La mejor cogida de mi vida y con un desconocido

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

Categoría: Confesiones Comentarios: 0 Visto: 10371 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 02/11/2009, por: Anónimo

La presion del trabajo y el ritmo de la ciudad me tenian de muy mal humor y con ganas de relajarme, habian pasado hacia poco el periodo de vacaciones y yo por tantos compromisos no habia podido descanzar ni un solo dia, una amiga, me me habia notado mi cansancio y mal humor, me ofrecio la casa de playa de sus papas, dijo que como el periodo de vacaciones habia terminado la casa se encontraba sola y que podia disponer de ella en el momento que quisiera, despues de pensarlo unos dias, tome la decision de aceptar la propuesta de mi amiga, arregle todo en mi trabajo y parti, yo soy de uno de los estados de la costa del golfo de Mexico, la playa en la que se encontraba la casa de mi amiga era preciosa y semivirgen, casi no habia hoteles en esa zona y solo uno que otro negocio de comida.

Parti muy temprano por la mañana, cuando llegue al pueblo cercano a la casa, que estaba apartada y solitaria, encontre un lugar donde poder comer, la señora que atendia era muy amable y nos hicimos amigas, llegue a la casa, era preciosa, a la entrada del jardin habia una cama columpio, comodisima a rayas blancas y azules, abri la puerta, la casa no era tan grande pero muy comoda, a la derecha estaba la sala de color blanco y la cantina, al fondo la cocina y en el piso de arriba la habitacion y el baño con jacuzzi, en el patio de atras una alberca rodeada de camastros al lado de una simpatica palapa con cantina; al entrar decidi desnudarme de inmediato, el calor era insoportable, y al saberme sola no dude en quitarme toda la ropa para despues meterme al jacuzzi, hasia tiempo que no tenia novio y con tanto trabajo tambien tenia mucho de no coger y sentir el agua rosando mi cuerpo desnudo y el burbujeo hiso que mi temperatura empezara a subir cada vez mas, empece a tocar mis senos para despues meter mis dedos en mi vagina, la sensacion era cada vez mas deliciosa, pero me vi interrumpida cuando tocaron a la puerta, me puse solo una pequeña bata de baño encima y sali a atender, era el jardinero que compondria algunas cosas, aproveche para ir a dar una vuelta al pueblo, despues de caminar un rato por el lugar llegue al restaurante donde habia desayunado, y me sente a refrescarme y platicar con la dueña que se encontraba sola porque su empleada habia ido a hacer unas compras, ella se metio a la cocina y desde alla me gritaba.

En ese momento una camioneta negra se estaciono afura del restaurante y bajo de ella un hombre que entro al lugar, era alto, de 1.85 m quiza, con un cuerpo bastante atractivo, fuerte y muy guapo, llebaba unos lentes de sol negros y vestia un pantalon de mezclilla y una camisa vaquera que lo hacia verse exquisitamente viril, se sento en una mesa del fondo, yo le grite a Martha, la dueña, que habia un cliente y me contesto que le hiciera el favor de atenderlo, me levante y me puse uno de los mandiles de la barra, el cual despues me haria un favor, yo tengo 25 años, soy alta, nalgona de pechos bien formados, de cabello semilargo, negro y ondulado, y ese dia llebaba puesta una minifalda de mezclilla y un top rosa ajustado, me diriji hacia el y le pregunte que deseaba tomar o comer, el me vio de pies a cabeza, y me dijo: tu podrias ser una buena opcion y se sonrrio, yo me puse muy nerviosa, me calento muchisimo que me viera con esa lujuria, pero supe disimularlo gracias al mandil que tapo mis pezones erectos, sonrei y volvi a preguntar que deseaba, ordeno algunas cosas, se las servi, yo estaba muy nerviosa y caliente, podia sentir su mirada en mi culo siguiendome a cada momento, podia sentir como me desnudaba con la miraba y yo ya no aguanaba mas, cada vez eran mas fuertes los pensamientos pecaminosos que tenia de ese hombre, queria que me cogiera…

Cuando acabo de comer me llamo para pedirme la cuenta, me pago y salio del lugar, yo segui platicando con Martha pero me desespero estar tan caliente y decidi irme a mi casa a mansturbarme, me despedi y sali del lugar, afuera estaba aquel hombre recargado en su camioneta y me dijo: pense que nunca saldrias, te llevo?, yo baje las escaleras y el no dejaba de ver mis piernas, le dije que si, que tenia una casa cerca de ahi, me subi y arranco, en el camino platicamos un poco me dijo que estaba de paso por ese lugar y que ahi pasaria la noche, que tenia 36 años y que era divorciado, llegamos a la casa, lo invite a pasar y acepto, entramos y se sento en la sala, le ofreci algo de tomar, quizo wisky, se lo servi, yo tome vino, despues de 1 botella de vino yo estaba super caliente y el lo noto, me pidio que le sirviera otra copa y cuando le lleve me jalo hacia el, cai sobre sus piernas y empezo a besarme, me monte sobre el, al abrir las piernas para montarlo mi minifalda se subio hasta mis nalgas, dejando ver mi diminuta tanga, el empezo al acariciarme las nalgas, aun subre su pantalon pude sentir su verga ya erecta, se sentia enorme, tanto que hizo que tuviera mi primer orgasmo solo de sentirla, me quito el top dejando mis senos al descubierto, empezo a chuparlos y acariciarlos con una mano, mientras que con la otra separaba mi tanga de mi vagina para meter sus dedos, sintio que ya me habia venido por primera vez y me boto sobre el sofa y me arrebato de la mini y bajo mi tanga, abrio mis piernas y empezo a chuparme la vagina, no pude contenerme mas y solte mis jugos en su boca.

Se levanto y me sento en el sofa, se saco el pantalon y el boxer, pude ver su verga, era muy grande y gruesa, deliciosa, me la meti a la boca, empece a mamarsela y a chupar sus huevos, el me agarraba del pelo y me empujaba a meterme toda su verga a la boca, le hice la mejor mamada de su vida, y por fin se vino en mi boca y en mi cara, me tome toda su leche, estaba riquisma, se sento a mi lado y volvi a montarlo y empeze a tayarle mi vagina en su verga, la cual empezo a tomar forma nuevamente, mientras el me decia: quieres mas verga mamita? le respondi que mi vagina y mi culo suplicaban por su verga, me puso a gatas y de una envestida me clavo toda su verga en mi vagina, nunca habia sentido tanto placer en mi vida, creo que mis gemidos fueron unicos esa noche y a el lo prendia escucharme jadear de placer, me daba unas metidas de verga que poco aguante para volverme a venir en ese rico pedazo que tenia dentro, y el seguia cogiendome con un ritmo rapido y delicioso, de repente quizo que le chupara un dedo que despues empezo a preparar mi culo, empezo a meter su dedo lentamente hasta que estuvo todo dentro, me tenia calientisima sentirme cogida por los dos lados.

En eso saco su verga de mi vagina y me dijo: ahora si puta, tu culo va a conocer lo que es una verga y empezo a metermela poco a poco hasta la mitad, pero la otra mitad la metio de un solo empujon que hizo que me viniera otra vez, estuvo dandome por el culo un rato mas y mientras me decia que era el culo mas rico y apretado que se habia cojido, que estaba bien buena y cojia como toda una puta, en eso senti como empezo a llenarme el culo con su leche caliente, saco su verga de mi culo y seguia escurriendo leche, se la limpie con unas ricas mamadas… nos quedamos dormidos y al despertar nadamos desnudos en la alberca, tambien cojimos pero eso se los cuento en otra ocasion…

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato