MIS AVENTURAS SEXUALES EN LIMA – 1

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

Categoría: Confesiones Comentarios: 0 Visto: 4528 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 21/09/2011, por: Anónimo

Esta historia real sucedió por el año 1995 (aprox), en la casa de Magda, mi ex enamorada, que en ese entonces vivía en el distrito de Jesús María (Lima) … teníamos como 8 meses juntos, para ese entonces ya la había poseído … como yo soy desinhibido y sexualmente soy muy ardiente le brindaba confianza para que sexualmente se desenvolviera, y así fue que un día me pidió que le cumpliera una fantasía, esta consistía en que pasemos una noche juntos y que le haga el amor en su misma habitación en su casa con su familia dentro de ella. A pesar de que ella ya era mi mujer, nunca habíamos pasado toda una noche juntos y dormir como marido y mujer. Fue bien loco hacerlo, y aunque a esas alturas yo ya era consentido en su casa, obviamente no había excedido en nada que estropeara la buena relación fraternal que había entre sus padres, sus hermanos, y yo.
Lo cierto fue que un día cumplí su sueño … el plan consistía en que yo me acercaría a la puerta de su casa a las 12 de la noche (cuando se suponía que todos estuviesen dormidos); recuerdo que fue un día particular ella vivía en un 2° piso con puerta hacia la calle en el 1° piso que conducía por las escaleras directamente arriba hacia su casa … Llegada la hora indicada yo ya me encontraba merodeando por su cuadra esperando que no hallan inconvenientes para que ella despacito abriera su puerta y yo subiera. Ella me conocía por un silbido especial que me caracterizaba (nadie de su familia lo sabia), a las 12 y 10 (aprox.) silbé despacio y ella asomó por su ventana indicándome con su cabeza que subiera, bajó y abrió su puerta, yo ingresé raudamente pero en silencio, además recontra nervioso (si sus padres me descubrían me mataban), bueno, lo cierto es que una vez adentro, se escuchaba unos ligeros ronquidos que me llenaron de nervios, y me dijo que me calmara que eran los ronquidos de su papá, me tranquilizó saber que nada debería temer mientras siguiera oyendo los ronquidos, me olvidé de los ronquidos cuando aprecié bien a mi mujer, esta solo llevaba puesto un camisón (que para que les cuento); antes de subir las escaleras me sonrió, y sin hacer ruido me recostó contra la pared y empezó a besarme con pasión, yo le correspondí pero un tanto incomodo pues la familia tenía una perra (Laika) que era bien brava y algunas veces había mordido a algunas personas cuando se escapaba de la casa, no le gustaban los extraños, las ocasionales veces que yo había asistido a esa casa la encerraban, pues no le agradaban los desconocidos. Pero para mi agrado Magda me dijo que estuviera tranquilo pues la había encerrado en la azotea (por las noches camina toda la casa), aun así no me encontraba tan cómodo que digamos, tenía miedo subir y aun seguíamos en las escaleras, tocándonos y manoseándonos mutuamente. Ella me suplicó subir a su cuarto sin temor, y tuve que acceder pues el placer se estaba convirtiendo en una ligera discusión, me quité los zapatos para no hacer ningún ruido, y así ella empezó a subir, y más me animé a hacerlo cuando ella subía delante mío descalza y podía apreciar debajo de su cortito camisón que no traía nada puesto, hummm, la vista era espectacular, ella si tenía un cuerpazo; y así subí siguiendo ese potazo.
Para llegar a su habitación (una vez subido el último peldaño) teníamos que pasar primero por la sala y mas allacito el comedor, doblando a la izquierda estaba el pasillo, de ese pasillo y al lado izquierdo, estaba 1° la cocina, y después el baño, todo el lado derecho del pasillo tenían 3 habitaciones, lo peor era que para llegar a la habitación de ella primero teníamos que pasar por la habitación de sus padres (que para mala suerte tenían la costumbre de dormir con la puerta abierta). Le ofrecí hacer el amor en su sala donde nos encontrábamos los sofás estaban cómodos, pero no quiso e insistió en ir a su habitación. Pucha que superar todos esos obstáculos ya me estaban irritando pero ya estaba adentro, así que ella cruzó el obstáculo más grande que yo debía cruzar (pasar por delante del cuarto de sus padres), del otro lado me daba señas con su mano para que cruce sin temor, pues me decía que sus padres dormían profundamente. No sé de dónde saqué valor y crucé ese cuarto … raudamente pasé también por la 2° habitación (de sus hermanas), hasta que logré introducirme a la habitación de mi hembra todo sudoroso, ella cerró la puerta despacito y echó llave despacito por precaución. Una vez adentro, ya un poco más seguro, ella empezó a desnudarme con desesperación, y una vez desnudo empecé a chapármela recostada en su ropero y a manosearnos todo; le chupaba las tetas y ponía unos ojos desorbitantes de placer, la desnudé mientras nos besábamos con desesperación, la levanté en mis brazos y la llevé hacia su cama, la tendí, la abrí de piernas para empezar una sopeada que para que les cuento, estaba mojadita, y así empecé a besarle la vagina, yo sabía cuando ella se venía (su punto débil era el clítoris) … al cabo de unos 10 minutos ya se había venido 2 veces, yo no aguanté y subí a la cama para penetrarla, pero ella me detuvo y me volvió a parar en el suelo, se arrodilló delante de mí y empezó a mamármela con desesperación … la veía calatita abajo mío; me abrazaba y agarraba mis nalgas mientras sacaba y metía su pene de su boca, hasta los huevos fueron de ella … mi pene ya estaba a 23 cms. aprox., en su máxima extensión, al rato la levanté y me ofreció sus piernas abiertas invitándome a comérmela, y así fue … puse mi pene en la punta de su vagina y sin introducirla ya se contorneaba de placer, cuando se la metí dio un silencioso gemido mientras yo empujaba despacio … para mala suerte su cama comenzó a relinchar un poco … Para hacerlo con desenfreno y a la vez sin bulla, me pidió bajar el colchón al suelo, y así fue … una vez ahí, al toque y solita se puso en pose perrito y comenzó a meneármelo invitándome a montarla … al ver su culazo me subí rápidamente, y enloquecido empecé el mete y saca, al cabo de 5 minutos todo iba bien hasta que oí que alguien se levantaba y casi me orino de miedo, al toque me escondí debajo de la cama de ella y ella ayudó tirando mi ropa debajo de su cama, y se lanzó y cubrió haciéndose la dormida … El que se había levantado era su padre pero solo para ir al baño a orinar, y al culminar regresó a su dormitorio. Con deseo y lujuria esperamos 5 minutos cada uno en su lado hasta que se reiniciaron los ronquidos de mi suegrito. Salí debajo de mi escondite todo embarrado de sudor con polvo, pero ella mirándome y sonriéndome libidinosamente me ofreció el culo nuevamente (ella sabía muy bien que esa pose me vuelve loco) y que yo, ni corto ni perezoso, nuevamente me la empecé a comer. A los 10 minutos de estar fornicándola y haciéndola desahogar varias veces en esa pose me vine con grandes chorros de semen dentro de su ser. Fue loco, pero acabé recontra sudoroso, puesto que se había cerrado la puerta, la cortina y la ventana en precaución por si algún vecino viera u oyera algo, no había ventilador y yo me puse otra vez nervioso.
Al caer rendidos nos limpiamos y me abrazó para descansar un rato, recién era la 1 de la madrugada … ella me pidió por favor no estropear el sueño de pasar toda la noche juntos. Hablamos un rato hasta que se quedó dormida en mis brazos. Yo no podía conciliar el sueño por los nervios de pensar de cómo salir de ahí. Pasó como media hora y yo quería volver a cacharla, estaba inquieto, ella estaba calata a mi lado, pero al fin y al cabo ni la toqué por el miedo, hasta que me quedé dormido.
Ya estábamos profundamente dormidos cuando al pasar unas horas se levantó asustada, ya estaba amaneciendo, y dijo asustada tengo que liberar a mi perrita por que sino van a sospechar, salió rápido de la habitación y cerró la puerta; yo por precaución rodé bajo su cama y ahí empecé a vestirme asustado para salir de la casa antes de que alguien despertara, sentí que bajó la perra raudamente por el pasillo, y para colmo de males, la perra, que parece había sentido la presencia de alguna persona ajena a la familia comenzó a naricear por debajo de la puerta donde yo me encontraba. Felizmente al minuto salió mi ex del baño y botó a la su perra de ahí. Pero el mal no quedó ahí, lo peor fue cuando sentí que alguien abría una puerta de al lado, y dentro del cuarto nos quedamos helados, subimos el colchón a la cama, y yo estaba que me MORIA DE MIEDO, yo volví a esconderme debajo de la cama y ella salió a husmear que pasaba y resulta que era su hermana que había despertado, y que iba a estudiar un rato en la sala, pues tenía examen a las 8 de la mañana, pucha que todo se complicó, y yo empezaba a desesperarme, al cabo de algunos minutos que planeábamos como salir, se levantó su mamá y su papá (me quería morir), llegó las 6:30 am y su hermano también bajó desde su habitación del 3 piso. Su hermana estaba por despertarse y a ella no le quedó otra que hacer lo mismo, me dejó un rato escondido bajo la cama, mientras desayunaban, y esperaba la salida al trabajo y otros a estudiar. Se suponía que mi enamorada también tendría que estar saliendo a la universidad, pero dijo a su familia que ese día tenia clases por la tarde, a las 8 am todos se fueron excepto su mamá (tan brava como mi suegrito), cuando la madre ese puso a barrer Magda se asustó por que decía que cuando lo hacía barría toda la casa. Por eso ella al toque se ofreció a ayudarla y felizmente aceptó, y conversando pude oír que mi enamorada le ofrecía a su mami pedir que la acompañara al mercado a buscar algunos materiales de trabajo, y ella aceptó, al rato ella entró y dijo el plan, yo tenía que salir cuando ellas salieran, pero y Kanzia, su perra? (me comería vivo). Felizmente la dejó encerrada comiendo y salí de su casa asustadísimo … Si les agradó esta historia real, escríbanme a: aaronvera34@hotmail.com … ya les contaré otras aventuras mias

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato