe mi abrazo de bienvenida.

1

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar
Registrate Aquí

Invitados 8 y 0 Usuarios online

Política de Privacidad | Contacto | Webmasters | Intercambios

© RelatosEroticos.com 2010 Relatos Eroticos no tiene vinculación alguna con los links exteriores , y se exime de toda responsabilidad respecto a sus contenidos. Web para uso exclusivo de adultos. Todos los relatos de RelatosEroticos.com son enviados por los navegantes y usuarios de la web.