Novios calientes

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

0.00 / 5 ( votos)

Novios calientes

Categoría: Primera vez Comentarios: 0 Visto: 15965 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 03/10/2010, por:

Pues este es mi primer relato, espero les guste.

Antes que nada, yo soy una <span><a class="hilight" onMouseOver="driveAd(‘chica’); displayAd();" onmouseout="hideAd();" href="javascript:void(0);" target="" id="href_chica">chica</a> </span> mexicana de piel blanca, cabello negro no muy largo y ojos grandes y color miel. Soy de estatura… media? Mido 1.60 y tengo 19 añitos. De cuerpo pues me han dicho que estoy muy bien. No soy demasiado delgada, pero pues la verdad es que tengo lo mío en pechos y nalgas.

En fin, esto pasó a la edad de 16, con el que era entonces mi novio. Lo conocí en la escuela y duramos como 5 meses. El era atletico y guapo, la verdad, tenía un trasero perfecto y su pene era tamaño promedio.
Casi desde que empezamos a andar hablabamos de <span><a class="hilight" onMouseOver="driveAd(‘sexo’); displayAd();" onmouseout="hideAd();" href="javascript:void(0);" target="" id="href_sexo">sexo</a> </span> y fajábamos constantemente, pero yo aún no quería tener relaciones. De lo que me perdía!

Un día estábamos el, una parejutay yo en casa de mi amigo, cuyos papás estaban fuera. Ellos estaban pisteando y mi amiga y yo platicabamos. En eso, entre el cotorreo y de puro morbo le dijimos a los chavos que si se les hacían sexys dos chicas besandose
-Obvio!!-dijeron ellos
Ante la respuesta, ella y yo nos miramos con picardía y nos dimos un beso… pero uno de aquellos! Y es que ella y yo somos de mente muy abierta y nos conocíamos desde hacía mucho tiempo. Los chavos al instante se pararon y se nos quedaron viendo. Al principio se sacaron de onda, pero la verdad es que tanto nosotras como ellos andabamos bien prendidas.

Después de aquel beso con ella, voltée con mi novio y le dije al oído con la voz más sensual que pude
-hoy quiero ser tuya, <span><a class="hilight" onMouseOver="driveAd(‘amor’); displayAd();" onmouseout="hideAd();" href="javascript:void(0);" target="" id="href_amor">amor</a> </span>
El me cogió de la cintura y comenzó a besarme el cuello y la oreja. Los otros dos andaban en lo suyo también, pero ellos se fueron al cuarto y nosotros nos quedamos en el sillón.
Mi novio me besaba y a cada momento sentía como su pene crecía bajo el pantalón. Poco a poco baje mi mano y comencé a acariciarlo por arriba de la ropa.
Al cabo de un rato, me acostó sobre el sillón de la sala y me bajó el pantalón. Comenzó acariciandome por arriba de la braga un y luego fue haciendola de lado y me metió dos dedos. Yo empecé a gemir y podía sentir como se excitaba más el con cada gemido que yo daba. De pronto comenzamos a escuchar gemidos que venían del cuarto de mi amigo. De puro morbo nos asomamos un poco y estaban en pleno sexo anal. Ambos parecían disfrutarlo tanto que inevitablemente nos excitamos mucho más.
Hugo, mi novio, me cogió de nuevo y me cargó y entre besos me llevó y me recostó en el sillón otra vez.
En un dos por tres me quitó toda la ropa y solo dejó mis bragas que ya estaban super mjadas. El tambien se quito lo suyo y luego me trató un poco más brusco.
Y la verdad es que me encantaba cuando se portaba así. Bajo de mi cuello y entre besos, lamidas y mordiscos llegó a mis pezones. Yo no lo podía evitar, lo disfrutaba demasiado, y a cada chupetón que daba soltaba pequeños gritos de placer.
Poco a poco fue bajando hasta mi coño y parecía un experto en eso! Me metía su lengua y yo lo disfrutaba como nunca habia disfrutado nada más.
Entre los gemidos de mis amigos y el placer de mi novio, no pude resistirme más y le gritaba que me cogiera, que me hiciera suya, que no quería esperar más a que me penetrara por completo.
Casi al instante cumplió mi petición y con una embestida me metió toda su cosa dentro de mi. Debo admitir que dolió en un principio, pero después con sus movimientos rítmicos el poco dolor se convirtió en muchísimo placer.
Yo sentía delicioso sus bolas golpeando contra mis nalgas y mi coñito lleno de su polla tan dura y caliente. Luego de un ratito así, de misionero, me cogió por la cadera y en un agil movimiento me puso a cuatro. Desde entonces es mi posición preferida.
Me daba duro y me nalgueaba mientras gemía y me gritaba que dijera su nombre. No sé cuando dejamos de escucharlos a mis amigos, pero yo hacía todo cuanto el me pedía. Le encantaba que gritara su nombre entre frases morbosas y gemidos mientras me nalgueaba.
Me embestia y de repente, poco a poco iba metiendo un dedo en mi culo. Sentí muy extraño al principio, pero luego aprendí a disfrutarlo.
Duramos un rato así, gimiendo, disfrutando, mientras mis tetas colgaban y rebotaban y mis nalgas quedarban un poco rojas y nos vinimos al mismo tiempo. Fue tan excitante sentir su leche en mi coño virgen.
Qeudamos exhaustos, abrazados en el sillón, besándonos como nunca y aún super calientes…

Claro que después esto se volvió a repetir muchas veces, pero eso es otra historia :)

espero les haya gustado mi primera vez… comenten

<3

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato