Mi esposa, su amigo y yo…

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

5.00 / 5 (1 votos)

Mi esposa, su amigo y yo…

Categoría: Infidelidad Comentarios: 0 Visto: 10659 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 11/04/2010, por: Anónimo

Después de que mi esposa Marichu me confesó que fue amante de su mejor amigo Renzo, me pidió que la dejara por última vez coger con él. Ya que venía de visita a la ciudad a la boda de una amigo de él y nos había pedido quedarse en la casa. Argumentando que siempre había contado con él como amigo, solo que el sexo se dio y la carne es débil pero no quería perder su amistad, ni tampoco arruinar nuestro matrimonio, por lo que me pedía dejarla tener sexo con él, esa noche y me prometía invitar a una de sus mejores amigas y compañera de trabajo Letizia y emborracharla para que yo me la cogiera, ya que alguna vez le confesé que me gustaba y la verdad es que esta muy buena.

Después de pensar un rato accedí, pero la condición era que estuviera presente, para cual ella accedió. Ya en la noche en la cena con Renzo, después de las trivialidades ella le dijo a él, ya hable con él y me dio luz verde. El se puso rojo y me miro, pidiéndome disculpas, porque estaba enterado como me había enterado de sus relaciones con mi vieja, lo cual le dije, que no había bronca pero le pedía que fuera la última vez; el asentó y seguimos tomando hasta que ya no había más en las 3 botellas de vino.

Ya era muy de noche cuando Marichu me pregunta: “¿Sí te doy una mamadita te vas a dormir y me dejas con Renzo?”, a lo cual le dijo que sí, para la cual ya estábamos en la sala, yo casi enfrente a Renzo y ella en medio, ese día Marichu, se puso un vestido de una sola pieza corto que dejaba ver sus muy torneadas piernas y un escote que dejaba ver su hermosos y duros pechos, sin sostén. Ella se inclina sobre mí y me baja el cierre sacando mi miembro y empieza a mamármelo con muchas ganas, lo cual ni Renzo se esperaba ya que el va a la cocina por otra botella y ser sirve una copa que termina de un sorbo ocupando de nuevo su lugar, si quitarle la vista al culo de mi mujer. Después de un rato ella, se incorpora y al ver la cara de Renzo le pregunta si le gusta lo que ve, él contesta que sí que su culo es el más hermoso, levanta la cara y me mira preguntándome: ¿no te gustaría a ti verlo?, lo que le contesto que sí extasiado.

Ella se levanta y va directo a Renzo le baja el pantalón y empieza a mamarle el pene, mientras yo veo su culo y coño ya húmedo transparentándose bajo su tanga, ya que su vestido en esa posición no cubría nada, lo cual me excita aún más por lo que me bajo el pantalón y le bajo a Marichu su tanga y empiezo a penetrarla, lo cual la excita también más y empieza a mamarle la verga Renzo más rápido, Renzo, al ver lo sucedido le empieza a quitar el vestido para empezar a mamarle los senos a mi vieja, mientras me la cojo por detrás casi de perrito, los gemidos de placer inundaban la casa, sin decir nada mi mujer se da la vuelta y me da un beso y me pide que me acueste en sillón y empieza a hacerme una chaqueta con sus senos dejando su coño dispuesto para Renzo, el cual entra sin remordimiento, haciendo gritar y gemir de placer a mi vieja con cada penetración que recibía.

Después de un rato ella me dice: “al oído quiere que culees, que me metas por el ano”. Ella se para y acuesta a Renzo, y se sienta sobre de él cabalgándolo, pero de tal manera que me deja libre su ano, al ver que solo los miraba, ella se voltea y me dice: “te estoy esperando, entra ya”, a lo cual me pongo y le pongo lubricante y de un solo golpe la penetro por el ano, a lo cual lanza un alarido de placer que todavía tengo en mis oídos.

Gusto minutos después terminamos los tres a la vez, lo cual nos postramos sobre los sillones mientras Marichu, empezó a limpiarnos con su lengua nuestras vergas.Después me levante y me fui a dormir, unas horas después me despertaron algunos gemidos de Renzo y Marichu, a lo cual no le di importancia, me volví a dormir.

Soñando y disfrutando lo que vendría la próxima semana cogerme a Letizia, la compañera de mi mujer.

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato