PELEAS CLANDESTINAS

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

0.00 / 5 ( votos)

PELEAS CLANDESTINAS

Categoría: Gay Comentarios: 0 Visto: 7004 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 15/08/2010, por: Anónimo

Era uno de esos días que no daba para más; Escuchaba la canción de Duncan Dhu titulada En algún lugar, luego siguió la canción de Mago de Oz de nombre Molinos de Viento y por último la melodía del Soundtrack de Gladiador – Barbarian Horde; Me encontraba sin planes para disfrutar el fin de semana, estaba algo hastiado de ir últimamente al cine, y lo de organizar fiestas con los amigos era ya algo que veníamos haciendo de mucho tiempo; Necesitaba cambiar de rutina, y haciendo memoria, recordé que una vez mi compañero esgrimista me había hablado sobre peleas clandestinas de personas, así que decidí recabar datos por internet, me fue algo imposible, casi pienso que no existían dichas peleas, pero en un último deseo por no querer darme por vencido, contacto a quien me dijera de las peleas de personas, y el mismo me informo tendría el día libre, que si yo quería me acompañaba personalmente a una de esas peleas, pero que sería buena idea llevara mínimo unos $7,000 pesos para apostar.

Transcurrieron muy lentamente los minutos, al menos para mi perspectiva dadas las circunstancias de poder ir a presenciar un combate entre personas donde al parecer se valía de todo, desde armas, hasta distintos tipos de combate, no había límite de edad, el único objetivo era ganar y por ello parece que el gobierno no las permitía, precisamente por el alto grado de lesiones y fallecimientos de los combatientes, y por los escasos servicios de primeros auxilios si es que acaso los había. Por fin dieron las esperadas 6:00 pm, así que minutos después escuche a Néstor tocar el claxon de su Tomahawk V10, yo salí inmediatamente pues pensé que traería auto y me iría con él, pero al verle en su moto, no tuve más remedio que ir por mi casco y las llaves de mi Ducati ST3 y comencé a seguirle, a pesar de que manejo a altas velocidades, Néstor se la pasaba frenando su Tomahawk V10 para irme esperando, manejamos por espacio de una hora, hasta llegar a un lugar en el área conurbada del DF. Era una zona residencial, yo esperaba que fuera una bodega abandonada o un terreno bardeado, por eso grande fue mi sorpresa cuando llegamos a la antes citada zona residencial, los guardias de seguridad nos salieron al paso y nos registramos canjeando nuestras credenciales de elector por unos gafetes verdes con la leyenda “visitantes”. Una vez dentro buscamos la calle Patriotismo, nos fue fácil dar con la mansión, pues tenía bastantes autos estacionados frente de la misma. Ahora entendía lo acertado de llevar moto, pues fue muy fácil encontrar donde estacionarlas, lo único que lamento es no poder ir en la moto de Néstor abrazándole, debido a que su asiento no es precisamente para llevar a un acompañante.

Las peleas informales en zonas residenciales, puede convertirse en un parte aguas para México, al menos así lo veo yo.
Era algo difícil entrar pues había bastante gente en el lugar, yo me moría de ganas por saber quiénes serian los que se enfrentaría, porque quería observarles y así poder decidirme por alguien para apostarle. Pero luego de unos 15 minutos llegaron unos muchachos cubiertos solamente por una bata de boxeo, eso fue lo que en realidad me impresiono, el primer muchacho tendría unos 18 años de edad, media como 1,70cms, era de tez clara, ojos sagaces, su musculatura no muy pronunciada se marcaba, un bello rostro, ojos y pelo marrones, estaba semi lampiño, el otro muchacho se veía como de 16 años tenía los ojos azules turquesa, de facciones finas, su cuerpo era esbelto pero también marcado, y tenía bastante paradas sus rosadas nalgas, sin bello corporal visible, media apenas como 1,65cms, y parecía que tenía dudas sobre su inminente pelea. En cuestión de un par de minutos todos los espectadores nos fuimos al jardín trasero de la mansión, la alberca estaba a unos 30 metros de nosotros, y el lugar donde pelearían estaba entre nosotros y la alberca. El propietario del inmueble fue el que oficializo la pelea, dio los nombres de los muchachos con inferencia al color de su bata, el primero vestía una bata de color rojo y el segundo una de color azul rey.
Convoco a los presentes a guardar silencio, y llamo al centro del jardín a los 2 muchachos, luego les dijo que no había tiempo límite y que terminaba hasta que alguno se rindiera o estuviera completamente noqueado, mediante la cual pediría una prueba al vencedor de que era así; También les dijo que el 15% de las apuestas para cada quien le tocarían, y en caso de resultar vencedor le darían el 30%, acto seguido les indico se quitaran las batas, ya que las apuestas se acababan de terminar, entonces los muchachos se ruborizaron, mostrándose algo penosos por la gran multitud de personas presentes, se desataron los cordones de las batas y las dejaron caer, mostrándose completamente desnudos, muy a la usanza de los antiguos griegos.

Yo le había apostado al muchacho de ojos azul turquesa, aunque presentí perdería, no quería que se fuera a su casa con las manos vacías y enzima de eso una golpiza que quizá lo mandaría al hospital, porque si todas las apuestas serian para su oponente él al no recaudar dinero de apuestan no habría ningún porcentaje que entregarle.

Entonces se empezaron a dar de golpes, al principio se veía muy parejo el encuentro, pero para cuando ya tenían unos 9 minutos peleando se empezaba a ver el cansancio sobretodo en el muchachito más chico, el cual en su desesperación huyo hacia la alberca, pero eso no le sirvió de nada pues su contrincante también lo siguió y obligo a salir de la alberca a punta de golpes, el chico por alguna extraña razón a pesar de saber que perdería la pelea no se rendía, era como tratar de evitar lo inevitable, aunque muy seguramente lo hacía para recompensar a los que habíamos creído en él al apostarle, es decir quería ganarse bien su dinero.
Por momentos parecía que le daba la vuelta a la balanza, pero termino a los 15 minutos por noquearle su contrincante, y se le exigió la respectiva prueba de que el muchacho estaba noqueado completamente, entonces luego de pensar casi un minuto, decidió hacer algo que nos asombro a todos, le bajo el prepucio y empezó a lamerle el glande, y así estuvo como 3 minutos y no se puso erecto, entonces le metió un dedo por atrás, le fue difícil ya que parece ser estaba seco, entonces le escupió y se lo introdujo no sin hacer bastante fuerza y presión, y eso demostró que el muchachito estaba completamente noqueado. Así que repartieron el dinero, y yo pensé era el único que le había apostado al muchachito, pero para fortuna del vencido al parecer el dueño del inmueble le había apostado una fuerte cantidad, porque sobre su desnudo cuerpo arrojo lo que calculo serian unos $10,000 pesos. Nadie hiso el menor intento por recoger al muchacho, ni al dinero, solo le cubrieron con la bata con que había llegado, y nos convocaban a presenciar una segunda lucha, esta vez entre un jovencito y un señor; Tenían idéntica y perfecta complexión, altura, ojos cafés claros y tez blanca, por mi parte me limite a seguir apostando, y sacando fotos de aquellos varoniles y estéticos cuerpos desnudos.

Cuando se quitaron las satinadas batas, el jovencito tenía tremenda erección y su pene estaba salivando (le salía liquido pre seminal ), cosa que me causo gracia, pero al parecer nadie le dio importancia a eso. Y empezó la pelea, pasaron barias peleas, pero ninguna tan emocionante como la primera, decidí conocer más sobre aquel muchacho de ojos azul turquesa, fui a donde estaba noqueado y pregunte al guardia de seguridad si acaso llego el muchachito con ropa, por lo que me hiso la seña de el lugar donde se desnudaban, y fui, y vi una cartera junto a la ropa, la revise y vi una foto de él tamaño infantil de las que se usan para credenciales, etc., supuse era su ropa, entonces tome en short blanco, su tanga del mismo color y su camiseta del Liverpool, y los lleve junto al muchacho, al principio no sabía si abrazarlo o vestirlo. Pero opte por lo último, y cuando le estire sus piernas para poderle poner la tanga note como su pene empezaba a tomar volumen, supuse había recobrado el sentido, así que empecé a preguntarle si seguido iba a esas peleas, al principio solo escuche el sonido de los grillos, pero luego que le pregunte como se llamaba, el me dijo, “lamento mucho hacerle perder su dinero, si acaso puedo recobrárselo dígame cuanto fue”, me desconcertó eso, pensé que él creía de alguna forma que yo tenía coraje por perder mi dinero y me quería cobrarle de alguna forma, y por ello el se ofreció a pagarme, pero no era tal el caso, así que se lo hice saber, que el ayudarlo era algo desinteresado que hacía y que de ninguna manera aceptaría dinero que él había ganándose valerosamente dando una muy buena pelea, que era un privilegio vestirle. Parece que el desconcertado era él, y antes de que tuviera tiempo de refutar mi oferta, deje de mirarle a la cara y le coloque la tanga, luego el short blanco y por último la camiseta, no sin tocarle su pene y testículos así como sus nalgas mientras le ponía las cosas, como accidentalmente, eso puso al chaval a mil, pues se dibujaba su glande queriendo atravesar el short, yo hice como que no me di cuenta y fui por sus demás cosas, unas calcetas blancas un poco enlodadas, calzado de futbol, que tenia tierra entre los tachones, unas vendas y unas espinilleras, todo eso me desconcertó, y pensé a que chaval si sabía que pelearía para que se canso antes jugando futbol, así que le pregunte al muchacho ¿porque si sabía que pelearía había ido a jugar futbol?, el me dijo que él no sabía que pelearía, ni siquiera sabía que existieran ese tipo de peleas, pero que unos tipos en una hummer estuvieron viendo el partido de futbol llanero y cuando se acabo se le acercaron y le dijeron que si le interesaba ganar más de $1,000 pesos por hacer una pelea, a lo que el accedió, se subió a la hummer y le trajeron, ya en el camino le aconsejaron que si quería ganar mas, tendría que pelear desnudo, y que su contrincante también pelearía desnudo, entonces al principio dudo, pero accedió, le trajeron, le dieron la bata exhortándole se desnudara por completo, el resto yo ya lo sabía.

Yo le dije que tenía muy buena forma, que seguramente se debía a que jugaba futbol, que era una pena que alguien tan guapo como él tuviera que optarse por ganarse el dinero de esa forma, pudiendo tener tantas otras formas de hacerse de recursos. El dubitativamente me miro a los ojos y me pregunto “¿en verdad lo crees?, yo moví asertivamente la cabeza para denotar por completo lo seguro que estaba sobre lo que recién le comente, el no me quito los ojos de enzima y se bajo súbitamente el short y la tanga, luego se quito la camiseta y sin quitarme la vista se quedo inmóvil, no pude contener un ¡wauuuuu!, acto seguido el se fue dando lentamente la vuelta, y una vez que quedo de espaldas a mí, lentamente se fue flexionando de la cintura hasta tocarse con las manos las puntas de los pies, entonces viro un poco la cabeza, lo suficiente para poderme ver y llevo sus manos a sus nalgas, las apretó y luego las fue separando poco a poco, pude ver su rosadito, lampiño y apretadito ano. El se ruborizo un poco, pero creo que desde que yo lo empecé a vestir él se fue haciendo a la idea de que me gustaba, y quizá eso le pasaba muy seguido con sus amigos, que seguramente bromeaban como suelen hacerlo los muchachos cuando alguno es demasiado guapo, quizá entre broma y broma había proposiciones, frotamientos, etc. Por como sea ese muchacho ya estaba muy habituado con esas cosas, pero era esta muy seguramente la primera vez que se animaba a hacer algo más. No parecía tener miedo que alguien nos viera, y seguramente pocos ponían interés en nosotros, ya que estaban más interesados en saber el resultado asertivo o errante de sus apuestas, que en alguien más. Entonces Yo en un acto reflejo me baje el cierre de mis jeans, y como nunca acostumbro usar ropa interior, enseguida deje al descubierto a mi circuncidado pene., fuimos dejando que las prendas se cayeran, el se quedo como dudando, entonces tome la iniciativa y acercándomele le di un fuerte beso, el se dejo llevar, así que le guie sus manos hacia mi pene y luego tome su mano izquierda y la puse sobre mi nalga derecha, enseguida le empecé a meter mano, el primero como que no dejaba que yo bajara mi mano por sus nalgas hasta llegar a su ano, pero poco a poco fue siendo más permisivo, supongo que conforme se fue excitando, era tan excitante, nosotros allí desnudos en el jardín, con las espaldas de las personas a unos 40metros y todo ese ruido producto de la exhortación a uno y otro adversario, la luz blanquecina hacia relumbrar aquel hermoso juvenil cuerpo varonil que mis pupilas se recreaban en recorrer contemplativamente, entonces de la nada escuche la voz joven y grácil de un contendiente, el cual nos dijo “Si lo que quieren es hacerlo, yo traigo crema a base de agua, creo les será de gran ayuda al momento de metérselo, pues si no se lastimaran porque no hay lubricación, y no creo que traigan tampoco condones de los que tienen gel para maximizar la sensación del penetrado y el penetrador”, nosotros nos quedamos como de piedra, sin querer que se acabara, pero sabiéndonos sorprendidos por otro luchador, la idea me éxito, pues supuse, sería otro hermoso muchacho que acababa de contender y de ganar pues estaba consciente, y también caí en cuenta que ese era el lugar donde se desvestían todos los contendientes y a donde regresaban por su vestimenta; Giramos hacia donde provenía la voz y vimos como fue emergiendo de entre unos cedros color limón un joven también blanco pero bronceado de brazos hasta la altura de lo que probablemente cubría la camiseta, y observamos que pendía de su desnuda cintura una bolsita transparente con un rollo considerable de dinero, sujeta a su cintura gracias a un listón brilloso de color purpura, vimos como se inclino hacia una pequeña bolsita de un prestigiado centro comercial y luego de quitarle el tiquet con el que engrapadamente sellaba la bolsa, saco una cremita rosa en forma de pasta dental y nos la extendió, luego rapidísimo se vistió, el traía un esmoquin, zapatos de charol, una banda de color verde en torno a la cintura, y se puso su camisa con adornos, entonces casi seguramente a él lo habían contratado cuando estaba en una fiesta de 15 años como chambelán, pero no quise quedarme con la duda y le pregunte, el me respondió dándome la razón, al tiempo que me enteró de cómo lo contactaron, pues le enviaron desde la laptop una imagen por bluetooth en la que se veían dos muchachos desnudos peleando, la cual empezaba apenas arriba del pene hasta llegar a la cabeza de los contendientes y tenía unas letras sobre puestas con la leyenda “¿necesitas dinero?”, el nombre del bluetooth era: “Peleas Clandestinas”, al parecer enviaron esa erotizante imagen a todos los que tenían su bluetooth activado, pero él les contesto enviándoles una nota de que si le interesaba y también les envió una foto de él, que se saco en ese preciso momento, así que luego del vals se le acercaron unos tipos y le dijeron que los acompañara, que eran los de las peleas clandestinas, cancelo su narrativa y simplemente dijo que le gustaría observarnos, que si lo dejábamos él nos pagaría por el gesto. A lo que convenientemente aceptamos, entonces nos disponíamos a seguir cuando nos interrumpió nuevamente sugiriéndonos le acompañásemos a la fiesta en la que fue chambelán y que ya mas tarde prosiguiéramos con lo planeado pero en un hotel de prestigio, donde no existan personas escandalizadas por ver a dos o más jóvenes juntos rentando una habitación.

Dilatamos aproximadamente una hora en llegar, viajábamos todos apiñonados en mi moto, y para cuando al fin llegamos ya empezaban a repartir el pastel, nos presento a la 15añera como sus amigos de parranda, y parece que les simpatizamos a las personas de dicha fiesta, porque nos invitaron a salir en varias fotografías, me causo algo de gracia, que parecíamos conocernos de toda una vida, y ese mismo día unas pocas horas antes éramos unos completos desconocidos. Pasaron un par de horas y todo mundo comenzó a irse, quedamos en compañía de los demás chambelanes y de unos pocos familiares de la 15añera, así que luego de platicar, los chambelanes nos dijeron que las canciones que habían bailado en los 15 años se llamaban: If I Could Turn Back Time, de Cher la cual usaron para salir al escenario de la forma en que se desliza un muchacho rubio en el minuto 1:23seg. del video, y también hicieron algunos cambios de la coreografía, ya que suprimieron varios brincos que dan los bailarines de Chippendiddys y los sustituyeron por la forma en la que baila el entonces niño Felix Howard a los minutos 3:04seg – 3:10seg, 3:12seg – 3:14seg en el video de Madonna titulado Open Your Heart, y por la forma en la que baila el muchacho más joven de los New Kids on the Block en la canción The Right Stuff, la vuelta que le dieron a la 15 añera la sacaron de los minutos 2:10seg, 2:17seg – 2:22seg, 2:26seg – 2:30seg, 2:36seg – 2:40seg, 2:46seg, del video de los Kumbia Kids, Juan Gabriel y El Gran Silencio de nombre No Tengo Dinero, el resto de los pasos los copiaron de el DVD de los Chippendiddys que salió en 2005, cuyas canciones eran: Mr Vain de Culture Beat, I like to move it de Shaggy, Maxx Getaway, uno de ellos no vistió el esmoquin tradicional, sino uno tipo árabe como el que usa Emmanuel Zekic en uno de sus videos, mismo que nos interrogo desde cuando nos conocíamos, y nos quedamos callados, William que nos había invitado nos miro como buscando nuestra aprobación, la cual le dimos y entonces les platico a grandes pasos como nos conocimos, omitiendo siempre la parte en que estábamos desnudos, solo hablo de la pelea, y les mostro los moretones de batalla, bueno los que podían ser mostrados, ósea los del pecho, porque tenía bastantes en la zona de los muslos, de igual forma les informo que nos vio sumidos en un fuerte abrazo, un abrazo como el que se le da a la pareja y no solo un abrazo de amistad, acabando de decir eso, tardaron sus otros amigos chambelanes en asimilar la idea, pero luego de lo que me pareció un largo minuto, uno dijo que el siempre había querido no solo practicar un abrazo de pareja con otro chico, sino intimar en la medida de lo posible; Pronto mas y mas fueron repitiendo casi la misma oración, con algunas pequeñas variantes, pero el mensaje era claro, querían intentarlo para saber que se sentía masturbarse el punto G masculino, y eso los ponía bastante excitados, entonces fui yo el que les comento de nuestros planes de hacerlo en un fastuoso y conocido hotel, pronto todos estaban listos para irse con nosotros a rentar una habitación.

Nos despedimos de la 15añera, la cual como que noto algo raro, pero no logro adivinar que, quizá pensó nos iríamos a algún table dance, porque a esas horas de la noche ya casi no había otro tipo de negocios abiertos. Abordaron 2 taxis y yo me fui en la moto siguiéndoles, una vez que hicimos nuestro arribó al prestigiado hotel citadino , tuvimos que contratar 3 habitaciones contiguas, ya que las habitaciones máximo son para dos personas, bueno se suponía que al ser muchachos y todos hombres cada quien quería dormir en su propia cama, y por eso cada habitación solo tenía un máximo de 2 camas, y no queriendo levantar sospechas rentamos 3 habitaciones y no rentamos mas porque dijimos que el resto quizá se iría en la madrugada, y como vieron a la mayoría de esmoquin, pensaron acabábamos de graduarnos y estábamos festejando, así que sin mayor problema, entramos a la habitación, el bell boy nos asigno a 3 muchachos para que nos entregaran las respectivas habitaciones y cargaran las bolsas de víveres que previsoramente habíamos comprado. Yo a esas alturas ya estaba super exitado y en el ascensor no disimule el ir viéndole la entrepierna a los 3 muchachos que nos entregarían las respectivas habitaciones, ellos se ruborizaron, uno incluso se mostro enfadado, pero no asiéndole caso de su disgusto le seguí mirando, luego saque algo de dinero para darle a entender que le daría buena propina y sin decir más me le acerque argumentándole la tela de su pantalón se me hacía muy diferente, y antes de que se pudiera quitar o cubrir su entrepierna, alargue mi mano y toque enfrente de su cierre, el se quedo inmóvil, seguramente pensó los demás se sorprenderían, pero a eso íbamos a el hotel, todos les agrado, y entonces el muchacho cayó en cuenta del porque habíamos querido habitaciones contiguas, yo deslice mi mano debajo de su cierre y debajo de su bóxer y toque su pene, lo tenía relajado, pero al instante empezó a tomar volumen, entonces no le solté del pene cuando se abrió el ascensor y rápidamente nos dirigió a la habitación, nadie hicimos caso de lo fastuosa decoración o de lo bien equipada que estaba la habitación, Octavio quería negarse a participar, pero sus otros dos compañeros de hotel estaban completamente de acuerdo en participar en lo que sería nuestra orgyparty, así que le convencieron rapidísimo, yo no le di tiempo de recapacitar, pues le desnude y de inmediato comencé a hacerle sexo oral, en la sala de la habitación enfrente de todos, eso lo puso a mil, y empezó a corresponder tocándome sutilmente y grácilmente el trasero, y así estuve chupándole su hombría por un lapso indeterminado de tiempo hasta que el cansancio hiso presa a mi mandíbula, levante entonces el rostro y observe sobre la alfombra y sobre las camas a todos esos cutis de cuerpos atléticos haciendo lo suyo, los alaridos de placer solo eran opacados por la música de nuestra supuesta fiesta, perdí la noción del tiempo, nos fundíamos y renacíamos a cada instante, era un frenesí de lujuria y buen sexo; Fueron tantas las veces que penetre y fui penetrado por esos eróticos muchachitos que la madrugada dio paso a la mañana, entonces nos duchamos sensualmente, enjabonándonos el cuerpo, redescuriendo cada contorno de nuestro cuerpo, usando para ello solo las manos que grácilmente se amoldaban al contorno corporal de algún elegido, desayunamos, aunque a decir verdad muchos de nosotros ya habíamos bebido el revitalizante elixir orgásmico de más de un muchacho; Y después intercambiamos e-mails, números de celulares, y nos dijimos brevemente a que nos dedicábamos, en su mayoría estudiaba, unos lo hacían por la tarde otros por las mañanas, etc., Por fortuna era sábado y los que trabajábamos podíamos faltar ò justificar el llegar demorados, y el resto no tenia preocupación alguna, solo el dar la explicación a sus padres del porque no habían llegado a sus casas la noche anterior, aunque al tratarse de muchachos, no había mucho problema, pues los padres supondrían se habían quedado en casa de alguno de ellos festejando y tomando o jugando cartas, etc.

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato