Soy el secretario de mi jefe

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

0.00 / 5 ( votos)

Soy el secretario de mi jefe

Categoría: Gay Comentarios: 0 Visto: 21729 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 30/01/2011, por: Anónimo

Lo normal es pensar que cualquier jefe tiene una secretaria que se abre de piernas para él cuando quiere, pero en mi caso no es así. Mi jefe es un hombre de mediana edad, normalito, pero muy poderoso y digno de respeto.

Cuando me llamaron para que me presentara en su oficina para una entrevista de trabajo no sabía que mi vida daría un vuelto tan grande. Soy economista titulado y me ofrecían un trabajo de asistente personal del presidente de la compañía, no me lo podía creer. Me presenté a la hora convenida y la secretaria de mi jefe comunicó mi presencia, es una mujer tremenda de la que ya os hablaré más adelante. Me hizo pasar y al otro lado de un gran sillón de cuero me esperaba mi jefe sentado frente a una mesa de trabajo, mi primera impresión es que estaba ante un hombre poderoso que intimidaba.

Sin dirigirme la palabra me indicó que me sentara, revisó el currículum que tenía en sus manos, el mío, y sin preámbulos me preguntó si quería ser su asistente personal, me indicó las condiciones económicas y naturalmente estaba a punto de decir que si cuando me preguntó si tenía novia, ya que en el currículum ponía que era soltero, le dije que no, entonces me preguntó si tenía novio y eso me dejó estupefacto, tartamudeé al decirle que no y se relamió de gusto.

- ¿Ha follado Ud con algún hombre?- Me preguntó sin rodeos, titubeé, varias veces en la universidad había tenido relaciones homosexuales pero aquello me sobrepasaba, mi jefe al ver que dudaba dio por supuesto que sí, se levantó de su sillón y tranquilamente se puso detrás de mí.

- Tranquilo hombre, no hay de qué avergonzarse, a mí me gusta tanto el pescado como la carne y de Ud espero mucho más que sea un buen asistente, ¿Me entiende?

Lo entendí a la perfección pero seguía sin reaccionar, mi jefe sin dudarlo ni un instante se bajó los pantalones liberando una polla pequeña pero muy gorda, la tenía empalmada y me la quedé mirando, en un segundo la tenía en mi boca y tuve que chupar aquel falo, en poco más de cinco minutos había pasado de estar triunfante ante la propuesta de empleo a estar comiéndole la polla a aquel hombre que sería mi jefe sin duda si me dejaba hacer…

Encontrar trabajo es difícil y cuando mi mente se despejó comprendí la oportunidad que tenía delante de mí, así que me olvidé de rollos y me dediqué a la felación con ganas, no era la primera polla que comía y aquella no sabía nada mal, mi jefe empezaba a jadear mostrando placer, aproveché para manosearle el culo y introducirle algún dedo en su agujero, su placer aumentaba y me embestía con cierta furia, yo me tragaba todo aquel miembro y sin darme cuenta estaba empalmado, le lamí bien las pelotas y mi jefe empezó a decirme guarradas como;

- Así mi putita, cómela bien y luego me la metes toda putita- Aquello me encendía y lo empujé hacia la mesa, se sentó en ella y le saqué el pantalón para poder levantarle las piernas y así comerle el agujero de su culo que lo tenía bien abierto, mi jefe se sacó el jersey y la camisa que llevaba puesta y me quedé loco, llevaba un sujetador de mujer, el muy cabrón está loco por el travestismo y aquel encaje me fascinó.

Noté que de repente su polla estallaba de júbilo echándome un chorro de leche sobre mi cara, sonreía y me pidió que la lamiese bien, pero yo en vez de eso le di un pequeño empujón levantándole bien las piernas que apoyé en mis hombros, y sin remilgos le metí mi polla en su culo, lo tenía bien holgado de las múltiples pollas que se había metido el cabrón y ni protestó, por mi parte tener mi falo dentro de aquel agujero calentito y dadas las circunstancias me puse acelerado y lo envestí con furia buscando correrme, el chillaba un poco y me alarmó que la secretaria pudiese oírnos, pero para entonces ya estaba desatado y mi cuerpo pedía guerra, así que le tiraba con ganas hasta que mis pelotas chocaban con su culo, al cabo de un rato no pude aguantar y me corrí en su culo dando un chillido, me separé y mi polla colgaba con mis jugos resbalándome.

Mi jefe se incorporó medio satisfecho, le indicó a la secretaria por el interfono que trajese varias toallas y cogiéndome de la mano me llevó hacia una puerta que escondía un baño enorme, con yacuzi, hidromasaje y una camilla de masajes, me introdujo en la ducha con él para que nos duchásemos, y como él volvía a tener la polla a punto me enjabonó bien mi culo y cogiéndome por atrás me colocó en posición y me la metió sin remilgos, yo noté aquel miembro dentro y el gusto era tremendo, mi jefe bombeaba mi culo a buen ritmo y no sé cuándo pero la secretaria había entrado en el baño con unas toallas, está muy buena, es alta, rubia y con un tetamen generoso, y lo mejor, se desnudó y resultó ser un travesti con una polla enorme que estaba empalmada, mi jefe me giró y me puso frente a aquella mujer/hombre para que le comiese la polla, cosa que hice sin dudarlo, durante un buen rato tuve dos pollas dentro mío, una en mi culo y otra en la boca, hasta que mi jefe se corrió con fuerza y se retiró de mi trasero, lugar que rápidamente ocupó la secretaria, como su polla es más grande lo noté al momento y el cambió me encantó, además notaba sus tetas en mi espalda mientras mi jefe se relajaba en el hidromasaje, aquella diosa me penetró a gusto hasta que se corrió.

Nos separamos y duchamos, mi jefe después de vestirnos me ofreció el contrato que firmé encantado, me comunicó mi horario laboral y me despidió tranquilamente sin dar muestras de que nada hubiese ocurrido, al salir la secretaria seguía a sus cosas como si nada y yo me llevé en mi culo el gusto de todo lo sucedido, y lo mejor es que a partir del día siguiente lo que viví superó siempre esa primera experiencia…

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato