MI PRIMERA VEZ CON LA NOVIA DE MI AMIGO

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

Categoría: Primera vez Comentarios: 0 Visto: 13575 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 09/04/2012, por: Anónimo

Antes que nada me gustaría señalar que este es mi primer relato, además les contaré acerca de mi primera vez, soy un chico y mi primera vez fue con una linda niña llamada Nayeli, una chica de 1.60 delgada, tés morena, busto pequeño pero muy redondito, trasero redondo y muy firme, ojos grandes y café, labios gruesos, ambos (if you know what i mean)
En fin, en aquel entonces yo tenía 18 años y solía hacer ronda con tipos mayores que yo alrededor de 20 años todos , y una chica se unió al grupo ella era Nayeli que en aquel entonces tenía 20 años, inmediatamente todos quisimos cortejarla, pero yo me sentía en clara desventaja por la edad. La persona que llenó las expectativas de Nayeli fue mi mejor amigo Beto que tenia 21 años, después de un tiempo ella decidió mudarse con el y todo iba bien entre ellos.
Algún tiempo después tuve que llamar a casa de Beto pues el iba a ayudarme con algunos deberes del colegio, contestó Nayeli, y dijo que Beto no estaba en la ciudad por cuestiones del trabajo, pero que ella podía ayudarme (Sinceramente era muy inocente y jamás pensé que pasaría lo que ocurrió después), así que quede en ir a su casa después del colegio y el entrenamiento de soccer que tenía.
Esa tarde llegue con la ropa de soccer a la casa de Beto y llame a la puerta, atendió Nayeli, la cual vestía unos jeans ajustados y rotos por las rodillas y cuando se volteó pude notar que estaban también rotos del trasero, y dejaban ver un poco una ropa interior de encaje que hizo que me pusiera muy nervioso al instante, vestia una blusa blanca y muy delgada, que dejaba ver también un sujetador de encaje negro, que me hizo ponerme aun mas nervioso y me provoco una leve erección que trataba de disimular con mi mochila.
Pronto nos pusimos en marcha con mis deberes, pero a los 15 minutos nos dimos cuenta que ella era peor para eso que yo, así que decidimos ver una película, había comprado la película de Caligula, yo tenía la duda por verla, pues a pesar que era virgen, era también muy pajero y me gustaba el porno. Cuanto mas subía de intensidad la película mas cachondo me ponía y podía notar por el rabillo del ojo como Nayeli empezaba a acelerar un poco la respiración mientras una mano se escondía entre sus piernas y la otra rozó mi mano “por accidente”, entonces entré en pánico y salí huyendo al baño con una notoria erección entre mis piernas.
Un dilema moral atravesó mi mente, pues por un lado, ella era la novia de mi mejor amigo, pero por el otro, la tia estaba buenísima, y yo estaba cachondo y también por lo que pude notar ella se estaba calentando, ganó mi parte moral y estaba decidido a salir huyendo de la casa, cuando atravesé la puerta la vi al exterior del baño con los pezones que se notaban a través de la blusa, y con una cara de deseo que jamás había visto en una mujer hasta ese entonces, me dijo que le excitaba mucho mi cuerpo (nunca fui un galanazo pero tenia un cuerpo muy atlético por los entrenamientos de soccer), y sin pensarlo nos empezamos a besar, ella me arrastró hasta la sala y me derrumbo en ella, se quitó de un golpe la blusa y el pantalón y por fin dejó ver su precioso conjunto de ropa interior, comenzamos a besarnos con mas intensidad, ella rosaba su entrepierna en mi pene ya erecto, mientras mas nos besábamos empezaba a ser mas ruda, frotaba mas fuerte y empezaba a morderme la boca y el cuello, yo estaba extaciado y a la vez sorprendido, puesto que jamás había experimentado algo así, a pesar que yo presumía que ya había tenido relaciones con decenas de chicas, todo era falso ya que yo era virgen.
Ella me despojo salvajemente de la camisa, (después me di cuenta que la rasgo un poco) y me dijo que la hiciera suya, me volvió a sacar de la sala, pero esta vez me dirijió hacía su habitación y puso el cerrojo, supe en ese momento que la cosa se ponía sería, se recostó en la cama y me dijo que le hiciera lo que quisiera, Vaya que me puso en un grave predicamento, pues mi inexperiencia quedaría al descubierto de inmediato, por suerte se atravesó en mi camino “casualmente” una botella de chocolate líquido que había en su buró y decidí rociarle un poco por el cuello y comencé a devorarlo suavemente, proseguí para quitarle el sujetador y aquellos pezones morenos quedaron al descubierto, tan duros como los había visto unos pocos minutos atrás, vertí un poco mas de chocolate en ellos, y comencé a lamerlos, empecé casi de inmediato a escuchar gemidos provenientes de su boca, al principio eran suaves, pero mientras mas lamía mas fuertes se volvían.
Era virgen, pero no era estúpido, me dejaba guiar por mi instinto, mi deseo y todas las pelis pornos que había visto, y comencé a descender por su estomago hasta detenerme unos instantes en su ombligo, los sonidos se volvían cada vez mas fuertes y eso me excitaba bastante (hasta la fecha lo sigue haciendo) asi que los dos sabíamos cual era el siguiente paso, la despojé de sus bragas, que para ese entonces ya estaban algo humedas, y vertí otro poco de chocolate en su vagina, y comencé a lamer, suave, por los costados, un gemido mas profundo salió de sus labios, sus manos enredaban mi cabello y apretaban mi cabeza a su sexo, seguía lamiendo, una combinación de dulce y agrio invadía mi lengua, pero eso me gustaba, ese coño depilado me había logrado sorprender mas de lo que pude haber imaginado, mi pene estaba a punto de explotar sin haber sido aun tocado, pero sabia que debía contenerme, así que seguí lamiendo siguiendo un consejo que vi en una peli, escribi con mi lengua en su clítoris todo el alfabeto hasta que de pronto una oleada de gemidos se dejo venir pidiéndome que acelerara, yo solo obedecí y no tarde mucho en sentír esa dulce y a la vez ácida miel recorriendo mi boca, había logrado que se viniera sin experiencia alguna.
Después ella decidió tomar la iniciativa, y solo me dijo que le tocaba devolverme el favor, me tiro de la cama, sobre la alfombra, y se sento encima mio, con su sexo húmedo y al desnudo comenzó a frotarse sobre el mio cubierto aun por mi bóxer y mi pantalón, y me llenó todo de chocolate, comezo a devorarlo salvajemente, me mordía cada tanto, era doloroso, pero esa sensación me gustaba demasiado como para pedirle que parara, cuando llego a mi pantalón, sentí mi polla mas dura como jamás la había sentido, ella la tomo entre sus manos y dijo, buen tamaño para tu edad, pero aun le falta crecer un poco, y la apretó con ambas manos, sentía que me venia, pero sabia que debía aguantar un poco mas, después ella también rocio un poco de chocolate en mi pene y empezó a lamerlo, suavemente, la punta de su lengua con la punta de mi casco, yo sentía mis latidos en dos lugares diferentes, en mi pecho y en mi pene, pronto comenzó a lamer todo a lo largo y a lo ancho, yo estaba en otro mundo, sentía algo en extremo placentero, pronto no soporte y me vine todo en su boca, ella trago gustosa y me dijo que esto aun no terminaba.
Se paro de golpe y nos hizo subir de nuevo a la cama, me dijo que mientras “me recuperaba” podía jugar con su botón y asi lo hice, repito, no tenia experiencia alguna, pero tanto porno al fin dio sus frutos, comencé acariciando suavemente su sexo, y asi fue como inserte mi dedo medio dentro de su vagina, solo logre escuchar un gemido y sus manos apretaron mi espalda, estaba muy caliente ahí dentro asi que comencé a hacer el clásico mete-saca con mi dedo (debo confesar que me porte un poco rudo y torpe pero parece que eso a ella le excitaba mas) pronto fueron dos y tres dedos los que logre introducir en su vagina, a cada paso que daba le seguía una oleada cada vez mas fuerte de gemidos, no paso mucho para que volviera a sentir mi polla igual de dura que la primera vez, en ese momento supe que estaba todo listo, saque mis dedos y ella me volteo a ver a los ojos, asi que puse mi miembro duro y palpitante a la entrada de su vagina y empuje con fueza, entonces sentí como sus uñas se clavaron en mi espalda, eso me excito aun mas, si es que se podía, y comencé a embestirla duramente, era nuevo lo reitero pero solo me deje llevar, ella gritaba cada vez mas fuerte, y mientras ella mas gritaba yo seguía embistiendo cada vez mas excitado, hasta que sentí otra vez de nuevo esa oleada humeda, y sus uñas se clavaron mas duramente en mi espalta, eso fue demasiado para mi, deje salir todo lo que llevaba dentro, terminamos los dos a la vez, y nos quedamos recostados en la cama, cuando me di cuenta ya pasaba de media noche, asi que decidi quedarme en casa de mi amigo a concluir los deberes, o al menos eso fue lo que le dije a mi madre. Después de eso ella se embarazo y se caso de otro tipo, hace poco nos reencontramos, ahora soy mucho mas experimentado, y nos seguimos escapando, lo pasamos de lujo, y ella sigue sin creerme que aquella vez fue mi primera vez.

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato