Tu web de Relatos Eroticos de Amor Filial

Relatos Eroticos

Mi cuñada

Enviado por anene1518 el 13/1/2011

Ingreso de Usuarios Disfruta del mejor contenido erótico ahora mismo !!

REGISTRARME !!
Buscar Relatos

Búsqueda Avanzada
Leer Relato Erótico
Mi cuñada Publicado el 13/01/2011, por: anene1518

Tengo una cuñada que le puede mas el sueño que otra cosa.
Todo empezó mientras pasábamos unas vacaciones en una finca en Armenia (Quindío), mi mujer y yo con su hermana y su marido.

Mi cuñada tiene 36 años y yo 42. Ella es un verdadero bombón, delgada, con unas tetas operadas grandes y perfectas, un culo que está hecho para romperlo y una boca que está pidiendo polla. Los primeros días en la finca fueron normales, hasta que al segundo día ellos se fueron a la piscina...

Cams XXX Reales Online

antes y cuál fue mi sorpresa que ella estaba es un traje de baño de dos piezas diminuto. Por fin pude ver sus maravillosas carnes, enormes y erguidas.

La cuñis se la paso jugando, no paraba de moverse y con ella sus tetas. Ni que decir de cómo me puso la polla como un palo y tuve que meterme en el agua para relajarme. Tengo que decir que unos años antes al inicio de estar casado y ella contando 25 una noche nos pusimos hablar de sexo y nos calentamos sin ir mas allá y nunca volvimos a hablar del tema.

Bueno, siguiendo con el relato después de estar en la piscina enseñando sus curvas ya no le importaba ir por la casa muy ligera de ropa, y por supuesto siguió usando su traje de baño diminuto en la piscina. Al cabo del cuarto día a mi cuñado lo llamaron por que se presento una emergencia en el trabajo y debía hacer un reemplazo por tres días, así que por la mañana se iba y no volvía hacia la tarde. Antes de irse a trabajar en la madrugada tiraban de tal forma que hasta los podía oír. De imaginar a mi cuñis en esa faena no pude conciliar el sueño después de eso, decidí salir a caminar y cuando cruce por la habitación de mi cuñada decidí mirar por la puerta, lo que vi me puso a mil, mi cuñada estaba boca abajo con las piernas abiertas enseñando su chocho recién penetrado, ya que le salía unos goterones de leche de mi cuñado.

Ella dormía con un tapaojos para que la luz de la mañana no la despertara, porque la habitación no era muy oscura. Me arriesgue y entre, cerré la puerta con sigilo y me quite los calzoncillos. Mi polla estaba dura como nunca. Me puse encima de ella sin tocarla y empeze a pasar mi polla por su chocho. Ella estaba de espaldas y debió pensar que su marido quería mas, puesto que no dijo nada. En ese momento se la empecé a meter despacio por ese glorioso agujero. Tenía restos de semen caliente de mi cuñado pero no me importo. Se la fui metiendo hasta el fondo y empezó a gemir, para mi sorpresa levanto el culo un poco, como acomodándose, lo que me hizo bombearla brutalmente.

Era tal mi excitación que me corrí enseguida y la inunde con litros de leche en su caliente coño, enseguida mi cuñis con voz placentera me dice “amor se te está haciendo tarde para llegar al trabajo”. Asombrado de saber que no se había dado cuenta que no era su esposo si no yo le saque mi polla, me puse los calzoncillos y antes de irme pude ver su coño rebosante de mi leche.

Cerré la puerta con cuidado y volví a mi cama con mi mujer. Durante ese día me pase muy nervioso pensando en lo ocurrido e inclusive mi esposa me pregunto qué me pasaba y le dije que no era nada. A la mañana siguiente, al momento de salir su marido, me levante sigiloso y volví a entrar, la encontré igual que el día anterior, con su tapaojos y el coño con hilos de semen que su marido se acababa de follar. Me quite los calzoncillos y decidido a disfrutar sus tetas le di la vuelta, sin tiempo a reaccionar le abrí las piernas y se la ensarte de golpe.

Hizo un ademan de sorpresa pero sonrió, empezó un mete y saca hasta que la saque, me puse boca arriba y le empuje la cabeza a mi polla. Se la trago de golpe, me la empezó a mamar de forma desenfrenada durante 15 minutos, cuando estaba a punto de correrme se puso encima y me empezó a cabalgar. Podía tocar sus enormes tetas por fin. Movía de culo de arriba a abajo dándome un placer indescriptible, al cabo de un rato tuvo un orgasmo pero no pudo gritar para no despertar a su hermana, yo me vine dentro de su coñito. Tenía tal calentura que la puse a cuatro patas y se la ensarte en el culo, que pude comprobar que ya estaba bien abierto por mi cuñado. Me vine otra vez dentro de su culito hermoso.

Tal como acabe sin decirle nada me volví a mi habitación. Esos tres días de las vacaciones me la folle todos los días por la mañana, después de follarsela su marido.

Creo realmente hasta el momento se que es muy difícil que no supiera que era yo, pero nunca me atreví a preguntárselo.

Calificación: 0 | Votos: 0
Categoría: Amor Filial | Comentarios: 1 | Visto: 22800 veces

Últimos Comentarios Agregados
1

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar
Registrate Aquí

Invitados 13 y 0 Usuarios online

Política de Privacidad | Contacto | Webmasters | Intercambios

© RelatosEroticos.com 2010 Relatos Eroticos no tiene vinculación alguna con los links exteriores , y se exime de toda responsabilidad respecto a sus contenidos. Web para uso exclusivo de adultos. Todos los relatos de RelatosEroticos.com son enviados por los navegantes y usuarios de la web.