La primera vez con mi primita

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

0.00 / 5 ( votos)

La primera vez con mi primita

Categoría: Amor Filial Comentarios: 0 Visto: 38561 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 26/09/2011, por: Anónimo

Hola a todos, mi nombre es Daniel y la historia que les relatare es totalmente verídica y vivida por mi mismo.
Empezare por describirme, nunca he sido el carita de la familia, aunque tampoco soy de espanto. Mido 1.83, de tez blanca, cabello marrón claro y ojos marrón oscuro. Mi personalidad tampoco varía mucho, es más o menos la de cualquier chico de 17 años, interesado en los coches y que, según mi familia, cree que se las sabe todas.
Bueno, esta historia me ocurrió cuando tenía 15, pero el detonante de ella se inicio cuando tenía 14. Un día en mi casa había una fiesta, mas que una fiesta, una reunión, vinieron familiares que viven en el extranjero y en otras ciudades, yo como siempre, estaba desganado por ahí, ya que no me gustan ese tipo de reuniones, en las cuales saludas a tíos y primos lejanos que no tienes ni puta idea de que existían. Estuve así hasta que llegaron dos primas mías, María y Nelly, de 21 y 13 años en ese momento. Ambas tienen unos bustos considerablemente grandes, aunque como dicen, “Son de silicón”, también tienen unas traseros hermosos. María es de tez blanca, mide 1.80 más o menos, con unos labios gruesos y un par de pechos enormes, y un culo que ni se digan, tiene un cierto parecido con Diosa Canales a mi parecer. Nelly es de tez morena, mide 1.75 más o menos, con unas tetas, no tan grandes como las de su hermana, pero grandes y apetitosas, igual su culo. Ambas son hijas de un hermano de crianza de mi abuelo, por lo que no son mis primas hermanas. Mi relación con ellas siempre ha sido muy abierta, hablamos de temas de los que generalmente los primos mayores no le hablan a los menores, como su vida sexual y mis intentos de cogerme a mi novia, pero todo siempre ha sido al margen de familia.
Todo normal cuando llegaron, saludaron y se unieron a la reunión. Estuvieron hablando con los adultos de sus viajes y sabe Dios de que más. Yo mientras tanto, estaba sentado mandándole mensajes a mi novia, en eso, llego Nelly y nos pusimos a hablar de los estudios, de cómo iba yo en la escuela, como iba ella en la universidad y en fin, las cosas que se hablan entre primos. Todo estuvo bien hasta que me agarro viéndole las tetas.
-¿Primo, que ves? -me preguntó ella
Yo inmediatamente volví mi vista a su cara.
-Nada prima, es que me quede congelado-Y quien no, con semejante par de tetas en frente.
-Creo que si estabas viendo algo, déjame adivinar, ¿Mis tetas?-Respondió ella
En ese momento yo ya estaba rezando para que hubiese un temblor se fuese la luz, pero nada de eso ocurrió.
-No prima, como crees-Dije yo tratando de negar algo que había hecho.
-Ok, mas te vale, aunque si hubieses dicho que si, no hubiese tenido problema en mostrártelas-Bromeo ella mientras ambos nos reíamos.
Seguimos hablando por un rato, en el cual no le quitaba los ojos de encima a ese par de tetas deliciosas, pero claro, ya disimuladamente. Hablamos durante una hora más o menos, hasta que dijo que los adultos debían estar preguntándose donde estaba.
-Oye primo
-Dime prima
-Antes de irme, ¿se podría saber a quien estabas mensajeando antes de que viniera a hablar contigo?
-¿Por qué?-Pregunto yo un tanto confundido
-Pues, por que te veías como que contento, nunca te había visto así por un mensaje.
-Ah, ¿por eso? Pues, era mi novia, que me decía para ir al cine pasado mañana.
-¿Entonces tienes novia al fin?-Me pregunta ella
-Pues si, ¿no acabo de decírtelo?-Le digo yo riendo un poco.
En ese momento ella se fue con los adultos a hablar y yo, me quede pensando en las magnificas tetas que había visto.
El tiempo pasó y la fiesta empezó a vaciarse, quedando únicamente mis padres, mis dos primas y algunos familiares. Yo veo mi reloj y digo para mis adentros, a modo de comedia “Es la hora perfecta para una buena paja”. Fui a mi baño en el segundo piso y empecé a pelármela como un mono, cuando sentía que estaba cerca de terminar, se abrió la puerta del baño, yo solo atine a pensar “Coño, hasta aquí llego mi vida familiar”, pero para mi sorpresa era Nelly.
-Primo, ¿Qué estas haciendo?-Me pregunta ella con una cara de confusión
-Nelly por favor, no se lo digas a nadie prima-Le rogué yo, tratando de ver si podía depositar mi confianza en ella.
-Pero que coño… Bueno, te entiendo, yo también pase por esa edad. Confía en mí, no se lo diré a nadie.
-Verga prima, gracias!-Le digo mientras me paro para darle un abrazo, olvidando por completo que tenia el pene al aire-Te la debo, cuando necesites algo, no dudes en recurrir a mi.
-Ok primo, pero por favor, apártate que me estas llenando de tus fluidos-Y efectivamente, tenia una mancha de liquido pre seminal en el pantalón
-Disculpa prima, lo siento-Le dije yo mientras me apartaba.
En eso ella se dio la media vuelta buscando otro baño, pero poco después, estando aun en el mismo pasillo del baño en el que yo estaba la lame.
-Nelly! Prima ¿puedes hacerme un favor?-Le pregunto yo, ella ya estaba como a 20mts de mi
-Dime primo
-Ven acá un momento
Ella se acerca a la puerta del baño y le digo
-¿Me puedes ayudar?-Le pregunto yo, con un tono de voz muy tímido
-¿Ayudarte en que?-Me dice ella
-En esto-Le dije yo mientras veía mi pene
-No primo, eso es demasiado, estoy guardando el secreto de tus pajas, pero no puedo hacerte una!
-No no no, no me refiero a que me hagas una paja, me refiero a que si me puedes brindar un estimulo, algo para que acabe mas rápido-Le dije yo, esperando una respuesta negativa, o peor, que me maldijera y le dijera a mis padres.
-¿No te habrás creído lo que te dije allá abajo acerca de mostrarte mis tetas no?
-Pues… Si
-Primo era jodiendote, no puedo hacer eso, somos primos, somos familia
-Pero es que no lo vas a tocar, solamente te pido que me muestres tus… tus…-Titubeo yo buscando un termino que no sea tan vulgar como tetas, para que no se sienta ofendida.
-¿Mis tetas?
-Pues, si
-Coño, esta bien, pero solo por esta vez, va a ser la primera y ultima vez que me veras mis tetas-Me dice ella, señalándome y viéndome con cara de madre regañona
-Ok prima, eres la mejor, gracias!
En eso ella se quita la blusa, dejando ver unas tetas increíbles, pero aun atrapadas por un sostén. Ella se quita el sostén y deja al aire dos magnificas tetas, con unos pezones grandes y oscuros, perfectos para caerles con la lengua.
Yo no dure ni un minuto, cuando expulse la mayor cantidad de semen que he botado en una paja. Salió con tanta presión, que varias gotas fueron a parar a su abdomen y tetas.
-Wow primo, no pareciera que tienes 14 añitos nada mas, botaste mas que mi novio
-Si… Tienes razón… Ay… Gracias prima… Te… Te amo
-Bueno primo, ya has acabado y me has dejado impresionada, pero recuerda que esta será la primera y ultima vez que haremos esto
-Si… Si… Esta bien… Gracias igual-Le digo yo, que ya estaba por las nubes
La fiesta termino y los días fueron pasando, mi relación con ella mejoro bastante, hablábamos de temas profundos, como su vida sexual y como trataba yo a mi novia, chateábamos siempre que se podía, en fin, en menos de una semana se volvió parte de mi circulo mas intimo, el cual únicamente estaba conformado por varios amigos, mi novia y mi diario en formato Word.
El tiempo paso y varias semanas después ella y su hermana, María, me invitaron a ir de fiesta con ellas, yo acepte gustosamente. Era un viernes por la noche, acordamos que ellas me pasarían buscando a eso de los 8Pm, y que volveríamos ya en la mañana, eso si no me iba a la casa de ellas y dormía allá. Me pasaron buscando e iban varias amigas de ellas, los únicos hombres éramos los novios de mis primas y yo.
Llegamos al mejor club de mi ciudad, dado a que son pocos, no había mucho de donde elegir. Ellas ya habían reservado unas mesas en la zona VIP, por lo cual estuvimos ahí bebiendo y hablando hasta que se hicieron las 11Pm.
-Primo, creo que es hora de llevarte a tu casa-Me dijo María
-Coño prima, pero acabamos de llegar, y la estoy pasando pinga con Alex y Vlad-Los novios de mis primas-Además, recuerda que mi mama dijo que si se nos hacia tarde, me podía quedar con ustedes, y su casa es bastante grande ¿o no?
-Coño primo, pero no se, tenemos otros planes-Me dijo Nelly
-¿Como los del otro día?-Le dije yo con una mirada picara, ella me vio a los ojos con una mirada retadora-Si son como esos planes yo me uno
-Que ni se te ocurra-Me dijo ella tratando de hacer que yo callara-No hay problema, que se quede con nosotras.
La fiesta siguió y todos tomábamos, yo me tomaba unos cocteles bajos en alcohol, pero aun así hacían cierto efecto, sumándole a eso música electrónica a todo volumen, tienes la mezcla perfecta para ver elefantes entrando por la puerta. Mientras ellos tomaban ya en las ligas mayores, ron, whisky y vodka. Ya casi al final, estábamos todos borrachos, y yo podía tomar vodka sin que me dijeran nada, y eso hice.
Nos agarraron las 5Am tomando y bailando. Ya el sol se asomaba y decidimos irnos. Llevamos a todas las amigas de mis primas a sus casas y a sus novios también. Llegamos a la casa de ellas a la7 Am, borrachos y con sueño. Dormimos los tres en la cama principal, una cama gigante y yo, entre esas dos mujeres que están para comérselas completas. Aproveche que estaban dormidas y con una gran borrachera para hacerme una paja, mientras me la hacia pensé “Pero están dormías, prácticamente puedo cogérmelas y no se darían cuenta”. Me voltee hacia María y le baje el vestido, dejando a la vista un par de tetas gigantes, no dude y empecé a lamérselas, a chupárselas con cuidado tratando de que no se despertara. Una vez me canse de María, me voltee hacia Nelly, a quien también le baje parte del vestido, dejando al aire otro par de tetas magníficas, los cuales también bese, sobe y saboree durante varios minutos. Cuando decidí que era tiempo, me arrodille en le cama para hacerme la paja sobe ellas, con tan solo 7 peladas acabe de una forma bestial, bañando las tetas morenas de Nelly con mi semen. Tras eso, les subí sus vestidos para que no se dieran cuenta de lo que había pasado…
Cuando me desperté eran las 3Pm, ya Nelly se había levantado, pero María estaba dormida casi encima de mí. Como pude me pare y vi que Nelly se estaba bañando y decidí dar un vistazo. Entre al baño y ella se estaba bañando con la puerta abierta, dejándome verla mientras se enjabonaba, provocando en mi una erección casi que de caballo. Veía cada parte de su cuerpo, unas tetas que se veían aun mejores cuando estaban mojadas, un culo grande y firme, y una raja que únicamente tenía una diminuta línea de pelos, haciéndola parecer una actriz porno, algo que me excito mucho mas.
-Viste prima, yo te dije-Le dije yo luego de haber grabado detalladamente cada parte de su desnudo cuerpo en mi mente-Te dije que volvería a ver tus tetas, y aquí estoy.
-Coño ¿que acaso en tu casa no tocan antes de entrar al baño?-Me pregunta ella con cara de mala leche
-Pues, no, por que en mi casa decimos que el baño esta ocupado. Además, al parecer aquí tampoco, por que aquella vez no tocaste le puerta.
-Coño pero eso fue diferente-Me dijo mientras cerraba la puerta de la regadera-¿Que quieres?
-Quiero mear, orinar, liberar espacio y presión-Le digo yo con un tono juguetón
-Mientras no sea la misma presión que ibas a liberar el otro día, no hay problema.
-No te preocupes, con lo que acabo de ver no podría tardar mucho-Bromeo yo.
-Coño mea de una buena vez que me quiero salir ya.
-Ok, pero no te arreches.
Luego de mear, me bañe yo, me arregle con una ropa extra que había llevado y salí del baño. Cuando me estaba bañando note que tenía el pene algo viscoso, como si me hubiese hecho una paja recientemente. “Poluciones nocturnas” pensé. María ya estaba despierta, pero aun en la cama.
-Hermana despiértate, que hay que ir a comer-Le dijo Nelly a su hermana
-Ok, ya va, deja que me digne-Dijo María con una voz casi que de ultratumba
-Pues dale rápido hermanita que hay hambre-La apuro su hermana.
Tardo 10 minutos bañándose y arreglándose. Cuando finalmente estaba lista salimos a comer, todo bien y sin problemas. Durante mientras comíamos ellas me veían de una forma extraña, no intimidante, sino como que si yo les debía algo. Luego cuando estábamos en el coche, María se sentó atrás conmigo, diciendo que se quería acostar y que si no me importaba que pusiera su cabeza en mis piernas. Yo accedí sin problemas, ella se acostó, pero unos minutos después empezó una erección incontrolable, la cual no pasaría desapercibida por mi prima. Y efectivamente la noto
-Primo, ¿que tienes aquí?
Yo buscando una respuesta juguetona para evitar el tema respondí:
-Se llama pene, y lo tenemos la mayoría de los hombres-Le dije yo con una risa muy falsa
-Pues, yo creo que lo que hay aquí es una erección-Me dijo ella con una sonrisa dibujada en su cara mientras me miraba a los ojos.
-Coño pero es que cuando te acostaste ahí me pusiste caballo, ¿como pretendías que lo evitara?-Le pregunte yo con un miedo de película.
Mientras tanto, Nelly estaba que se moría de la risa adelante, mientras decía
-Hermana, nuestro primito es un calentón de primera, y se gasta un machete que a cualquier chica ha de inquietar-Dijo mientras seguía riendo.
-¿De verdad hermana?-Dijo María mientras me miraba a los ojos
-Pues si, apuesto a que esa noviecita con la que hablabas el otro día ya se lo metiste-Dijo Nelly, lo dijo con toda la intención del mundo de ponerme mas nervioso aun.
-Coño primas pero que les pasa, si yo me cojo a mi novia es mi problema, no el suyo, además, ¿por que les importa tanto si lo tengo grande o muy grande?-Les digo yo mientras veo a Nelly por el espejo.
-Pues por que yo no creo hasta que veo-Dice María
-¿Ay quieres que te lo muestre?-Le digo yo mientras la veo a los ojos con una mirada lasciva
-Bueno, no estaría mal, así nos aclararías la inquietud-Me dijo María respondiéndome con una mirada muy sensual.
-Pues, te aseguro que para tu hermana no va a ser sorpresa-Dije yo mientras reía y me desabrochaba el pantalón.
Cuando lo baje por completo, quedo mi ropa interior, que parecía un bollo por mi pene erecto.
-¿Seguras que quieren verlo?
-Si primo-Me dijo María con una sonrisa en la cara.
En eso baje mi interior, dejando al aire mis 19 centímetros de pene, el cual estaba impregnado de líquido pre seminal y palpitaba a cada latido de mi corazón. Sentía que mi pene ardía y que iba a explotar, las venas se le marcaban. En eso voltee hacia María, quien no le quitaba los ojos de encima a mi mástil, mientras Nelly se reía un poco.
-Listo, ¿Contentas?-Les dije yo
-Primo… Dios… No tengo palabras…-Dijo María
-Si quieres tócalo- Le dije yo en tono despreocupado.
En eso sentí que las manos de María me tocaban el pene, lo masajeaba, me acariciaba las bolas, en pocas palabras, me estaba haciendo una paja. Sentía cada centímetro de mi pene, mis líquidos pre seminales le llenaron la mano, lubricándola y haciendo mas placentero el momento. Ella ya había agarrado confianza y me pajeaba con mas velocidad, pero cuidando que no acabara tan rápido. Me masajeaba mis bolas con una suavidad que mataba, y me pajeaba con tanta firmeza que llego un momento en el que no aguante más y acabe en su mano. Solté seis disparos de mi esperma hacia el techo del carro, el resto salía a chorros, cayendo en las manos de mi prima, la cual no dudo en llevárselas a la boca luego de mi descarga. Estuvimos en silencio durante 5 minutos, mirándonos todos a los ojos hasta que rompí el silencio.
-Verga… Gracias… Creo que es lo mas humano que se puede decir en este momento-Dije yo, un poco confundido por lo que había pasado
-Pues… Creo que me toca decir de nada-Dice María-Pero quiero pedirte disculpas primo.
-¿Disculpas?, ¿por que?-Le digo yo viéndola a la cara
-Por lo que acabo de hacer.
-Mas bien te le agradezco. Si te soy franco, quería esto desde hace tiempo-Le digo yo, con la mayor sinceridad posible
Nos quedamos viendo a los ojos durante un momento, y luego nos empezamos a besar como si fuésemos novios, amantes, esposos más que primos, jugábamos con nuestras lenguas, haciendo más erótico el momento. Desde ese momento ella y yo nos enamoramos. Salíamos a comer, íbamos de paseo, pasábamos largos ratos juntos, íbamos de viaje, en pocas palabras nos convertimos en novios, dejando de lado ese tabú llamado Incesto. Simplemente éramos dos primos que habían encontrado una manera diferente de expresar nuestro amor. Pasaba fines de semana con ella, con la excusa de que íbamos a ver una película. Pero eso si, sin sexo, lo mas lejos que llegábamos eran caricias y manoseos, mas nada.
Estuvimos así por varios meses, y los únicos que sabíamos de eso éramos ella, su hermana y yo. Nelly mantenía el secreto por nosotros y nosotros habíamos hecho una promesa de no decirle nada a nadie, ni a modo de juego ni nada.
Todo cambio luego de mi cumpleaños se volvió mas seria conmigo, a veces la notaba algo acelerada o nerviosa, yo le decía que me dijera que pasaba y ella me decía que nada, que todo estaba bien. Nuestras caricias se convirtieron en manoseos, nuestros besos en intercambios de saliva y nuestras noches de películas se convirtieron en noches de caricias y toqueteos profundos y atrevidos, tocábamos lugares que antes no nos tocábamos, nuestros besos eran más eróticos, gemíamos cuando “jugábamos”. Un día me dijo que tenía que hablar conmigo…
-Primo, tenemos que hablar de algo
-Dime primita
-No se como decírtelo, pero creo que ambos estamos sufriendo con esto
-¿Sufriendo como prima?
-Pues, ambos tenemos ganas de algo que no podemos hacer, ambos lo deseamos, pero somos primos y tú tienes apenas 15 años y yo 21.
-No le veo el problema, no me digas que caíste es esa trampa llamada incesto.
-Pues, creo que si, no es lo correcto. No debimos empezar esto…
-Pero prima por Dios, esto no es incesto. Simplemente somos dos primos que expresamos nuestro amor de una manera diferente, mas nada.
-No lo se primo, yo tengo mis necesidades, a mi edad las chicas queremos algunas cosas… cosas que tu no estas preparado para dar.
-¿Estas hablando de sexo? Prima, no hagas caso a lo que te digan los demás. Haz lo que tú quieras, no lo que te digan otros.
-Pues si primo, me refiero al sexo. Nosotras tenemos nuestras necesidades, nosotras las mujeres necesitamos placer, alguien que nos haga sentir mujeres de vez en cuando.
-Pero dime, ¿Por qué yo no estoy preparado para darte lo que tú necesitas? Tengo 15 años, y voy camino a cumplir los 16, ya viste el tamaño de mi pene. Se que no es el mas grande del mundo, pero creo que tampoco esta nada mal.
-Pero primo eres un niño a penas. Tienes un pene grande, eso si es cierto, es el más grande que he tenido en mis manos, pero eres muy joven.
-A ver, ¿a que edad perdiste tu virginidad prima?
-A los 17, ¿por que?
-Bueno, en un mes cumpliré 16, un año no es la gran diferencia prima. Es algo que ambos disfrutaríamos, y lo haríamos con amor, con pasión. No lo haríamos solamente por los orgasmos o esa marisquera de estar insultando a las mujeres mientras se tiene sexo con ellas.
-Pero… No se… No estoy segura, yo quiero y tú quieres, pero…
-¿Pero que? Nada nos lo impide, dime, ¿que haríamos? Haríamos el amor, hacer el amor, amarnos, convertirnos en uno. Por favor prima, tengo una sola virginidad, y creo que quiero dártela a ti.
En eso ella me ve a los ojos, se levanta y se sienta en mis piernas, nos fundimos en un beso sin precedentes, estuvimos más o menos como 5 minutos besándonos, hasta que nos separamos
-Gracias primo, yo tampoco quería separarme de ti, lo que pasa es que no estaba segura-Me dijo ella mientras me miraba a los ojos.
-No te preocupes prima, ambos tendremos lo que queremos, no te preocupes.
En eso nos volvimos a besar, esta vez con más pasión. Ella me empezó a desabrochar la camisa, mientras yo liberaba sus tetas del sostén por debajo de su blusa. Nos besábamos con mucho cariño, nos tocábamos y acariciábamos, no con violencia, sino con amor. Ya le había sacado el sostén, y ya yo tenía la camisa desabrochada. Nos separamos, nos miramos a los ojos y fuimos al cuarto agarrados de la mano. Nos volvimos a besar, mientras al mismo tiempo nos quitábamos la ropa mutuamente, cuando estuvimos totalmente desnudos me dijo que me acostara en la cama, cosa que obedientemente hice. Ella me agarro el pene con sus manos, y empezó a hacerme una paja muy placentera, luego empezó a darle lengüetazos a mi pene, ocasionándome mas placer aun, tanto que en 5 minutos ya había descargado mi semen en su boca.
-Antes de hacerlo, tenemos que bañarnos primito-Me dijo ella al oído.
-Pues, al baño, no perdamos tiempo-Le dije yo
-No te preocupes, este finde te quedas conmigo.
Nos dirigimos ambos a la ducha, donde nos bañamos el uno al otro. Yo lavaba los pliegues de su vagina, enjabonaba sus tetas, mientras ella me enjabonaba el pecho, mi pene y mi cuello. Empezamos a besarnos nuevamente, pero esta vez, en el cuello y en los lugares sensibles del cuerpo, nos mordíamos las orejas suavemente, le acariciaba la espalda. A la vez que ella pegaba cada vez mas su cuerpo al mío, haciéndome sentir sus pezones que parecían piedras y el calor de su depilada vagina contra mi pene erecto, que se había escondido entre los muslos de mi prima, rozando su vagina.
-Vas a disfrutar mucho esto primo, te lo aseguro-Me dijo ella con una voz muy sensual.
-Estoy seguro que si primita. Creo que ya estamos bañados los dos-Le dije yo viéndola a lo s ojos.
Salimos de la ducha y nos secamos el uno al otro, su piel era suave al tacto, estábamos frescos los dos, listos para pasar un muy buen rato juntos. Fuimos a la habitación y me dijo que la esperara desnudo, que ella se iba a poner algo. No tardo mucho, cuando la veo entrar al cuarto viene con una ropa íntima de encajes, una pantaleta negra, que marcaba su delicioso culo, y un sostén que era mas pequeño que su talla, sus tetas se veían atrapadas dentro de los copos. Se detuvo en la puerta para que yo admirara su precioso cuerpo, sus largas y torneadas piernas, su inmenso culo, sus tetas que parecían ubres de vaca y una preciosa cara; con labios gruesos y unos ojos negros que mataban a cualquiera. Se acerco a mí y me beso, nos acostamos y empezamos con las caricias nuevamente, le sobaba las tetas, el culo, nos veíamos a los ojos, nos estábamos amando.
-Ayúdame a sacarme el sostén… novio-Me dijo ella mientras reía
-Date la vuelta novia-Le dije yo.
Ella se puso boca abajo para que yo le pudiese desabrochar el sostén, me acosté sobre ella, afincando mi pene con fuerza contra sus nalgas. Cuando finalmente le desabroche el sostén, tenía toda la pantaleta llena de mi líquido pre seminal. Se dio la vuelta y me pidió que le chupara las tetas, cosa que hice con gusto, se las sobaba y lamia, eran tan grandes como mi cabeza. Le lamia la pequeña cicatriz de su operación, a modo de agradecimiento por esas tetas tan grandes. Luego me dijo que la besara otra vez, que ya extrañaba mis labios. Empezamos a besarnos otra vez, estando yo sobre ella, mi pene rozaba su pantaleta, haciéndome sentir el calor de su vagina. Me movía hacia adelante tratando de meter mí pene por uno de los huecos de las piernas, cosa que logre tras varios intentos. Mi pene se rozaba con su ardiente raja, impregnándose se los jugos que destilaba y produciéndonos un placer indescriptible a ambos, gemíamos y jadeábamos de placer, al mismo tiempo nos tocábamos y besábamos con pasión. Estuvimos así como por 15 minutos, cuando no aguante más y acabe sobre su vagina, soltando tres chorros de mi esperma sobre su entrada. Luego de eso nos separamos y nos vimos a los ojos, ambos reímos a carcajadas.
-Me toca a mi primo, ya tuviste tu orgasmo, ahora te toca a ti-Me dijo ella.
-Pues dime que puedo hacer por ti.
-Puedes empezar quitándome la pantaleta-Cosa que hice inmediatamente, dejando a la vista una vagina de las cerraditas, cubierta de semen y destilando jugos-Bueno, ahí la tienes primo, yo te digo donde te vas a concentrar, donde vas a lamer mas-Me dijo ella
Acerque mi cara a su vagina, el olor me volvía loco, pegue mis labios a los suyos, besando su vagina como si se tratase de una boca humana, movía mi lengua dentro de ella, me di cuenta que cuando rozaba en pequeño botón llamado clítoris ella gemía mas, así que empecé a lamerlo en círculos. De vez en cuando volvía mi vista hacia ella, que tenia los ojos cerrados, su respiración era agitada y agarraba con mucha fuerza las sabanas. Un rato después de empezar a comerme su vagina, ella soltó un grito, muy fuerte.
-Aaaaaaaaaaaaaaaaaayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy… Dios… Sigue así primito!… Te amoooooooooooooooooo.
En eso ella tuvo un orgasmo monstruoso, soltando chorros de sus jugos en mi boca, de los cuales trague la mayoría, y la otra parte la guarde en mi boca, para inmediatamente besar a mi queridísima prima, haciéndola saborear su propia vagina. Las piernas le temblaban, su respiración era muy rápida, su vagina se contraía hacia adentro y me veía con una cara de mucho placer. Tardo alrededor de 5 minutos en reponerse, y cuando lo hizo
-Primo, llego el momento, es tiempo de que dejes de ser virgen-Me dijo ella mientras se sobaba la vagina, regando así sus jugos por toda su entrepierna.
-Pues bien primita, dime como-Le dije yo, que estaba muy emocionado, mi cuerpo temblaba de la emoción.
-¿En que posición te gustaría?-Me dijo ella
-No se, ¿tu sobre mi podría ser?
-Si así te sientes más cómodo, no hay problema primito-Me dijo ella con una sonrisa
En eso me acosté en la cama e inmediatamente ella se sentó sobre mi entrepierna, frotando mi pene con su vagina, lo cual producía un placer indescriptible. Unos minutos después mella me dijo
-¿Estas listo?
-Si, listo
Se levanto un poco y subió mi pene, el cual quedo apuntando hacia su deliciosa raja, de la que brotaban cantidades considerables de jugos. Primero entro la cabeza, y lentamente fue entrando el resto de mi pene sin ninguna dificultad. Estaba por las nubes. Su raja estaba ardiendo, y estaba muy húmeda.
-¿Cómo lo sientes primo? ¿Todo bien?
-Si, se siente muy bien primita. Estas deliciosa, te lo agradezco mucho.
-De nada, pero ahora empieza lo bueno.
Ella empezó a moverse poco a poco, de adelante hacia atrás, frotando su clítoris con mi pubis, luego empezó a moverse de arriba hacia abajo, sentía cada centímetro de su raja, hacia calor, a pesar de tener el aire acondicionado a máxima potencia. Ambos disfrutábamos, en especial yo, que no tarde en acabar y llenarle su depilada vagina de mi esperma adolescente. Varios disparos llegaron hasta lo más profundo de mi querida prima, la cual me veía a los ojos con mucho cariño. Nos quedamos viendo un rato, ambos estábamos en el cielo, mi pene volvía a su tamaño normal dentro de ella, pero aun no salía. Ella se acostó sobre mí y empezamos a besarnos con mucho amor, nos toqueteábamos y jugábamos con nuestros cuerpos sin decir una palabra. Permanecimos así varios minutos, hasta que ella se paro.
-Es la hora del almuerzo primito, ¿que quieres que te prepare?
-María en bandeja de plata-Bromee yo
-Vamos primo, dime-Me dijo mientras reía y mi semen emanaba de su entrepierna, lo cual me excito mucho, ocasionando una nueva erección.
-Pues, dime que tienes para preparar-Le dijo yo mientras frotaba mi pene que ya estaba volviendo a ponerse grandecito.
-¿Quieres una hamburguesa?
-No esta mal, si, una hamburguesa esta bien-Le dije yo viéndola a la cara
Estuve unos minutos acostado, recordando lo que acababa de pasar y sintiéndome orgulloso por haber alcanzado algo que quería desde hace tiempo. Unos minutos después me pare y fui a la cocina, ahí estaba mi prima, quien ya poseía mi virginidad. Estaba desnuda, de espaldas a mí, con leche que aun brotaba de su raja y dejándome en frente un cuerpo que hasta de espalda era hermoso, se veía la silueta de sus tetas y de su cara. Avance hacia ella y la abrace por detrás, haciendo que mi pene quedara entre sus dos grandes nalgas.
-Otra vez te lo agradezco primita-Le dije yo al oído
-No tienes nada que agradecer, yo también deseaba esto desde aquí día en el carro-Respondió ella
-¿Y por que no desde antes?
-Antes pensaba que serias un magnifico novio, eres muy agradable, y siempre tienes un elogio para cualquier muchacha que se te cruce. Pero no sabia que te gastabas una antena tan grande-Me dijo ella
-Pues, ahora mi entena es toda tuya…
-Y mi raja es toda tuya también-Me dijo ella riendo
-¿Cuanto le falta a las hamburguesas?
-Un rato, el tiempo suficiente para enseñarte a coger en una mesa-Me dijo ella mientras se daba la vuelta, ocasionando que mi pene quedase bajo su vagina, en su entrepierna.
Empezó a besarme nuevamente, agarrando mi pene y frotándolo contra sus grandes labios vaginales, para luego empujarme hacia la mesa, donde me sentó y empezó a chupar mi pene cual chupeta se tratase, hacia un tubito con su lengua y metía mi pene ahí, lamia el frenillo con mucha dedicación y me sobaba los testículos suavemente, ocasionándome grandes cantidades de placer. No tarde mucho, y descargue toda mi leche en su boca, la cual botaría luego en una de sus manos y lo frotaría contra su raja.
-Ya esta lista la comida, luego seguimos jugando-Me dijo
Nos sentamos uno al lado del otro en la mesa, mientras comíamos nos lanzábamos miradas lascivas, miradas sensuales, como incitándonos el uno al otro a dar el primer paso. Terminamos de comer y lavamos las cosas juntos, mientras lo hacíamos en ningún momento mencionamos lo que habíamos hecho ni lo que íbamos a hacer, hablábamos como si nada hubiese pasado. Terminamos y ella me dijo que nos bañaríamos nuevamente, ambos habíamos sudado mucho en la primera cogida y olíamos un poco mal. Nuevamente nos bañamos el uno al otro, es la ducha le hice el sexo oral como agradecimiento por la paja de la cocina, su vagina sabia muy bien, era un poco dulce, pero sin llegar a saber a golosina barata.
-Estamos listos-Dijo ella
-Si tu lo dices…-Dije yo
Salimos y nos secamos nuevamente ella a mi y yo a ella. Fuimos a la cocina desnudos y ella saco un plástico grande de una de las alacenas.
-¿Qué vamos a hacer con eso?-Pregunte yo intrigado
-Ya lo veras…
Fuimos a uno de los cuartos mas grandes de la casa (Es un apartamento grande, de 6 cuartos, el apartamento ocupa todo el ultimo piso de un edificio de 25 plantas). Me pidió que la ayudara a extender el plástico por todo el piso, ya que el cuarto estaba vacio, no fue difícil.
-Espérame aquí, voy a buscar unas cosas-Me dijo dándome un beso en la boca
Tardo unos minutos, pero cuando vimos, veo que trae cuatro botellas de algo que parecía un gel o algo así.
-¿Que es eso?-Pregunte yo viendo las botellas
-¿Tu ves porno?-Me pregunto ella
-Veía, ahora hago porno-Dije riendo
-¿Nunca entraste a una categoría llamada “Oiled”?
-Si, claro
-Pues eso es lo que vamos a hacer.
Acto seguido destapo una de las botellas y me pidió que se la regara por todo el cuerpo, cosa que hice tocando cada parte de su esbelto cuerpo; sus tetas, su vagina, su culo y hasta sus pies. Luego me dijo que era mi turno, y que me acostara en el plástico, tan pronto me acosté sentí el chorro de lubricante en mi espalda y una de sus manos empezó a regarlo hasta cubrir toda su extensión, bajo hasta mis piernas, mis brazos. Luego me pidió que me diera vuelta, y empezó a extenderme el lubricante por mi pecho, estomago, y luego me empezó a frotar el pene, causando una nueva erección en mí. Esta vez me pidió que me pusiera de pie, cosa que hice. Ella se arrodillo y metió mi pene entre su par de tetas, iniciando así mi primera paja cubana, me preguntaba si estaba cómodo, que si no me lastimaba, a lo que yo conteste que no, que todo estaba bien. Se sentía muy bien, ella me veía a los ojos, mientras se reía un poco por la cara que tenia yo, cerca de 15 minutos después expulse una gran cantidad de semen sobre sus tetas, yo me deje caer y quede acostado en el piso, mientras ella jugaba con mi lefa, se la regaba toda por las tetas y luego se lamia los sitios que había llenado de mi semen.
Luego se acostó al lado mío, volteándose hacia mí, a lo cual respondí volteándome hacia ella, quedemos ambos de frente, nos besamos y ella me empezó a sobar el pene que estaba totalmente flácido. Se lo frotaba contra su vagina, mientras yo le acariciaba la cara, le basaba el cuello y le tocaba las tetas.
-Primo, tengo vamos a hacer algo nuevo, algo que seria nuevo para los dos-Me dijo ella
-Dime primita, ¿de que se trata?
-Yo te desvirgue a ti, ahora lo justo es que ti me desvirgues a mí.
-¿A que te refieres?
-Mi culo es virgen primito, y quiero darte la virginidad de mi culo a ti, me dijo mientras me veía con mucho cariño.
-¿Pero eso no te va a doler?-Pregunte yo, tratando de hacerme el niño bueno
-Al principio se que va a doler mucho, pero luego ambos vamos a gozar mucho mas que con mi raja, ¿Te anotas?
-Pues, si tu quieres, lo hare-Le dije yo mientras me acercaba para darle otro beso.
Ella se puso boca abajo, y me pidió que le comiera el culo, cosa que no estaba seguro si quería hacer, pero al final termine con mi cara entre las nalgas de mi prima, lamiéndole a más no poder el hueco del culo. 15 minutos aproximadamente estuve ahí, cuando salí estaba sofocado, estaba rojo y casi me faltaba el aire, pero mi prima no quería esperar, me dijo que la saliva se secaba rápido y que había que hacerlo ya, cosa a la cual accedí inmediatamente, además, ella tenia mi virginidad, yo quería tener la de ella, o al menos la de su culo. Metió una almohada debajo de su cintura, dejando su culo apuntando hacia arriba y me pidió que la penetrase lentamente. Puse mi pene contra la entrada de su culo y empecé a frotarlo, llenando esa zona de mi viscoso liquido pre seminal, luego ella me dijo que se lo metiera, que ya estaba lista y yo empecé a empujar. Primero entro la cabecita, ambos nos veíamos a la cara y ella hizo un gesto de dolor, pero me dijo que siguiera, empecé a meter el cuerpo del pene y ella no cambiaba esa expresión. Le pregunte que si quería que siguiera, y ella abrió los ojos, me vio directamente a los ojos y empujo de golpe hacia atrás, haciendo que su ano tragase todo mi pene de golpe. Ella grito muy fuerte, debo admitir que yo me asuste un poco. Me acosté sobre ella y note que estaba llorando, era el momento de dejar de ser hombre y convertirme en caballero.
-Prima, ¿Te dolió mucho?-Le dije yo al oído, ella se volteo hacia mi y pude ver como se le escapaban algunas lagrimas de los ojos.
-Si, creo que me rompiste algo-Me dijo ella mientras reía, esa imagen de su cara me gusto mucho, lloraba y reía al mismo tiempo. Le plante un buen beso y proseguí.
-¿Quieres que te lo saque?-Le pregunte
-Si, por favor-Me dijo ella aun con esa cara que tanto me había gustado.
Empecé a sacarle el pene de su culo poco a poco, sabiendo que a ella le estaba doliendo. Cuando salió por completo ella tenía el culo rojo, irritado y dilatado.
-¿Como se ve?-Me dijo ella preocupada
-Pues, no sabría decirte, esta rojo, irritado y dilatado, pero creo que podrás cagar otra vez-Dije riendo, en un intento por hacer sentir mejor a mi prima
-Me arde un poco, ¿No esta sangrando?-Me dijo ella con cara de preocupada
-No, no sangra
-Bueno. Primo, creo que tendremos que acabar por hoy, lo siento, pero el culo me arde demasiado ahora. Vamos a bañarnos para que me eches una crema, para después preparar la cena.
-No te preocupes, también estoy un poco cansado, y con este susto que acabas de darme, creo que yo también quiero dejarme de esto por un rato-Le dije
Nos metimos a bañar en el “Baño de cristal”, como lo llama ella, es una bañera grande, que la pared que da hacia el vacio es de vidrio antibalas. Es de ese material no por que la quieran matar, si no que es lo mas resistente. De ahí se tiene una vista hermosa hacia la parte del Pacifico de Ciudad de Panamá. Nos bañamos mientras el Sol se ponía, iluminando toda la ciudad con un color naranja profundo. Ambos estábamos sentados en la tina, admirando el atardecer
-Que bello esta el atardecer, ¿No primo?-Me pregunto ella
-Pues si, esta hermoso, ojala y siempre fuese así-Le dije viéndola a los ojos
-¿Que te parece si nos quedamos aquí un rato? Para charlar y ver si el culo me mejora un poco-Dijo ella.
-Por mi no hay problema, con tal de pasar tiempo contigo…-Le dije
-Bueno, déjame buscar algo de beber.
-¿Qué vas a buscar?
-Vino, ¿quieres algo tú?
-¿Tienes vodka? Glacial si se puede
-Si, claro que tengo. Lo traje de Venezuela el mes pasado.
Ahí estuvimos alrededor de dos horas, viendo el anochecer y posteriormente la hermosa vista que brinda Ciudad de Panamá de noche; muchas luces, los sonidos de los autos que están abajo y lo mejor, estar acompañado de una mujer tan hermosa como mi primita, o debería decir, mi novia…
Eran ya las 8Pm y teníamos mucha hambre, por lo que nos arreglamos y salimos a cenar a un restaurant muy elegante, como una autentica pareja. En el restaurante nos besamos varias veces, por lo que la gente se nos quedaba mirando, imagino que habrán pensado “Esa mujer es una enferma, como va a estar besando de legua a ese niño”, pero a nosotros dos nos causaba más bien gracia. Salimos del restaurant alrededor de las 11Pm, llegamos a la casa y nos sentamos a ver algo de televisión, pero lo que vimos más fueron las caras del otro, ya que empezamos a besarnos y parábamos solamente para respirar. Decidimos irnos a dormir.
-Primo tengo algo de sueño, ¿me acompañas?-Me dijo ella con un tono muy pícaro
-Con gusto-Le dije mientras me levantaba y me dirigía hacia el cuarto. Cuando llegamos ella empezó a desnudarse-¿Que haces? ¿No era que te dolía mucho el culo?
-Si, pero por hoy ya no vamos a hacer nada, solamente vamos a dormir desnudos-Me dijo con una mirada seductora directa a mis ojos.
-Ah, ok-Le dije mientras empezaba a sacarme la ropa-Creo que este va a ser uno de los mejores sueños que pueda echar-Le dije mientras reía un poco
-Creo que yo también voy a dormir muy bien, y nos conviene, ya que mañana le vamos a dar intenso-Me dijo ella riendo también.
Nos acostamos desnudos los dos, quedando uno frente al otro. Como se podrán imaginar, quedamos dormidos en pocos minutos, el cansancio era demasiado. Ambos dormimos abrazados, y como había predicho, fue uno de los mejores sueños que he echado en mi vida, y creo que de los de ella también.
Nos despertamos cerca de las 10Am del Sábado, yo me desperté primero, estuve como 10 minutos apreciado la belleza de mi prima, aun hoy no puedo decidir que imagen me gusto mas, la de su cara llorando y riendo a la vez, o la de cuando estaba dormida. Un rato después ella se despertó, y tan pronto abrió los ojos, nos dimos un beso de buenos días. Ella se paro para abrir las cortinas de las grandes ventanas, dejando ver nuevamente la belleza de la capital panameña, esta vez, con el sol mañanero.
-Buenos días primita-Le dije con una sonrisa en la cara
-Buenos días noviecito, ¿Cómo dormiste?
-Muy bien, ha sido uno de mis mejores sueños. ¿Y tú? ¿Dormiste bien?
-Pues claro, con un hombrecito como tu al lado, ¿quien no dormiría bien?-Me dijo ella con una sonrisa.
-Ah, me alegro. ¿Y como sigue tu culo? ¿Aun te arde?
-Pues no, aunque lo siento raro, como si me hubiesen anestesiado. ¿Me harías el favor de revisármelo?
-A ver, acuéstate aquí boca abajo.
Ella se acostó y me detuve un momento para admirar su espalda y su culo. Luego de eso le abrí las nalgas con mucho cuidado, dejando al aire un ojete que si bien se había vuelto a cerrar, aun estaba muy rojo.
-¿Que me dice Doctor Daniel?
-No esta tan mal como ayer, pero sigue estando rojo y algo irritado. Pero en comparativa, ha mejorado bastante-Le dije con un tono de sabelotodo.
-Ah, ok, ¿entonces estoy en condiciones de poder ser cogida por mi raja, doctor?
-Si, claro, pero cuide que lo que le metan no sea demasiado grande-Le dije yo entre risas
En eso ella se puso boca arriba y me planto un beso de lengua largo, que ambos disfrutamos muchísimo. Ella noto como mi pene empezaba a tener una erección, por lo cual me dijo que me acostara, cosa que hice y luego ella se paro encima de mí
-¿Sabes lo que es un 69?
-Por supuesto-Le dije
-Hagamos uno-Me dijo con un tono de voz tan simple como si solamente fuese a costarse.
Se acostó sobre mí, dejando frente a mi cara una raja totalmente depilada y rosada, la cual no dude en comer con mucha dedicación y cariño. Mientras tanto, del otro lado, mi prima engullía mi pene completo en su boca, lo besaba y lo rozaba contra sus labios, cosa que me volvía loco. Yo le comía su raja de una manera diferente al día anterior, esta vez le metía la lengua hasta el fondo, sin concentrarme mucho en el clítoris, ¿por que hacia esto? Pues por que antes había leído que existían dos tipos de orgasmo en las mujeres, el del clítoris y el de los labios vaginales, y decían que el de los labios vaginales era mucho mayor, así que quise agradecerle a mi prima nuevamente con un orgasmo mas fuerte. Me llevo tiempo, 25 minutos casi, pero lo logre, su vagina se contrajo hacia adentro, su espalda se arqueo, apretó su culo, tenso sus piernas, de su vagina salió un rio de fluidos los cuales me trague hasta la ultima gota, saco mi pene de su boca y soltando un grito que me sorprendió, se dio la vuelta y parecía que agonizaba, sus ojos estaban en blanco y todo. Estuvo así por unos momentos, hasta que sus ojos volvieron a tener color y me dijo
-Primo… Ayyyy… Que… ¿Que me hiciste?-Me dijo mientras aun temblaba en la cama
-Pues, ¿creo que te he brindado un gran orgasmo no?
-Ayyyy si… creo que si… Dios!… Me siento algo extraña… Como que muy pesada
-De nada-Le dije con una sonrisa
-Pero si no te he dicho gracias-Me dijo ella, ya un poco recuperada de ese gran orgasmo
-Tarde o temprano lo harás-Le dije mientras le acariciaba el cabello
-Gracias entonces. Déjame terminar lo que empecé-Dijo mientras se sentaba sobre mi pene, clavándolo en su vagina.
Nuevamente tenía a mi prima sobre mí, gozando de lo que la sociedad dice que no se puede, del pene de su primo. Ella gemía y gritaba, ella tuvo otro orgasmo mientras estaba sobre mí. Luego ella se bajo y se acostó, diciéndome que me acostara encime suyo y que la cogiera así, que a ella le excitaba mucho más así. Estuvimos cerca de 10 minutos en esa posición, hasta que le dije que me enseñara a coger parado. Cosa que dibujo en ella una sonrisa maliciosa. Se despego de mí y nos pusimos de pie los dos, ella se subió a la cama, se acostó y me pidió que la penetrara mientras yo estaba parado, hice todo como ella me lo pidió. Cuando estábamos en esa posición, ella se sentó y se agarro de mis hombros y me dijo
-Ahora me vas a agarrar muy fuerte y me vas a levantar, luego, tan rápido como puedas me vas a llevar contra la pared para que te sea más fácil, ¿Entendiste?-Me dijo ella con la mirada clavada en mis ojos.
-Si, por supuesto que entendí-Le dije
Cumplí sus instrucciones al pie de la letra y la lleve contra la pared. Y la apoye contra ella.
-¿Y ahora?-Le pregunte yo
-Ahora vas a hacer algo diferente a lo que hemos hecho antes, en vez de empujar hacia adelante, vas a empujar hacia arriba, si empujas hacia delante te las a lastimar la base de la antena, ¿OK?
-¿Así?-Le dije mientras empujaba hacia arriba
-Ahhh… Si, así primito.
Estuve metiéndole en esa posición hasta que recordé algunas cosas que había leído antes y quería ponerlas en práctica, espere a que ella tuviese otro orgasmo y le dije
-Avísame cuando vallas a acabar otra vez, para acabar juntos
-Primito… Ayyyy… Estas muy erótico hoy-Me dijo entre carcajadas y gemidos, yo reí también
-Primo, ya voy a tener otro, acaba conmigo-Me dijo poco después.
Acabamos los dos al mismo tiempo, fundiéndose los jugos de sus dos orgasmos con los múltiples chorros de semen que le deposite en la entrada de su útero. Ambos quedamos satisfechos y complacidos, nos fundimos en un gran beso y ella me dijo
-Dios, si no fueses mi primo ya no hubiésemos casado-Dijo ella con una sonrisa y viéndome a los ojos.
-Y tu querías perderte esto ayer, ¿Recuerdas?-Dije yo riendo también
-Tenías razón, eso del incesto es una estupidez, es un simple mito. Te quiero mucho primito-Me dijo con una mirada y una voz cariñosa
-Yo también te quiero prima, te quiero mucho-Le dije mientras nos volvíamos a fundir en otro beso apasionado.
Esa escena ha de haber sido muy erótica de poder haberla visto en tercera persona; un chico de solo 15 años con su prima de 21, sabiendo que ambos acababan de hacer algo que supuestamente esta prohibido, y de fondo, las siluetas de los edificios de Ciudad de Panamá bajo el sol de la mañana.
Estuvimos besándonos por un buen rato, hasta que decidimos que había que comer. La baje, y tan pronto se puso de pie, un mar de semen y jugos vaginales bajaron por sus largas piernas. Nos besamos nuevamente y fuimos a la cocina a comer. Ambos estábamos desnudos, algo muy excitante si soy franco, preparamos un opulento desayuno. El cual comimos rápidamente, para luego intentar algo nuevo. Cuando terminamos de comer, mi prima me llevo al cuarto donde pusimos el plástico el día anterior
-Quiero terminar lo que hicimos ayer, tú sabes que no me gusta dejar las cosas a medias-Me dijo ella.
-¿A que te refieres?-Le pregunte yo, que no sospechaba en lo mas mínimo que quisiera que le diera por el culo.
-Quiero que tomes mi virginidad primo, quiero que me des por el culo.
-¿Pero que acaso no recuerdas lo que paso ayer?
-Si, lo recuerdo muy bien, pero ahora si estoy preparada, estoy lista.
-No lo se prima, después del susto de ayer, me va a ser algo difícil.
-Pero vamos, ¿Recuerdas lo que te dije ayer? ¿Lo de que la saliva se secaba muy rápido?
-Si, recuerdo-Le dije
-Pues eso fue lo que paso, tardaste mucho en metérmelo, y la saliva se seco.
-Esta bien, pero si te hago daño no me vas a culpar a mi, ¿OK?
-Bien, gracias primito. ¿Te gusto comerme el culo ayer?-Me pregunto ella, y yo asentí con la cabeza-¿Quieres comérmelo otra vez?
-Si, me encantaría-Le dije
Ella se recostó contra una pared y me hizo una seña de que hundiera mi cabeza entre sus dos grandes nalgas y que le comiese el culo. Le hice caso y hundí toda me casa entre ese par de nalgas enormes. Hacia círculos con le lengua alrededor de su ano, se lamia la parte inflamada, al tiempo que ella gritaba de placer. Mi pene empezó a crecer, volviendo a su tamaño en erección de 19cm. Pero yo seguía comiéndole el culo a mi primita. Sentía que se le iba abriendo cada vez más, pero a un ritmo un poco lento, por lo que pude empezar a meter mi lengua en su ano. No sabía tan mal como yo pensaba, sabia muy bien. Cuando considere que su culo ya se había dilatado lo suficiente, le metí el dedo medio, unos minutos después le sume el índice, luego le termine de meter el anular y el meñique, dejando el pulgar por fuera. Mi prima gritaba y gemía de placer.
-Creo que esta listo primo, métemelo ya-Me dijo con un tono muy acelerado
-Ok prima, prepárate-le dije
En esa misma posición, de pie, le enterré mi pene hasta el fondo de su ano ella pego un grito muy fuerte, lo cual me excito aun más. Su virginal ano ejercía una presión muy alta a mí pene, que cada vez entraba más y más. Nos movimos de esa posición minutos después de haber empezado, yo me acosté y ella quedo de espalda a mí, dejando su ano más cerca de mi pene para que llegara mas profundo. Sentía sus latidos, sentía como su ano trataba de expulsar mi pene de ahí, pero mi prima presionaba hacia abajo, ocasionándome un placer de puta madre. Debido a la presión que ejercía su esfínter a mi pene, me costo mucho acabar, tanto que estuvimos media hora ahí, ella tuvo una oleada de orgasmos pero cuando ella se detenía, era yo quien empezaba los movimientos de cintura, disfrutando así de cada momento que pasábamos juntos. Ella me pidió que me detuviese un momento, cuando me detuve giro hacia mi con mi pene aun dentro, lo que me causo un poco de dolor. Ella apoyo sus brazos contra la pared para que sus tetas rebotasen en mi cara con cada embestida que le daba. Media hora después de haber empezado, yo acabe en su ano, haciéndole su primer creampie anal, el cual, por lo que pude ver, disfruto mucho.
Luego de eso nos metimos a la ducha de cristal de nuevo, ambos estábamos algo cansados y necesitábamos un receso. Estuvimos en la bañera por alrededor de hora y media, en la cual masturbe a mi prima varias veces. Estando ahí tuvimos una conversación muy intima. Ella me conto todo acerca de su vida sexual, que su novio la complacía pero era un mujeriego y todo tipo de cosas que molestan a las mujeres. Mientras, yo le contaba sobre mis intentos fallidos de cogerme a mi novia, de todas las técnicas que había usado y de los cumplidos que le había hecho sin ningún resultado. Al final, más que una conversación entre primos/novios, parecía una sesión de “Pare de Sufrir”, contándonos verdades y todo tipo de cosas que no se le cuentan a cualquiera.
Estuvimos un par de horas en la bañera, cuando salimos eran las 3Pm, es decir, era hora de almorzar. Salimos y nos pusimos a cocinar nuevamente.
-Primo mira que ya parecemos sirvientes cocinando a cada rato-Dijo mientras echaba una carcajada
-Coño si prima, nos falta la bata y los gorros de malla-Dije yo riendo también.
La comida dardo un poco, pero ese tiempo lo aprovechamos e hicimos nuevamente un 69, ella me advirtió que no hiciera lo de esta mañana, que lo quería para después. Cuando estábamos ya en posición, ella sobre mi, empezamos a amarnos nuevamente, ella tuvo dos orgasmos, y yo acabe llenando toda su cara de mi leche, la cual ella no desperdicio, juntándola toda en una mano y frotándosela por su raja, consiguiendo así otro orgasmo hecho por ella misma frotando mi leche contra su intimidad.
Cuando la comida estuvo lista hicimos un descanso de dos horas, luego nos preparamos para ir de fiesta. Cuando nos bañábamos, volvimos a disfrutar de la hermosa vista de Ciudad de Panamá, pero esta vez, haciendo el amor. Le penetre el ano por segunda vez, esta vez entro mucho más fácil, y ella ya no se quejaba tanto, la ponía contra la ventana para que viese la altura y la belleza de nuestra capital mientras le penetraba el culo hasta el fondo. Después ella me dijo que quería que acabase en sus tetas, algo que me fue un poco difícil, ya que me canso mucho si me masturbo parado, pero para no decepcionarla estuve casi 10 minutos pelándomelo hasta que solté 5 disparos de blanca y espesa esperma, que se regaron por sus tetas, y mi primita, se extendía mi semen por todas sus partes intimas; sus tetas, su culo y su vagina, para luego lamer los restos que le hubiesen quedado en la mano. Luego de eso, nos bañamos mutuamente y nos alistamos para irnos de fiesta.
Fuimos a buscar a algunas amigas de mi prima, llegamos a la discoteca y nuevamente ellas se pusieron a beber casi que directo de la botella, mientras a mí me daban unos coctelitos que daban pena. La noche paso rápido, bailando con mi prima, hembreándome a sus amigas, hablando pendejadas y tomando más y más. Lo mejor era que yo era el único hombre del grupo, por lo cual salí premiado, ya casia a las 3Am decidimos irnos al apartamento de mi prima y seguir la fiesta allá. Todo bien…Bien caliente. Las muchachas hablaban sin moderación, se restregaban unas a otras el tamaño del pene de sus novios, mientras yo iba matándome a risas con las vainas que soltaban. Finalmente llegamos al apartamento, subimos todos al piso de mi prima y continuamos la fiesta ahí, eso si, mas silenciosa, sin música ni muchos gritos. Estando ya ahí, ellas se pusieron a jugar el jueguito ese llamado “La botella” o “Verdad o reto”. Yo en un principio no quise jugar, ya que me parecía algo gay, pero luego lo pensé y me dije “Eres el único hombre, no pueden retarte a hacer nada malo”, así que accedí y empecé a jugar.
Estábamos 4 amigas de mi prima, mi prima y yo. Y empezaron a darle vuelta a la botella, el primer reto fue entre dos de las chicas, el reto era que se dieran un beso de lengua, lo hicieron y empecé a excitarme. Luego retaron a mi prima a que masturbase a una de sus amigas hasta que tuviera un orgasmo, y valla que lo hizo! Luego me retaron a mí a sobarle las tetas a una chica llamada Vale, eran grandes y naturales, por lo que parecían un par de bolitas terapéuticas, suaves y agradables. El juego siguió y se ponía cada vez mas caliente, hasta que me toco nuevamente a mí, me retaron a que masturbara a María, cosa que hice con muchísimo gusto, además, no seria la primera vez. La masturbe tratando de brindarle un orgasmo como el que le había provocado esa misma mañana, tardo un poco, pero cuando lo logre mi querida prima soltó un grito de espanto, y se puso tal y como se había puesto en la mañana, rígida como una tabla, temblaba y de su raja emanaban ríos de sus jugos. Sus amigas quedaron sin habla, creo que más bien se asustaron, y yo me moría a risas por las caras que tenían.
-¿Que le hiciste?-Me pregunto una de ellas
- Creo que le provoque un orgasmo demasiado arrecho-Le dije con una sonrisa
-Ya veo, ¿y como lo hiciste?-Me pregunto otra de ellas.
-Ustedes tienen una raja también, deberían de saber como funciona, yo se como funciona mi antena-Les dije yo, tratando de hacerme las de macho
En eso mi prima se repuso y les dijo:
-Dios… Este primito mío es algo serio-Les dijo mientras las demás solamente atinaban a verse entre ellas
-Explícales lo que es eso primita-Le dije yo a María
En eso ella les explico rapidito lo de que existían orgasmos del clítoris y de los labios vaginales, y que el que yo le había provocado era del de los labios, que era mucho mas fuerte que el otro, en fin, les explico todo eso. Cuando termino las demás muchachas decían
-Hay tengo que decirle a mi novio-Dijo una
-Primo, dame tu numero, para que le explique a mi novio como se hace-Dijo otra, fíjense que ya no me tomaban por un pequeño chamaco nada mas, me había ganado algo de respeto, al punto en el que me decían primo.
-Dani pero que hábil, tienes que enseñarme, ya que por ahora no tengo novio-Me dijo la que estaba mas buena del grupo de amigas.
Estuvimos bebiendo hasta las 5Am, cuando las amigas de mi prima se fueron y nos quedamos ella y yo solos. Nos metimos en el baño de cristal para observar el amanecer de la capital. Era hermoso, ahí estuvimos durante una hora, viendo el sol, besándonos, acariciándonos, manoseándonos, pero mas importante, amándonos. Salimos y nos acostamos a dormir totalmente desnudos otra vez, dormimos muy juntos los dos. Nos fuimos despertando a la 1Pm del domingo. Esta vez ella se despertó primero, y fue ella quien me veía cuando dormía.
-Buenos días primito-Dijo ella dándome un beso
-Buenos días primita-Le respondí-¿Como dormiste?-Le pregunte
-Bien, tú me dabas calor en la noche, hacia mucho frio.
-Si, tú también me diste calor-Le respondí con una sonrisa
-Hoy es nuestro último día-Me dijo desilusionada
-Si, que mal. Pero estos tres días los pasamos pinga-Dije tratando de alentarla
-Si, tienes razón. Creo que ambos disfrutamos mucho-Me dijo ella mientras se acercaba para besarme
-¿Lo volveremos a hacer? ¿Volveremos a pasar un fin de semana como este?-Le pregunte yo
-Pero claro primo, algo como esto debe vivirse más de una vez.
-Me alegro de oír eso-Le dije mientras la besaba de nuevo
Ella se paro y movió las persianas, mostrándonos nuevamente a Ciudad de Panamá, ciudad que varias horas antes habíamos visto despertar desde el mejor lugar y con la mejor mujer que se puedan imaginar.
Ese día no hicimos nada, ese día lo dedicamos a darnos cariño estuvimos acostados como por dos horas sin decir ninguna palabra, solo viéndonos el uno al otro, revisamos nuestro Facebook, que teníamos tres días que no lo abríamos, en fin, ese día lo dedicamos a actualizarnos con el exterior, ya que los días anteriores nos los habíamos dedicado el uno al otro.
Mis padres fueron a recogerme a las 8Pm, nunca sospecharan lo que hice con mi prima ese fin de semana. Ella les invento una historia de lo que habíamos hecho y ellos se la creyeron, pero solo ella y yo sabemos eso. Y hemos sabido guardar muy bien el secreto, ya que dos años después de eso, aun nadie sabe lo que pasó entre nosotros durante esos tres días.
En este relato les cuento los primeros encuentros con mi prima, pero aun quedan algunas preguntas; ¿Qué paso con Nelly? ¿Volvimos a encontrarnos? ¿Habrá próximas ediciones? Pues si, claro que las habrá, la siguiente será de un viaje que hicimos los tres primos-María, Nelly y yo- a la Isla de San Andrés, y de todo lo que hicimos ahí.
Este es mi primer relato, así que les pido que me den algunos tips para mejorar las próximas ediciones.
Espero que disfruten de este relato tanto como disfrute yo ese fin de semana.
Un saludo.
Daniel.

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato