Pene grande

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

0.00 / 5 ( votos)

Pene grande

Categoría: Gay Comentarios: 0 Visto: 19781 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 12/07/2009, por: Anónimo

Nos enteramos del tema gracias a un par de documentalistas que pasaron por las oficinas del diario. En realidad era Luis quien se había enterado y luego me lo había contado a mí.

Los dos trabajábamos en un diario que en sus comienzos había sido importante, pero que ahora se encontraba casi en la quiebra.

Para tratar de paliar en parte la situación del diario y también para tener algún dinero para cobrar, a Luis se le había ocurrido incluir los lunes y los viernes una revista que tocaba temas fantásticos de toda índole, desde ovnis, fantasmas y hasta el chupacabras.

Como en esos días, por casualidad o no la cantidad de diarios vendidos aumentaba, disponíamos de una pequeña cantidad de dinero que nos permitía realizar pequeños viajes al interior del país para recabar información y ambientar mejor las notas.

Actualmente, Luis se desempeñaba como productor y yo me encargaba de la redacción de las notas. Ocasionalmente Luis se encargaba de sacar las fotos, pero de un tiempo a esta parte llevábamos un fotógrafo fijo.

Según Luis, los documentalistas habían viajado a Misiones, para realizar un documental sobre la selva misionera y después de un par de días de estar filmando, se habían encontrado con lo que ahora le quitaba el sueño a Luis.

Casi sin quererlo habían filmado a una persona de una estatura cercana a los dos metros que había pasado caminado a unos diez metros de ellos, totalmente desnudo, y que al verlos, se había asustado y se había alejado del lugar corriendo.

La sorpresa había sido mayor al ver la cinta en cámara lenta, ya que el desconocido en cuestión tenía en estado de reposo un pene de veinte centímetros.

-Los lugareños lo conocen con el nombre de "pene grande" –dijo Luis. Estaba muy excitado y la cara se le ponía roja cuando hablaba-. Tenemos que tener esa nota. Necesitamos fotos y una historia sobre el dotado. Y si no hay historia la inventamos. Pero lo esencial son las fotos. Sobre todo de el miembro en erección.

-¿Cómo sabés que es cierto?.

-Vi la película. Ahí se ve perfectamente. El tipo tiene una tripa descomunal.

-¿Y si es un truco, un montaje?.

-No lo creo –Luis sacó la lengua entre los labios e hizo un gesto con los dedos de la mano como si estuviera contando billetes-, mi instinto me dice que tenemos una gran historia en nuestras manos y no pienso dejar pasar la oportunidad. De última es un lindo viaje el que tenemos por delante y no tenemos por que no disfrutarlo.

Esa misma tarde pasamos por la casa de Luis y luego el me invitó a comer. Luis estaba casado y tenía dos hijos pequeños. Lucia, su mujer, era una morocha muy atractiva de treinta años, y que para suerte de Luis le bancaba todo.

Lucia aceptaba con resignación o no, las infidelidades de Luis, sus golpes y sus cada vez menos esporádicos ataques de furia. Toda una joyita.

Sus hijos me habían dado el cariñoso apelativo de tío, aunque yo estaba lejos de considerarme hermano de su padre y mucho menos de su madre.

Fue así que un par de días después, cargados con bolsos y equipo fotográfico y de video, Luis, el fotógrafo y yo partimos en auto hacia Misiones.

2

Se hacía difícil respirar, debido a la espesura de la selva. Ya hacía un día que estábamos en su interior y comenzaba a notar que nuestros guías se ponían cada vez más nerviosos.

Después de avanzar unos cien metros en la impenetrable selva, paramos a descansar y dejamos a un lado las mochilas que nos agobiaban. Tirados en el pasto todos tratamos de reponernos para seguir, pero al parecer los guías que nos habían acompañado tenían otra idea en mente.

Se negaban a seguir adelante. Llegaban hasta donde estábamos, pero nada más. Al parecer tenían miedo de el hombre que denominaban pene grande, ya que éste tenía fama de atacar a los que invadían su territorio.

-¡Qué se vayan, si quieren! –explotó Luis poniéndose violentamente de pie-. No los necesitamos.

Nuestros guías, en un intento último por convencernos ofrecieron llevarnos de regreso al pueblo, pero Luis los echó con un gesto de la mano. Nunca aceptaba un no por respuesta.

Cuando nuestros guías se fueron, nos pusimos de pie y nos calzamos otra vez las mochilas en la espalda. Lentamente retomamos la marcha con Luis a la cabeza del grupo y yo cerrando la fila. Como a la hora nos sentamos otra vez a descansar y comencé a pensar que quizá ya era hora de que hiciéramos campamento. Comenzaba a atardecer.

Fue en el momento en que la última luz desaparecía cuando una sombra cayó sobre nosotros. Un engendro de dos metros, musculoso, peludo, sucio y desnudo tomó del cuello a Luis y lo arrastró con él hacía la total oscuridad de la selva.

Tardamos en reaccionar, y cuando lo hicimos, pene grande y Luis habían desaparecido. Desesperados tratamos de llamarlo, pero nuestros gritos no sirvieron de nada.

Tardamos tres días en salir de la selva y cuando llegamos al pueblo lo primero que hicimos fue avisarle a la policía lo que había pasado.

En vano esperamos una semana a que Luis apareciera, o que lo encontrara la policía, pero no tuvimos suerte.

Volvimos a Buenos Aires resignados y yo tuve la ingrata tarea de avisarle a la mujer de Luis que su esposo había desaparecido.

3

-¿Quién va a cuidar de mí y de mis hijos si te pasa algo? –preguntó Lucia.

-No sé –dije. Estábamos hablando por teléfono y yo acababa de comunicarle que partía rumbo a Misiones para tratar de rescatar a Luis.

Habían pasado seis meses desde que Luis había sido secuestrado por pene grande y en nuestro interior todos esperábamos lo peor.

Entre Lucia y yo había pasado algo raro. Al principio me había acercado a ella con una sensación culposa. Era "el tío" que cada domingo llevaba a los chicos a la cancha y después me quedaba a comer en familia. Tanta cercanía en esos seis meses, había hecho que Lucia y yo nos fuéramos a la cama un par de veces, y no era algo tan fuerte para evitar que yo viajara a Misiones para rescatar a mi amigo.

Me despedí de Lucia y subí al avión que me llevaría a Misiones.

Al llegar ahí me encontré con el grupo que me acompañaría a la selva. Éste estaba compuesto por tres gendarmes retirados y dos guías que eran de confianza.

Esta vez tardamos menos en llegar al lugar en el cual nos había atacado pene grande, y cuando estuvimos ahí noté que los guías comenzaban a ponerse nerviosos. Estábamos en territorio enemigo.

Después de dos días de marcha desde nuestro antiguo campamento, llegamos a una cueva que estaba sobre una meseta. Los tres gendarmes retirados que estaban armados con fusiles FAL entraron en la cueva y salieron a los diez minutos con una persona con el pelo largo, con barba y bigotes muy crecidos y totalmente desnuda. Al principio traté de negarlo, pero cuando se acercaron tuve que aceptar que se trataba de Luis.

Nos fundimos en un largo abrazo y luego en un gesto automático, me saqué la campera camuflada que tenía puesta y se la di. Luis se la acomodó tranquilamente sobre los hombros.

Después de caminar un par de horas y en la cual permanecimos callados, pues queríamos alejarnos rápidamente de ese macabro lugar, Luis se detuvo y me dijo que hasta acá llegaba.

Pensé que había entendido mal, así que tomé a Luis de un brazo y lo alejé unos metros del grupo. Les hice una seña con la mano a los otros indicándoles que se alejaran otro poco y uno de los gendarmes retirados me mostró los diez dedos de la mano, dando a entender que me daban diez minutos.

-¿Qué pasa?¿Por qué querés quedarte?.

-Cuando pene grande me secuestró –Luis hablaba despacio, como si le costara encontrar las palabras- me llevó a la cueva en la cual me encontraron y me violó. Apenas llegamos a la cueva, me arrancó toda la ropa, y luego de inmovilizarme boca abajo me sodomizo sin piedad. Una y otra vez hasta que estuvo saciado.

Los tipos que hicieron el documental tenían razón en los cálculos que hicieron. El pene de "grande" en erección alcanza aproximadamente los cuarenta centímetros. Puedo decirlo porque lo he tenido en mis manos y en mí interior en demasiadas ocasiones en estos seis meses.

Pene grande se crió en un circo hasta los diez años. Escapó de ahí en una gira cerca del pueblo que está junto a la selva, y cuando pudo refugiarse acá no lo dudó. Todo esto que te estoy contando me lo contó él, en las largas noches que hemos pasado juntos.

El que lo tenía en el circo se aprovechaba de lo bien dotado que estaba y lo hacía sodomizar homosexuales a cambio de importantes sumas de dinero. Pene grande se escapó cuando quisieron abusar de él.

Durante años vagó por la selva y se alimentó de lo que pudo encontrar, hasta que llegó a la edad de la adolescencia y todo se complicó. Cuando sus hormonas despertaron del largo letargo se desesperó. Trató de aplacar las crecientes oleadas de deseo que lo asaltaban masturbándose, pero no fue suficiente.

Como en la selva sólo se adentraban hombres, pene grande atacó un día a uno de ellos y lo violó. Hizo eso en dos ocasiones más, pero con dos hombres diferentes. Cuando la noticia se difundió muy pocos se animaron a entrar a esta parte de la selva.

Pero en esos quince años que pasaron desde las primeras violaciones, los hombres que pene grande violó, volvieron y aceptaron tener relaciones con él.

Si me preguntás por qué no sabría decirlo. He llegado a pensar que puede ser algo parecido al síndrome de Estocolmo, pero referido al sexo. No sé explicarlo con palabras.

En fin, durante el primer mes las penetraciones me dolieron terriblemente, pero a partir del segundo comencé a acostumbrarme, hasta que un día tuve mi primer orgasmo mientras estaba siendo sodomizado. Entonces me entregué.

Al principio había tratado de escapar, pero pene grande me encontraba siempre y cuando llegábamos a la cueva me penetraba incansablemente, como si estuviera marcando su posesión sobre mí. Yo era de él, y mí cuerpo y mí ano le pertenecían.

Tiempo después logré escaparme, y para mi asombro terminé regresando. Fue difícil admitirlo, pero ya no podía estar sin él.

La verdad es esta, ahora soy la mujer de pene grande, y me gusta. En las húmedas y calurosas noches que pasamos en la cueva somos macho y hembra que se buscan y encienden la vieja llama de la pasión. Estoy enamorado de su enorme y poderoso miembro, y no pienso abandonarlo por nada del mundo.

Un silbido de uno de los gendarmes retirados me sacó de la ensoñación de el relato de Luis. Viendo que nuestro tiempo juntos terminaba, nos abrazamos durante segundos que parecieron interminables, y luego lo vi alejarse, la espalda cubierta con la campera que yo le había dado, y sus nalgas que comenzaban a desdibujarse en la mortecina luz del atardecer.

Un culo que ya no le pertenecía. Que no era de él. Que ahora era propiedad de pene grande.

Luis se retiraba hacia su nueva vida. Yo decidí hacer lo mismo y caminé hacia el grupo.

Lucia y sus hijos me esperaban. Eran parte de mi nueva vida.

Dieche. Dieche2003@yahoo.com.ar

9 – 02 – 03.

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato