De fiesta en casa

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

0.00 / 5 ( votos)

De fiesta en casa

Categoría: Infidelidad Comentarios: 0 Visto: 16491 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 18/02/2010, por: Anónimo

Hace unos días mi esposa y yo salimos de copas con unos amigos suyos, a eso de las 2 de la mañana, decidimos retirarnos y nos fuimos con ellos a nuestra casa, entramos y fui por unas bebidas mientras se acomodaban y mi mujer se ponía una ropa un poco más cómoda, una blusa de tirantes café que dejaba abierta gran parte de su espalda para poder tener un gran recorrido antes de empezar a jugar, y un pantalón azul de mezclilla pegadito que dejaba ver ese hermoso par de piernas, mi esposa mide alrededor de 1.61 metros, tiene un cabello negro y corto, unos ojos color almendra, una nariz pizpireta y unos preciosos labios que solo pueden ser comparados con la magnificencia al darles un beso, una piel suave y unos pechos que al excitarse se vuelven duros y suaves a la vez, y un trasero que pareciera que no deja de crecer.

Ahora volviendo a lo ocurrido aquella noche, llegando a la casa empezamos a tomar unos tragos y platicar, al poco de un rato mi mujer y yo nos fuimos a una habitación a pasar unos momentos juntos, ya antes habíamos fantaseado sobre situaciones en las que ella estuviera con otros hombres, por lo cual no debiera ser raro hablar de ello mientras jugueteábamos, estábamos quitándonos la ropa y decidí hacer un juego con una bufanda que se encontraba en el buro, así que le amarre los ojos, y lentamente fui quitando su ropa primero baje los tirantes de su blusa mientras pasaba lentamente mi respiración por su espalda y cuello, mientras con las manos iba bajando lentamente la blusa empezaba a acariciar sus pechos, después baje a su pantalón el cual me permitió apreciar sus piernas y como por instinto le brinde una nalgada, al terminar de desvestirla la recosté en la cama abordé a besarla suavemente cuando escuche un ruido en el piso de abajo supuse que alguien había tirado algo, le dije que se quedara quieta mientras maldecía no haber podido siquiera iniciar el juego me puse mi ropa y le dije que regresaba en un instante que no se moviera.

Al bajar vi que se había roto la mesa, uno de los muchachos ya tomado se tropezó y cayó sobre la mesa de vidrio, fui por alcohol, algodón y unas vendas, en eso Felipe apareció, no me había dado cuenta que no estaba en el piso de abajo, no le preste mucha atención y seguí viendo la herida de mi amigo, pero poco después me di cuenta de que ni Felipe ni Carlos estaban en la habitación, supuse habrían salido a fumar un cigarro al patio sin darle más vuelta al asunto, pasaron unos 5 minutos y les encargue a los demás que lo cuidaron, ya me iba a subir pero antes me asome al patio para ver donde andaban Felipe y Carlos pero no estaban ahí, por un momento sentí un escalofrió en el cuerpo subí las escaleras y empecé a escuchar gemidos.

Al entrar vi como mi mujer aun con los ojos vendados estaba chupando la verga de Carlos mientras que Felipe observaba, en eso se saco la verga de la boca y dijo mmm, si amor, dime no te gustaría que te estuviera chupando tu verga mientras alguien me llena el resto de mis agujeritos.
En eso cambiaron de lugar y Felipe agarro la cabeza de mi mujer y la jalo hacia su polla, chupo un poco y volvió a decir
Mmm que rica tienes la verga corazón, te gusta tu putita, y el volvió a jalarla a la verga, pero esta vez ella se detuvo y dijo que pasa, porque no contestas, y se quito la bufanda en eso vio que estaban ellos 2 ahí con las vergas de fuera, agarro y se hizo para atrás y les dijo que qué les pasaba que se salieran del cuarto, entonces Felipe le dijo
Pero no estás diciendo que te gustaría estar llena de otras vergas.

Es solo un juego entre mi marido y yo, ¿dónde está?
Nada, lo que pasa es que Sebastián se ha lastimado y lo está curando, pero mira que veo que por lo que le dices le excita verte con otros hombres, no te gustaría darle una sorpresa
¿Qué clase de sorpresa? Contesto mi mujer
Bueno, que te parece si te vuelves a vendar los ojos y te dejas hacer y cuando venga tu marido que parezca que tú crees que es el.

Pero están locos o que
Vamos, no estamos feos o no
Entonces Carlos comento
Aparte no me vas a decir que no te diste cuenta de que no éramos el, que mínimo entre nosotros 2 nuestras vergas no son muy parecidas.
Y es que era cierto que sus vergas no eran nada parecidas, la verga de Carlos era de un tamaño promedio pero la de Felipe era enorme y mucho más larga, cabezona y venosa, como para que ella no se hubiera dado cuenta de que no era yo. En eso vi como se sonrojo un poco
Bueno, por eso me detuve pensé que mi marido estaba muy excitado y yo también y por eso la sentía tan grande, pero no es nada de que no haya pensado que era él.
Tal vez, pero dime, no te gustaría que cumplieran su fantasía, como se pondría de cachondo de ver que al regresar estas con otro hombre.
¿Y si se enoja?
Tú no tienes de que preocuparte que no, tenias los ojos vendados no sabías que no era él, y nosotros podemos decir que estábamos pasando y te escuchamos decir que querías pollas en tu boca, y creímos que nos estabas insinuando que no sabíamos que era un juego entre ustedes 2.
Se quedo callada un instante y después hizo algo que no me esperaba “cerró los ojos”

Bueno quien me va a vendar dijo mientras mostraba una pequeña sonrisa
Así Felipe se agacho para venderla pero la sorpresa que se dio cuando al agacharse para recoger la bufanda que estaba en el suelo pudo ver como estaba yo escondido observando, ambos nos vimos pero no dijimos nada tomo la bufanda y le vendo los ojos entonces le acerco la verga y ella empezó a degustar mientras sus manos acariciaban sus muslos, así Felipe le hizo una seña a Carlos el cual volteo a verme entonces el agarro y empezó a acariciar las piernas de mi mujer.
Oigan esperen, como se va a creer que yo creía que era el si tu estas acá y tu allá abajo.

Tranquila yo observo y cuando vea que viene para acá uno de los 2 se quita, le dijo mi mujer mientras me guiñaba el ojo.
No opuso resistencia alguna y siguió chupando, mientras Carlos ya tenía bien abiertas las piernas de mi mujer y le empezaba a lamer, yo me fui acercando entonces Felipe dijo
Oye pero así no estabas hace ratito no andabas mencionando de que eras una zorra que quería pollas.
Mmm que a ti también te excita eso, ok, mmm amor que rica la tienes esta enorme pareciera que no fuera tuya, como me gustaría que tu amigo Carlos me estuviera lamiendo el clítoris mientras te la chupo, pero creo que 2 son pocas pollas para mí no crees igual y si invitas a Felipe he escuchado que tiene una verga de burro
Claro amor si gustas dije, entonces ella se congelo y se quito la venda rápidamente.
Amor, que… y no dijo más se quedo callada y volteo a ver a los 2 que la veían entonces Carlos empezó a lamerle con más fuerza que la hizo soltar un gemido
No, espérate dijo mientras él le seguía lamiendo y Felipe empalmo su verga hacia su boca, ella empezó a lamer y después se la saco de la boca y la empezó a pajear

Bueno, esto era lo que quieras ¿no? – Me dijo maliciosamente- porque no vienes y llenas a tu putita de semen, vamos que no creerás que no te vi escondido ahí
Decía y un segundo después se volvía a meter la verga en su boca.
La escena se había vuelto tan excitante me acerque y ella con su mano bajo el cierre de mi pantalón y en unos segundos tenia los pantalones en el suelo y ella dándome una gran paja, pudieron haber sido horas estando en esa posición por unos instantes el tiempo se volvió relativo hasta que ella se levanto se pego en la esquina de la cama en posición de cuatro dejando ver ese exquisito cuerpo y esa entrada celestial a la vista de los 3, Felipe trato de entrar pero ella lo detuvo diciéndole que no, que el al último que primero quería saborear esa enorme verga, y es que como la disfrutaba, mediría como unos 20 cm de largo, tal vez no muy gruesa, pero se le marcaban unas grandes venas que no podías dejar de ver como mi mujer pasaba su lengua entre ellas, y es que si hay algo que le encanta a mi mujer de una verga es su textura, y esta era tan cabezona y con 1 vena que recorría todo su glande, ella seguía chupando como niño con juguete nuevo, en eso agarre y empecé a penetrar suavemente a mi mujer, se sacó la verga de la boca y solo dijo, con fuerza, lo quiero duro, sino puedes dile a Carlos que te ayude cornudo, empecé a embestirla con una mayor fuerza, mientras ella no paraba de chupar, durante ese tiempo Carlos se estuvo pajeando hasta que se dirigió hacia la cara de mi mujer y le pidió que se la chupara un poco antes de eyacular, ella se quito unos segundos la verga de Felipe para chupar la de Carlos unos segundos pasaron antes de que Carlos le dijera que se iba a venir y sacara la verga de la boca de mi mujer y se hiciera hacia otro lado, pero ella la tomo y se vació toda la leche en la cara, parecía no había tenido mucha acción en buen rato, pues soltó montones de semen, después de eso mi mujer me dijo cornudito ve y siéntate a la esquina si y agarro a Felipe y lo acostó en la cama y lentamente su subió en el, poco a poco fue insertando esa gran verga dentro de su vagina, al principio parecía dolerle pero poco a poco se veía que lo disfrutaba mas, al tenerla toda dentro me pidió que fuera hacia ella y

mientras se cabalgaba me chupaba el pene, minutos pasaron y tuvo su primer orgasmo, su boca desprendía saliva a cantidades y sus líquidos abajo empapaban las piernas de Felipe, 3 orgasmos calculo tuvo antes de que Felipe se viniera y al sentir esa explosión me dio una mordida en el pene que me hizo sacar todo lo que tenia adentro, después de eso caímos rendidos, ella me abrazo y me dijo espero que te haya gustado corazón, me voy a bañar y cuando regrese espero estemos solo tú y yo, se levantó dio un beso a los 2 muchachos y se retiro al baño, ellos 2 se bajaron de nuevo a la fiesta o eso creo porque mi adorable esposa tardo todavía un poco más de tiempo en regresar del baño, al poco tiempo regreso bañadita, cerró la puerta, nos dimos un apasionado beso, se recostó en la cama y me pidió un masaje el cual le di con mucho gusto, para después recostarnos abrazados hasta quedarnos tiernamente dormidos.

P.D. esta es solo una fantasia un pequeño sueño que tuve, ahora si algo podria excitarlos es que tambien este relato lo leyo mi pareja y le realizo algunos cambios, bueno pasen buenas noches.

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato