Manoseo y algo mas en el metro

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

0.00 / 5 ( votos)

Manoseo y algo mas en el metro

Categoría: Hetero Comentarios: 0 Visto: 23221 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 21/12/2009, por: Anónimo

Hola, soy Natalia tengo 22 años, tez clara, cabello castaño, ojos verdes, senos grandes, delgada, mido aprox,1.70 nalgas firmes y respingonas, piernas lindas aunque un poquito blancas y una conchita depilada. Bien ahora que me conocen físicamente les puedo decir como hago que mi vida sea mas fácil, pues miren realmente soy una chava muy linda y muy como se puede decir liberal y con mente abierta, por lo general ando en la vida con mi bandera de buena onda y no rompo ni un plato y eso ha hecho que tenga muchísimos amigos y cantidad de pretendientes, nada me espanta y ante los tiempos malos, una sonrisa o tomarlo con serenidad, no me gusta complicarme.

Bien ahora les menciono esto por que en el ámbito sexual, soy igual me gusta experimentar y probar cosas nuevas, aunque mi preferencia es hacia los hombres, pero pues no descartaría, probar alguna vez con alguna mujer, ahora bien, estoy estudiando en universidad comunicación para ser mas exacta, y pero esto me queda un poco lejos de mi casa, por lo cual tengo que realizar un largo viaje, y para esto tengo que tomar el metro.

Ahora vivo en la ciudad de Mexico y los que viven ahí me entenderán que a pesar de que es un circo pues es muy efectivo ya que por una mínima cantidad puedes llegar muy lejos, bien pues les digo que un circo porque a diario pasa algo nuevo, vendedores, todo tipo de gente y manoseos, de esto ultimo es de lo que les voy hablar hoy, pues llevo un año en la escuela y pues al viajar de ida no hay problema, pero el regreso pues es agobiante ya que cruzo la ciudad y pues regreso en horas pico y no les voy a mentir, si me han tocado las nalgas o pellizcado ya sea las mismas o las piernas, pero pues no le doy importancia, se tiene una que acostumbrar.

Recuerdo que un viernes regresaba de mis clases y vestía con un suéter y unos mallones grises los cuales conforme bajabas la vista eran adornados por unas lindas botas moradas y mi bolsa debo señalar que por lo general me visto muy relajada y esta vez no usaba ropa interior, uno por que hacia muchísimo calor y otro por que se marca muy feo en los mallones, en fin entre en la terminal y no me senté ya que la gente parece que se va a morir si no se sienta, entonces yo acostumbro arrinconarme en las esquinas del vagón escuchando música .

Comenzó el viaje y conforme iba avanzando, todo tipo de gente se subía, en una estación se paro el metro y estuvo ahí un buen tiempo tanto que el vagón parecía que se iba a calcinar de lo caliente que estaba por el calor y la otra que el vagón se saturaba lo cual hacia que quedáramos mas apretados, como ya sabia que en esos apretones los señores y chavos aprovechaban para repegarse, puse mi bolsa y eso impedí por enfrente que me tocaran ya que por atrás estaba recargada en la puerta y pues en esas estaciones no se abría pero con lo que no contaba era que tarde o temprano se abrirá esa puerta así que cuando se abrió entraron por ese lado, así que por mas que quise darme en la puerta me empujaron hasta que quede en el centro.

Pasaron dos estaciones y de nuevo se detuvo el metro, al principio todo estaba tranquilo pero entro mas gente lo cual hizo que estuviéramos mas apretados, yo solté mi bolsa y quedo entre mi muñeca y la espalda de una señora y ya no quedo espacio para una sola persona, pero pues no arrancaba e incluso había gente por fuera que trataba de buscar un hueco pero pues ya no había donde, pronto comencé a sentir una mano que me tocaba mis nalgas con cierta torpeza, hubiera querido voltear a ver quien era pero la situación en la que me encontraba no me lo permitia, poco a poco sentí como esa torpeza se relajaba y me la tocaba en forma de tal manera que la dejo ahí unos minutos.

Comencé a sentir cierta incomodidad pero pronto se convirtió en excitación ya que comenzó a sobarme de arriba abajo, subía bajaba por mis piernas hasta llegar a mis nalgas, las apretaba e incluso pasaba su dedo por en medio, eso me calentó demasiado tanto que me hizo dar un salto, el cual el señor de adelante volteo extrañado y yo haciéndome la desentendida voltee para abajo con la mano que tenia libre trate de quitarlo pero no podía ya que los espacios eran reducidos y no lo alcanzaba.

Pronto sentí un bulto que se acomodaba entre mis nalgas, no muy grande pero si algo gordo, comenzó a frotarlo de arriba a bajo y entonces me perdí, sentí delicioso y mi conchita se humedecía, me mordí los labios, me estaba encantando lo que ese tipo me estaba haciendo, sus manos me tomaban por las cadera y eso hacia que se restregara con mas fuerza, yo también accedí un poco y me hice para atrás parando mis nalgas de tal manera que el las tomara como quisiera.

Arranco el metro de nuevo y por unos instantes se retiro, pero después volvió son su manos y me volvió a pasar el dedo por en medio, luego con la mano derecha, paso por delante y trataba de meterme un dedo pero lógicamente no se podía mucho por los mallones pero aun así, sentía como presionaba mi conchita lo cual hacia que me doblara un poco y gozara de placer, luego repentinamente paro, me extraño muchísimo, pero aun así, no volteo mas bien no podía.
Pasaron dos estaciones y ya no me tocaba ,pensé que se había bajado sin darme cuenta, entonces fue cuando sentí de nuevo un bulto acomodándose entre mis nalgas de nuevo, pero esta vez ya no estaba en sus pantalones, no tengo ni la menor idea de cómo hizo para sacarlo ya que esta vez logre sentir por encima de mis mallones la forma de su pene, me quede atónita, entonces comenzó a sobarlo de nuevo, yo me resistía y solo cerré mis ojos pensando en que me penetrara se quien fuera, mientras pellizcaba y me tocaba como quisiera, comenzó a frotarlo mas rápido, parecía que me cojia, no tardo mucho cuando sentí húmedo mis mallones, no lo podía creer se vino encima de mis mallones, ahí fue cuando me quede pensando, se retiro y ya no me volvió a tocar.

Poco a poco fui acercándome a mi destino y la gente se iba bajando, por suerte mi suéter quedaba ligeramente largo y cubría parte de la mancha, entonces rápidamente baje y salí de la estación, luego pase junto a un carro y en el reflejo vi que tenia una mancha enorme de semen, me dio un poco de asco pero también me hizo pasar un rato muy agradable, limpie lo que quedaba y me fui a casa pensando en quien habría sido si un chavo o un señor, llegue a mi casa y me cambie, al quitarme el mallon y ver ahí la mancha me hizo recordar como se froto en mi.

Ahora cuando voy a mi escuela y regreso trato de que de nuevo me toquen, y si efectivamente me han seguido tocando pero nadie me ha vuelto a hacer lo mismo que aquella persona e incluso luego trato de adivinar quien seria entre tanta gente que se sube, esto se vive a diario tal vez no a este grado pero si hay mucho tocamiento, no se si yo fui la única chava que hasta ahorita ha llegado a ese extremo pero de una manera les digo a toda mujer que no se limite, tal vez ahí pueda encontrar un placer que en otros lugares no tienen pero eso si llévenlo hasta donde ustedes quieran .

Un beso enorme a todos, espero que les haya gustado mi vivencia, pronto seguiré con ustedes.

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato