En un sauna de Bs. Aires

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

0.00 / 5 ( votos)

En un sauna de Bs. Aires

Categoría: Gay Comentarios: 0 Visto: 13395 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 16/09/2009, por: Anónimo

Soy un hombre maduro, casado y de buena relación sexual con mi esposa, pero también disfruto escapadas con hombres, por lo que de vez en cuando paso unas horas en un sauna de Buenos Aires. Trato de llegar temprano, un poco después de las 12 que es la hora de apertura. Me cambio, una ducha y pronto llega alguien que por ser los único que estamos facilmente entablamos conversación. Así ocurrió la semana pasada, en que luego de estar unos minutos en el sauna húmedo, donde nos sacamos las toallas para mayor comodidad y también para calentarnos mutuamente viendo el calibre de nuestras pijas, luego de acariciarnos un poco decidimos seguir en una cabina.

Les comento que soy bien parecido, de 1,75 m y 89 kg, cabello castaño y bien corto, de 59 años pero todavía activo aunque también pasivo si la ocasión pinta bien. Mi compañero ocacional, llamémoslo Raúl, era un poco más joven, unos 45, tabién bien parecido, por lo que me gustaba la idea de estar con él y tener un poco de acción tan temprano.
Entramos en una de las cabinas y dejamos la puerta abierta ya que estábamos solos y además me gusta que se armen grupos cuando hay buena onda.
Comenzamos un franeleo para entrar en tema y rápidamente me doy cuenta que le gusta jugar el rol de mujer, por lo que le empiezo a llamar de putita, acariciarle los pezones y tocarle "la conchita" y "ella" me lo devuelve dandome una hermosa chupada mientras comienzo a acariciarle el culito preparándolo para penetrarlo.

En eso estábamos cuando se para en la puerta un muchacho como de 30 años y le hago una seña invitándolo a participar, entra parándose a nuestro lado e intercambiando algunas caricias, pero luego de un par de minutos y sin decirnos nada se va.
Quedo un poco desilucionado, pero seguimos "en lo nuestro", preparándolo para penetrarlo por lo que lo coloco boca arriba, pongo sus piernas en mis hombros dejando su orificio a disposición de mi pija que a esa altura ya estaba con una buena erección y comienzo a presionar con mi glande (luego de colocarme el preservativo…), cuando nuevamente aprece en la puerta el mismo muchacho (Jorge) de antes pero acompañado con otro más juven aún(Luis) y nos pide autorización para compartir la cabina. Con gusto le doy el OK y veo entonces que empuja a Luis a la camilla,poniéndo su boca a chupar la pija de Raúl mientras yo sigo con lo mío metiéndole mi pija lentamente, ahora ya en plena eracción y calentura ante la nueva situación.

Los roles eran bien claros: Jorge de macho dominante y Luis sumiso, aceptándo lo que le imponían. Raúl seguía comportándose como una "nena" que ofrecía su "conchita" a su "papito". Pronto estábamos cojiendo a la "nena" y a Luis a buen ritmo, los cuatro disfrutando sus roles, hasta que casi al mismo tiempo llegamos con Jorge a eyacular.
Ya satisfechos, los dejamos en la cabina y nos fuimos a bañar, a la espera que llegaran más clientes y dispuestos a compartirlos.
Por suerte fue una tarde muy provechosa y formamos un excelente equipo. Luego les cuento lo que pasó más tarde.

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato