Mi tia culona y tetona (primera parte )

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

Categoría: Amor Filial Comentarios: 0 Visto: 42807 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 26/08/2009, por: Anónimo

MI TIA CULONA Y TETONA
PRIMERA PARTE

En una salida, como muchas, me encontré un sábado cualquiera a las 2 de la mañana, con uno de mis tíos, hermano de mi madre, en un concurrido bar de la ciudad. Por una serie de motivos, la cercanía con este tío siempre fue distinta a los otros hermanos y hermanas de mi madre. Teníamos una especial relación de amigos, en base a las mujeres. Ambos éramos muy adictos al sexo, incluso la primera vez que fui a un prostíbulo fui con el. Bueno, creo que la herencia sexual venia de mi abuelo, que tubo, nada mas ni nada menos que 11 hijos.

El tema es que cerca de las 3 de la mañana, ambos con algunas copas de mas. Mi tío me regaló una pastilla de viagra, que según me dijo la utilizaba cuando la contrincante era demasiado caliente. Yo entre bromas le dije que lo reconociera que a sus 52 años, ya la cosa no se le paraba y que debía recurrir a esas pastillas mágicas, pero que a mis 33 años yo no las necesitaba.

Sin embargo era algo nuevo, estaba separado, buena situación económica, buena pinta y mujeres me sobraban, por lo que a veces, después de cumplir con tantas solicitudes, mi cuerpo no rendía lo mismo y la acepté para probar.

Como anécdota, me contó que el, hace tiempo, luego de una intensa conversación con una de sus tantas hermanas casada (una tía mía) , mayor que el, ( 54 años) , donde ella le contó que su vida matrimonial estaba en demasiada decadencia, donde mi tía quedaba siempre insatisfecha ya que su marido, bordeando los 60, ya no lograba que su verga se le parara, le había regalado una de esas pastilla y que había logrado en parte que el fuego se reanimara.

Yo entre risas y alcohol me reí y acepte la pastilla diciendo que la probaría. Sin embargo la imagen de mi tía cincuentona insatisfecha de sexo, separada, me quedó dando vueltas en la cabeza, básicamente por que de todas mis tías, mi tía Silvia era la que tenia las tetas mas grandes, que siempre fueron mi fantasía sexual de niño, sin mencionar el tremendo culo que se gastaba.

Bueno, pasó una semana y probé la famosa pastilla, dejando a mi compañera casi muerta. Realmente era algo de otro mundo, mi verga se endurecía y crecía a niveles nunca antes vistos, y eso que solo probé la mitad de la pastilla, tal cual como mi tío me había señalado, considerando mi edad.

No pasaron más de unas cuantas semanas, cuando una sorpresiva llamada de mi tía me sorprende. Según me contó, a mi tío (su marido) , le había llegado un bono muy bueno de su trabajo, el que estaban pensando en utilizar para ampliar su casa.

Le dije que no tenía problema en hacer los planos de la ampliación, ( mi trabajo) y esa misma tarde fui a su casa, donde ella (que hacia muchos meses no veía) y su marido, me indicaron lo que querían hacer.

Esa tarde mi tía usaba un vestido largo, de color azul, floreado que se notaba era de uso diario, pero que a la vez le asentaba muy bien. Sus grandes tetas se mostraban imponentes a través de un generoso escote y el volumen de se enorme trasero casi rompía la tela. Por más que trataba de concentrarme en las cosas qué me decían, recordaba la conversación con mi tío en ese bar, su insatisfacción sexual con su marido, miraba el maduro y deseable cuerpo de mi tía.

A las finales, tome algunas medidas, ( aunque me hubiese gustado tomarle las medidas a mi tía ) , y les dije que en un par de día les tendría un par de diseños, y que después veríamos los materiales y forma de pago.

Al otro día, haciendo el plano, me di cuenta que me faltaban unas medidas y como vivo cerca de la casa de ellos, partí en mi auto a tomar las medidas que me faltaban. Sorpresivamente llegue a eso de las 10 de la mañana, mi tía me abre la puerta aun con camisa de dormir y una bata. Casi se me salen los ojos al notar las tremendas tetas de mi tía sin brasier. Tomé las medidas y me quedé a tomar desayuno con ella.

Sin vestirse, en la pequeña mesa de la cocina, mi tía me daba un espectáculo con su maduro y potente cuerpo preparado el desayuno y conversando cosas de familia, mientras yo admiraba su robusto cuerpo imaginándola deseosa de sexo como su hermano me había confidenciado. ¡Con que ganas le chuparía esas tremendas tetas tía ¡

Todo el desayuno fue un suplicio. Con gran esfuerzo me concentraba para no mirarle las tetas a mi tía, pero era imposible. Eran demasiado tentadoras, aparte que mi tía tiene unos ojos verdes preciosos y una cara de caliente que no se la puede.

A las finales me marché, con el compromiso que terminaría en un par de dias los planos.

Al cabo de un par de días, terminé los plano y partí rumbo a la casa de mis tíos. No encontré a nadie y cuando la llame, me dijo que andaba en el gimnasio, pero que de vuelta, pasaría por mi casa.

Eran las cinco de la tarde, cuando suena mi teléfono. Era mi tía que decía que estaba cerca de mi casa, pero que no sabía bien la dirección. Salí a buscarla, ella aparcó su jeep afuera de mi casa y al bajarse, casi meda un infarto. Venia con unas lycras apegadas a su voluminoso cuerpo, que acentuaban su tremendo culo y sus labios vaginales extremadamente marcados, grandes, grueso, sin mencionar sus tremendas tetas bajo una polera ajustada. Entramos a la casa, alabó el orden de esta, para ser un hombre soltero y luego pasamos a ver los planos.

Le mostré los diseños, le gusto uno, me hizo algunos alcances y luego me pidió que le mostrara la casa, la que no conocía. La dejé ir adelante para ver descaradamente el tremendo culo que se gastaba mi tía. Luego de todo el recorrido, llegamos al cuarto, donde en broma me dijo que quizás cuantas mujeres habían muerto en mi cama. Yo solo me reí, diciéndole que más de una, pero pensando para mi interior como me gustaría mostrarle como me comporto en la cama con una hembra como tú.

Salimos al patio, ella saco un cigarro, mientras admiraba las plantas, el paso, etc, fumaba.. Me hizo preguntas sobre mi vida, si estaba con alguna pareja etc y le respondí que no, que no había encontrado mi alma gemela y que aprovechando que aun estaba joven, solo me dedicaba a pasarlo bien. Me envidió mi edad, diciéndome que no me casara, que me quedara solo, que a sí se pasaba mejor. Nos fuimos por ese lado, le hice preguntas por su matrimonio y dentro de todo, me dejo en claro que a su matrimonio, “algo faltaba”.

Yo sabía muy bien a que se refería, y le dije que me imaginaba que era. Ella se rió y me pregunto que era lo que yo pensaba. Le dije que había tenido la suerte de estar con algunas mujeres de su edad, donde siempre el tema era la insatisfacción en la cama, y que por eso buscaban a jóvenes de mi edad que eran capaces de suplir esas carencias.

Ella rió y me dijo que no pensaba que yo fuera tan osado, pero que en cierta forma estaba acertado en mi juicio. Le dije que ella era una mujer muy atractiva, que su cuerpo era un imán para hombre de mi edad. Ella comenzó a cambiar, su tono de voz, sus gestos. Quizás empezó a notar que yo indirectamente le estaba diciendo que ella me interesaba.

Casi sin mirarme, me preguntó si efectivamente, a mi, como hombre, me gustaría estar con alguien como ella y de inmediato le respondía que si.

-Que mala suerte que eres el hijo de mi hermana
-¿ por que?
-Por que si no lo fueras … ya hubiese intentado seducirte
-¿Cree ud tía que alguien como yo, tendría una oportunidad con alguien como UD?
-Yo creo que todas …
-Que lastima … por que con una mujer como ud …
-Así ¿ como yo?
-Si .. un sueño
-Ja ja ja , que mentiroso que eres .. como te va a gustar una gorda y vieja como yo
-Perdoneme tía .. con mucho respeto .. pero su físico … da mucho que pensar
-Si¿ que piensas ¿
-Malos pensamientos
-No puedo creer que te guste mi físico
-Pero tia .. no me diga que no sabe lo que causa en los hombres con esas .. cosas
-Te refieres a estas … ¿ te gustan tetonas?
-Me encantan
-Mire que pícaro mi sobrino … en todo caso, muchas gracias , me elevaste el ego
-Pero es verdad
-Aun no creo que yo pudiese conseguir un joven tan atractivo como tu
-De seguro le sobran
-Voy a venir mas seguido para que me subas el animo
-Cuando guste …
-¿Cuándo guste que? ( con tono de picarona)
-Viene a mi casa
-¿Y si vengo en busca de otra cosa, que no sean planos?
-Por mi .. encantado
-¿Lo dices enserio?
-¿Se lo demuestro?

Ella me queda mirando y me acerco, la abrazo y le trato de dar un beso, pero ella me aleja con sus manos.

-¡hey . tranquilo!
-disculpe tía

Me llene de vergüenza, debo haberme puesto rojo, recién ahí me di cuenta lo que había tratado de hacer, besar a la hermana de madre

Le di mil disculpas, diciéndole que no sabía que me había pasado. Ella no decía nada, pero me miraba y sonreía. Le dije que mejor entráramos a terminar el tema de los planos y que por favor me disculpara.

Entre a la casa, con ella siguiéndome de atrás. Me fui derecho a los planos y me coloque hablar de ellos, mientras mi tía no dejaba de mirarme y sonreír. Estaba rojo de vergüenza y cuando le pregunte que opinaba, me preguntó si tenía una cerveza. La deje al lado de mi mesa de trabajo, y entre a la cocina a buscar dos latas. Le pasé una y me pidió un vaso ( se me olvidaba su edad ), ya de vuelta con el vaso, le sirvo y le sigo explicando de lo que pensaba hacer en su casa, mientras ella después de beber su vaso, no dejaba de mirarme ni un minuto.

Me sentía muy incomodo y trate de cortar lo mas rápido el tema de los arreglos de su casa. Ella tomando las riendas de la situación, me pregunta si la estaba echando

-No tía, como se le ocurre
-¿Y por que estas tan nervioso?
-Bueno .. la verdad .. me siento incomodo
-¿Por qué?
-Por lo que pasó
-Nada pasó
-Bueno .. tiene razón .. pero trate de entenderme
-Eso estoy tratando de hacer …
-¿ Y que opina?
-¿De que?
-De su ampliación
-Ahh .. no me interesa
-¿Y entonces?
-Me interesa mas el tema que dejamos pendiente
-Ya le dije que me disculpara
-¿ Por que te voy a disculpar? .. ¿ por decirme que te gusto?
-Por lo que trate de hacer ..creo que no fue correcto .. por favor disculpeme
-¿Te digo algo?
-Dígame
-Me muero de ganas de que lo vuelvas a intentar

Me levante y nos quedamos de pie mirándonos. Me acerco suavemente a su cara y ella no se corrió. La besé y ella respondió mi beso. Era algo que ni en sueños me lo hubiese imaginado, besando a la madre de mis primos, solos en el living de mi casa.

Mi verga, dura como una roca, se apoyo contra su robusto cuerpo y como respuesta sentí toda la concha de mi tía apoyada contra esta. Tímidamente, sin cortarle el beso, me atreví a bajar una mano hasta el comienzo de sus nalgas, y de ahí, mi tía , igual que un volcán , exploto en calentura. Me metió su lengua hasta el fondo de mi boca mas apasionadamente aun, y tomando mi mano , la coloca directamente sobre sus nalgas.

Ya los dados estaba tirados, de pié besando a mi tía, agarrándole el poto fuertemente , sintiendo a través de sus lycras el calzón y apegándola contra mi cuerpo para que sintiera como me tenía. Por harto rato nos besamos hasta que ella se separa y dándose vuelta, se coloca de espaldas a mi y me apoya su tremendo culo contra mi, restregándose y tomándome las manos las lleva hasta sus tetas, sin parar de gemir. Yo besaba su cuello y acariciaba todo su cuerpo.

Sus manos fueron atrás y me apretaba la verga fuertemente, mientras yo, ya había metido las manos bajo su ropa y le tocaba las tetas por sobre su brasier. Un nuevo movimiento de ella, me toma las manos y levantándose su pantalón, las mete por delante dejándomelas en su peludo sexo.

Ya tenía todo lo que quería y tomando las riendas de la situación, comencé a masturbarla, jugando con sus pelos, llevándola sin soltarla hasta el sofá.

Ella me suelta los pantalones, me baja todo y me empuja al sofá. Quedo sentado con mi verga apuntando al techo. En segundos mi tía se había arrodillado ante mi y con su mano gorda me masturbaba acomodándose el pelo, para luego darme una chupada espectacular.

Deje que se atragantara con mi verga un buen rato, apoyando mis manos en su cabeza, siguiendo el movimiento de esta. La separé un poco para quitarle su franela deportiva, la que costo que saliera por el tamaño de sus tetas. Por solo unos segundos pude ver sus enormes tetas aprisionadas por un gran brasier que parecía estar apunto de romperse al sostener semejantes pechos. Sin perder tiempo, mi tía vuelve a chuparme la verga , ahora con mas intensidad aun.

Se notaba que mi tía era una amante de las mamadas, ya que cuando quería separarla, no me hacia caso y continuaba con lo suyo. Le desabroche el sostén por la parte de atrás y ella misma se termino de sacar la prenda. Las tetas mas grandes que en mi vida he tenido quedaron expuestas ante mis ojos. Sin nada que las contuviera su tamaño se duplico. Ella viendo mi rostro de sorpresa al ver semejantes ubres, las toma con sus manos y me las coloca en mi pelvis. Las aprieta contra mi verga y comienza a masturbarme con ellas, preguntándome si me gustaban.

Ya no aguante mas, lo único que quería era chuparle las tetas, por lo que la hice ponerse de pie , y sentado, con las tetas de mi tía a la altura de mi cara, me las lleve a la boca chupándolas fuertemente, apretándoselas, sintiendo el aroma de su piel, sus grandes pezones negros en mi boca, con unas aureolas tremendas ,que iban de acuerdo al tamaño de sus tetas. Mi tía se las tomaba y me las restregaba por la cara , haciéndolas chocar contra mis mejillas.

Ella misma termino por sacarse el resto de ropa que le quedaba, quedando completamente desnuda. La acosté en el sofá y yo a su lado, ya también completamente desnudo, para continuar chupándole las tetas mientras ella me masturbaba. Cuando al fin logre dejar una de sus tetas en mi cara , sin que esta se cayera por su volumen , comencé a masturbarla también , sacándole gemidos de placer que deben haberse escuchado por toda la casa. No se cuanto rato estuvimos a si, pero fue mucho, acostados uno al lado del otro, desnudos, acariciando nuestros sexos. Mis dedos se metían en su gran concha peluda, que estilaba de jugos

Me dio la espalda y en clara señal de que quería ser penetrada, me acomode tras ese tremendo culo, separándole las nalgas, buscando la entrada de su sexo. Mi verga sin equivocarse encontró la mojada cavidad, que de un solo golpe, fue rellenada por completo por toda mi virilidad. Mi tía acusó el recibo de semejante pedazo de carne con un gran gemido, echando su culo hacia atrás restregándomelo contra mi pelvis.

Por un rato estuvimos a si, pero las grandes dimensiones del culón de mi tía no me dejaba llegar muy adentro, por lo que me levante y la hice colocarse en 90º apoyada en brazo del sillón.

Mis ojos no daban crédito a lo que veían. La culona de mi tía desnuda, con su cola levantada a la espera de recibir mi verga. Realmente su culo era tremendo, gordo , gigante, con algunos pelos en su parte interior que se asomaban . La tome de sus anchas caderas y se la enterré sin compasión. Ella lanzo un grito de placer y echo el culo mas atrás, casi empujándome para que mi verga se enterrara por completa. Una y otra vez la perfore con fuerza,, como a ella le gustaba, ya que, aunque mis bolas se golpeaban contra semejante culo, ella me pedía que se la metiera mas adentro y mas fuerte.

No pare de penetrarla por mucho rato, viendo como ese gordo culo se movía como gelatina a cada penetrada que le daba. No se como describirlo, pero cuando apoyaba todo mi cuerpo contra este, sobraban como 20 Cms para cada lado en relación a mi cuerpo.

La levante un poco para poder tocarle las tetas mientras me la follaba, pero mi verga se salio de su concha y por las dimensione de su trasero no fue posible volver a meterla en ese lugar, ya que no llegaba.
La tiré al sofá, quedando con su cara en el asiento y su culo levantado. Con un pie sobre el sofá y el otro en el piso le separé las nalgas y se la volví a meter. En esta posición llegue mas adentro aun, y aun así ella me pedía mas y mas.

Ese enorme culo me tenía loco, y me salí de ella para separarle las nalgas y probarlo directamente con mi boca. Ella no podía creer que su sobrino le comiera el culo de esa forma , me decía entre gemidos que nunca le habían comido el culo tan rico como lo hacia yo, mientras con mi lengua le hurgueteaba toda su intimidad , desde su mojada concha hasta su ojete peludo.

Ella misma , con su cara apoyada contra los cojines del sofá , se llevó las manos atrás y se separó sus grandes nalgas dejándome mas espacio para chuparle todo. Con esta ayuda, me fue mas fácil llegar hasta su concha y se la chupe lo mas que pude, metiéndole mi lengua lo mas adentro que podía. No basto mucho tiempo para sentir sobre mi boca la emanación de un espeso jugo tibio que me inundo y que no dude en saborear. Sus gritos acallados por los cojines y su culo chocando fuertemente contra mi cara en clara evidencia que mi madura tía alcanzaba un monstruoso orgasmo.

Cuando sus líquidos dejaron de emanar, rápidamente cambia de posición y me dice “ahora échame tus moquitos en la boca”

De pie con mi tía sentada en el sillón , chupándome la verga como poseída tampoco pude aguantar mucho y avisándole que ya no aguantaba mas , comencé de descargarme en su boca , llenándosela de leche, que no dudo en tragar, restregándose mi verga por todo su rostro, como si fuese un delicioso trofeo.

Me senté a su lado, todo traspirado, mientras ella echaba a mi lado muerta de cansancio, con sus tetas desparramadas hacia los lados, mientras recuperaba la respiración luego de tan fogoso encuentro

Agradeciendo sus comentarios y valoraciones se despide muy atte. de Uds.

alexander5149@hotmail.com

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato