Diana mi ex-esposa

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

0.00 / 5 ( votos)

Diana mi ex-esposa

Categoría: Confesiones Comentarios: 0 Visto: 7184 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 05/07/2009, por: Anónimo

Soy un hombre de 52 anos de edad que siempre he sido atletico y mi salud se mantiene ferrea. Hace 15 anos me divorcie de Diana, mi primera esposa y con la cual convivi muchos anos, procreando una hija.
El divorcio fue dificil como siempre pasa y sus amigas y hermanas la asesoraron para dejarme menos que aplastado, pero el tiempo todo lo borra y actualmente tenemos mucho mejor relacion.
Como Diana cuida en las tardes a nuestra nieta, paso por su casa a menudo para ver a la nina hasta que mi hija la lleva a su casa.
Una tarde llegue y estacione como siempre. Me recibio Diana pero al preguntar por la nieta me dijo que estaba de viaje con nuestra hija, pero que me invitaba a tomar un café. Me acomode de pie en la cocina y mientras cruzabamos comentarios comence a mirarla tratando de comparar lo que estaba viendo con la sexy y hermosa mujer que era a los 23 anos cuando nos casamos.. El dialogo que siguio fue subiendo de tono y comenzo cuando me pregunto por que la miraba asi y le dije que trataba de desnudarla con la vista comparandola con la que habia sido mi mujer. Nos confesamos varias cosas y termine por decirle que si la habia dejado era por insoportable, pero nunca porque hubiera dejado de gustarme.Eso fue como accionar el gatillo.
Se acerco a mi son intencion abierta de besarme y yo me deje. Sus labios se sellaron a los mios y su lengua buscaba como abrirse camino. Yo abri mis labios y senti inmediatamente su saliba y su lengua uqe llenaban todo espacio. Practicamente no me daba tregua y apretaba su cuerpo al mi comprimiendome contra la cocina.
Ya no era momento de retroceso. Mi pija estaba completamente erecta y mi cerebro en blanco. Intente desabrochar su blusa y ella misma casi con violencia, comenzo a abrirla y sacarla del ajustado pantalon negro que vestia. Ella misma se quito su brassier quedando al aire un par de enormes tetas que bien conocia. No habia mucho cambio, grandes, redondas, con unas inmensas aureolas y unos pequenos pezones. En cuanto commence a mamarselas se pusieron bien paradas.
Pude sentir algunas rosquillas en su espalda que antes no estaban y lo cual era logico, pero aun se sentia su carne firme.
No me dejo seguir desnudandola y siempre sin separar su boca de la mia me llevo a lo que fue nuestra habitacion. Colores y muebles habian cambiado tambien.
Caimos en la cama luego de desnudarnos individualmente. Yo no quitaba los ojos de ella para seguir comparando imagines.Sus muslos bien llenos seguian firmes aunque con un poquito de celulitis, las piernas recias. Lo que habia cambiado eran sus caderas que ahora eran anchas y tentadoras. Ya no se notaba su anterior cintura y una incipiente barriguita sustituia su abdomen antes terso pero sin duda su imagen en general si contribuyo a aumentar mi exitacion y ya sentia incomodo el grado en que mi pija estaba parada y hasta los huevos querian reventar.
Mi intencion inicial era penetrarla y hacer “un rapidito” pero no era la de ella y pronto me hizo cambiar de opinion. Siguio besando mi boca y eso me encantaba. Me recordo como siempre le decia que su boca estaba hecha a la medida de la mia. Ella seguia disfrutando y relamente aun sellabamos nuestras bocas en forma perfecta. Vi su bulba en la que su labios seguian gorditos y mi lengua los recorrio de arriba a abajo mientras ella apretaba sus muslazos contra mi cabeza y cuando comence a moverla entre los dos labios, camino a su clitoris sumamente abultado y aun duro, no bastaron mas de dos lenguazos tiernos y con presion para que comenzara una seria de espasmos que recorrian su cuerpo acompanados de un gemido grito que tanto conocia
:” uuuuuuyyyyyyuuuuuuyyyyyyyuuuuyyyy!!!!!!. Primer orgasmo de su parte. Dulce y pleno.
Busco de inmediato mi verga que no habia dejado de tocar y se la metio golosamente en la boca. Seguia siendo una consumada profesional de la mamada como cuando eramos novios. Se la metia hasta el tronco para luego sacarla y llenarla de besos y de lengua mientras tocaba mis huevos suavemente pero con la presion necesaria para volverme loco. Le pedi que no siguiera mamando so pena de que me viniera y me dijo que queria que se la echara adentro. Alli tomo la iniciativa, se puso sobre mi , se conecto y empezo a cabalgarme ruidosamente. Esto me calento muchisimo, porque no era una forma de coger que le gustara cuando era mi mujer. Se movia como la mejor y asi llego a su segundo gran orgasmo. Mi leche estaba a flor de la polla y a penas me aguantaba. Fui yo ahora quien la puso abajo para de inmediato penetrarla. Fue magico sentir de nuevo aquella caliente y mojada vagina y comenzamos a movernos a buen ritmo mientras yo trataba de chupar sus tetas paradas y ella buscaba mi lengua. En uno de esos besos en que sellabamos las bocas succionandonos las lenguas ya no pude mas y mi pija comenzo a vomitar leche como hacia mucho no pasaba honestamente. Ella seguia moviendose hasta que se la saque. Ahi se avalanzo a limpiar con su boca la leche que aun salia y se la tragaba como nunca lo hizo cuando era mi esposa.
Nos abrazamos y empezamos a intercambiar elogios y comentarios de todos estos anos. Yo me habia casado con otra mujer unos cinco anos despues del divorcio y aun lo estoy, pero ella no, y yo sabia que por su cuerpo habian pasado al menos otros cuatro hombres que yo supiera. Me hablo de ellos, y de otro mas que conocia y fue el primero despues de mi, bastante mas joven que ella por cierto y de cuya relacion nunca supe.
Como yo se lo hacia no lo hacia ninguno me aseguro. Yo le dije que el haberse acostado con otros le cambio para bien su forma de coger.
No tarde en estar de nuevo supercaliente y recorde algo que siempre nos gusto. Le dije que le cogeria el culo y sus ojos se abrieron. Me la volvio a mamar mientras yo ensalivaba su culo. En nuestros buenos anos ella solia tener orgasmos mientras yo le mamaba el culo para dilatarlo antes de penetrarla. Esta vez tambien estaba como loca. No me fue dificil porque la dilatacion fue rapida. Luego de de meter mi cabeza commence a presionar hasta metersela toda en medio de sus quejidos, risas nerviosas, y suspiros sin fin. Mientras metia y sacaba mi pija de aquel agujero negro en la posicion de perrito, ella trataba de contorsionar su cuerpo buscando mi lengua, mientras nuestras manos se disputaban las caricias en sus tetas que ella comprimia y luego tiraba de sus pezones. Por momentos mientras en la posicion de perrito se apoyaba con una mano, con la otra se hacia una ruidosa paja en su conchota inmensa. Asi nos vinimos los dos casi juntos y caimos sin fuerzas en la cama. Cuando mi verga comenzo a relajarse la saque de aquel culazo en forma de corazon que aunque no era muy voluminoso si era ancho y con unas perfectas y blancas nalgas.
Habia cierta emocion , no lo niego cuando nos miramos. Yo tenia que volver a casa y ella lo sabia. Dias despues hablamos por teleforno y me dijo que le habia gustado mucho lo que hicimos y que ademas habia comprobado que ya no sentia amor por mi como pensaba,, pero que si le gustaria volver a hacerlo cada vez que yo quisiera. Vayaaaa!!!!!.
Le tome la palabra y desde entonces lo hacemos cuando hay oportunidad. Ademas, hemos tenido juntos otras aventuras en las que hemos dado rienda suelta a nuestras fantasias y les aseguro que he salido ganando, pero esto ya es otro relato. Resulta que ahora, sin ningun compromiso, disfrutamos mucho, mas y mejor del sexo.
Todo quedo listo para mas aventuras.
El Profesor

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato