En honor a mi hermosa e inteligente hermana.

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

Categoría: Amor Filial Comentarios: 0 Visto: 17724 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 28/01/2011, por:

Vivo en una pequeña ciudad, con muchos arboles, donde hay mujeres bellas, y cuando tienes fortuna puedes ver con un lente de largo alcance a la joven vecina cuando se quita la ropa.

Esta es una historia de amor verdadera, como la de cualquier otro joven estudiante, escrita en honor con gratitud a mi hermosa e inteligente hermana Lucia. Desde chaval he sido muy envidiado por mis compañeros de clase, quienes decían que soy muy afortunado de tener por hermana a una de las mujeres más hermosas del colegio, por ello Lucía tenía muchos pretendientes. Ella en su físico es muy Blanca, delgada, estatura media, grandes ojos verdes, de cabello largo rubio obscuro natural ligeramente ondulado por lo que con los rayos de sol se ve rubio brillante, tiene hermoso busto medio grande, y nalgas levantadas, siempre es alegre, respetuosa, posee piernas torneadas. Razón por la cual constantemente le sugerían constantemente ser “Modelo Profesional”, en muchas ocasiones participó como edecán en la escuela, para eventos como llevar la bandera, y los directivos la invitaron siempre para hacer las presentaciones en eventos deportivos y académicos en la escuela.

Siempre la admiré por ser estudiosa, mi íntima consejera y amiga, lee muchos libros, es muy amable, sabe cocinar sabroso, excelente jugadora de Tenis, (probablemente ese deporte le hizo el cuerpo escultural), tiene muchas amigas a quienes las llevaba a jugar a su recámara, (jolinees, ellas me hubieran invitado a jugar con sus amigas, a puerta cerrada como lo hacían entre ellas). En todo momento me lleve bien con ella, es muy cariñosa conmigo, y en muchas ocasiones, me invitó a jugar con sus muñecas y a la comidita, por eso también le vi las bragas en muchas ocasiones.

En algunas ocasiones como es normal entre hermanos, la pude contemplar desnuda o semi desnuda, cuando mi mami al entrar a la recamara de mi hermanita abría la puerta para pasar, ahí estaba Lucia de pie sin ropa, por lo que la veía en muchas ocasiones en la perfección de su físico, también la contemplé cuando ella creyó estaba únicamente mi mami, y en forma habitual salía del cuarto de baño desnuda sin cubrirse por estar desnuda frente a mi mami.

En una ocasión nuestros padres fueron a una ciudad cercana, por lo que estaríamos los dos solos todo el fin de semana.

En esa mañana al terminar de bañarme, me puse una toalla, fui a mi recámara, entonces mi hermana estaba sentada en una silla tejiendo en ese lugar, lo hace por hobby pero estaba sentada junto a mí cama. Cuando ingresé ella dijo: “vístete aquí mismo estamos solos en la casa”, por ser hermanos es normal que algunas veces ella me había visto desnudo sin ningún sobresalto porque ella es muy discreta, amable y sabe que eso es un secreto entre hermanos.

Al quitarme la toalla recordé que hacia tiempo que Lucia, no me había visto mi pene, por lo que me puse frente a ella para que lo pudiera ver mejor, al ver su rostro me percate que ella tenia fija su mirada en mi pene, al verla tan hermosa se me erecto, traía puesto camisón de minifalda azul, y ella dijo con risa: “se te ha puesto grande”, a lo que le respondí con la verdad “el pene tenia muchas ganas de saludar a su hermana”, entonces ella riendo subía y bajaba la mirada para ver mi pene muy erecto, comento “acércate para que pueda saludar a esa preciosidad”, al estar a corta distancia ella con su mano derecha acaricio la parte superior de mi pene de adelante hacia atrás como si fuera un gato, durante cinco segundos por lo que cada vez que lo acariciaba tenia un sobresalto mi pene, en ese instante le escuche decir “puedes saludarme cuando quieras, eres muy guapo y hermoso”, refiriéndose al pene claro.

Después comencé a acariciarle sus hombros, me pércate que sintió agradable porque pujo con su voz suave, entonces aproveche la ocasión para decirle “te voy a dar masaje”, llevarla a recostar sobre mi cama, continúe dándole masaje le bese la frente, ella acostada le subí discretamente el camisón y vi su hermosa braga de color azul, entonces tuve la necesidad de frotar de forma suave con mi dedo su clítoris por encima de su braga. Al hacer esto inmediatamente Lucia tomo con su mano derecha nuevamente mi pene. Lo agarró con toda la mano desde la base jalándolo constantemente de abajo a arriba, posteriormente se puso de lado para lamer mi pene por instinto de mujer en forma automática sin que yo se lo pidiera, sentí como su lengua hacia círculos en el glande, mientras constantemente le frotaba suavemente su clítoris el cual sentí como creció en tamaño, (estaba sentado lateralmente de manera que con mi brazo entendido fácilmente alcance su clítoris, mientras que simultáneamente Lucia siguió lamiendo), al sentir su braga húmeda procedí a quitársela.

En ese momento contemplé muy de cerca su bello púbico castaño claro en forma de abanico, con un hermoso clítoris rosado el cual procedí a lamer sin detenerme, (el clítoris tiene un sabor muy agradable y se siente como de baso de unicel), coloque sus piernas sobre mis hombros para que estuviera más cómoda, ella continuaba estando acostada, cuando al minuto de tiempo, sus muslos de sus piernas que estaban a los lados de mis mejillas comenzaron a contraerse contra mis mejillas rítmicamente cada dos segundos, al escuchar su discreto gemido de placer, se que tuvo un orgasmo, en ese momento escuche que Lucia me dijo. “sigue lo haces muy rico”, y comenzó a pujar fuerte, (afortunadamente no se escucho en las demás casas por haber cierta separación de las otras). Nos enseñamos mutuamente a tener buen sexo oral.

Después de unos minutos Lucia se enderezó de placer, por lo que en ese momento procedí a subirle el camisón para quitárselo, entonces ella me abrazo y me beso en la boca, pude ver su hermoso busto medio grande con una gran aureola rosa y pezón muy grande. (No soy jactancioso, pero mi hermana tiene un busto muy hermoso).

Entonces me acomode para maniobrar con mi mano mi pene para colocarlo frente a la entrada de su vagina, estaba muy apretada pero despacio y con fuerza fue entrando poco a poco, mientras ella pujaba de placer, percibí su vagina humeda y muy caliente, por eso mi pene se hizo más erecto. ( le introduje el pene despacio para no romper el himen que es elástico, así evitar el sangrado). Tenia la agradable vista del busto medio grande de Lucia cuando se movía rítmicamente en forma circular. Con mucho placer la penetre, ella daba sus movimientos, entonces en ese momento me percate que la vagina de Lucia, presionaba a mi pene con fuerza pero rítmicamente como si fuera una mano su musculo (algunos amigos después me informaron que a ese reflejo muscular se le llama perrito), lo cual provoco que me corriera dentro de ella, vi como Lucia sonreía de asombro porque me comento que sintió muy agradable el esperma caliente entrando, al sacarlo ella dijo con amor “te limpio el pene”.

Después de descansar recostados unos minutos Lucia por instinto de mujer se acerco a mi pene para introducirlo a su boca, sentí como embonaba en la parte superior de su boca, con su lengua acariciando la parte inferior de mi pene me provocó gran placer, entonces me percate que poco a poco mi semen lo estaba va succionando, o sea “verdaderamente me mamó mi pene”, (después me comento que eso lo hizo porque sabe sabroso, y le ayuda a cuidar su piel ya que es muy blanca). Tengo la certeza de que al haberlo probado ahora es fan de mi pene, porque cuando lo ve sonríe como si quisiera hacer una travesura consistente en usar mi pene como su dildo (juguete).

Al término del día, convenimos que éste sería nuestro secreto entre hermana y hermano. Existe una frase que usamos mis compañeros estudiante: “Somos hermana y hermano, lo que haya sucedido es como si no hubiera pasado”, a esta frase Lucia siempre responde: “Todo puede pasar”. ¿Verdad?. Un dato importante consistió en el comportamiento normal de Lucía, y yo por mi parte, también cumplí con el comportamiento habitual. Esperaba con ansias el fin de semana para decirle al Lucía, “¿te acuerdas de?”, cuando ella me respondía que si, al haberla tratado muy bien anteriormente accedía, siempre y cuando estuviéramos los dos solos en la casa. Siempre procuramos entre nosotros enseñarnos cosas nuevas, es decir, ella me enseñaba secretos de mujer, y yo secretos de hombre, hasta aprendimos diferentes poses de acto sexual, por travesura y saborear mutuamente nuestros cuerpos. Con gran alegría yo comentó el “haber saboreado el delicioso fluido que humedece la agradable y caliente entrada de la vagina de mi hermana Lucia”. Es una hermosa experiencia que nos da mucha alegría.

Una amiga intima de mi hermana Lucia, de nombre Susy me comentó que ahora ella no necesita “dildo” porque ahora tiene uno de verdad a su servicio. Después de varios años de amor filial, me enteré que dicha amiga aconsejo a mi hermana para animarla a que conociéramos la maravillosa experiencia del amor filial, ya que ella Susy a su vez tenia esta misma vivencia con su propio hermano mayor. Gracias Susy, porque tuvimos la fortuna de comprender lo que significa esta grata experiencia de amor filial.

Claro esta que esto no lo comentamos con todos porque es secreto entre hermanos, y ella sigue siendo la misma mujer atenta, nadie se ha dado cuenta, y sólo comentamos lo que pasó entre nosotros para revivir nuevamente nuestra experiencia. Cuando no están nuestros padres, no desperdiciamos la oportunidad de aprender más cosas del Amor filial.

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato