Por que me gusta tanto el sexo anal

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

Categoría: Sexo Anal Comentarios: 0 Visto: 18176 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 08/10/2009, por: Anónimo

Hace unos dias me preguntaba un amigo por que me gusta tanto el sexo anal, y me puse a contarle lo siguiente:

Cuando era adolecente tenia los clasicos novios de "manita sudada" , de esos que solo te toman de la mano y te dan uno que otro beso tierno, nada de agasajo ni lujuria yo creo que es por la inexperiencia de ellos ya que la mayoria eran de mi edad entre 16 y 19 años otra tal vez por respeto o por miedo a que no les permitiera caricias atrevidas y se pudiera terminar la relacion.
Conoci en un antro a un muchacho de 25 años yo tenia 16 me parecio de lo mas atractivo y congeniamos en muchas cosas, el era lic. en contabilidad yo cursaba el bachillerato pero aparentaba mas edad y le dije que tenia 19 no queria que pensara que era una niña, traia un vestido negro de lycra corto, y totalmente pegado al cuerpo, strapple lo que me permitia utilizarlo sin brasier y me encantaba que todas las curvas de mi cuerpo resaltaran con un mini bikini de encaje el cual se notaba bajo la delgada tela del vestido.

Desde que empezamos a bailar sentia sus manos en mi espalada que me acariciaban y me repegaban a su pecho, era alto, atletico cuerpo trabajado de gimnasio podia sentir su tremenda ereccion en mi entrepierna y empece a tener sensaciones desconocidas para mi, no es que antes no me hubieran repegado en un baile era algo diferente un calor que recorria mi cuerpo y me hacia temblar por dentro me empezo a besar como nunca lo habian hecho sentia como su lengua exploraba mi garganta, acariciaba mi lengua y la entrelazaba con la mia, esos besos cumplieron su cometido y me prendieron de deseo y lujuria no me podia desprender de esos labios que me despertaron e iniciaron en ese arte inexplorado para mi.

Me pidio que salieramos a tomar aire, mi cabeza era un caos sentia que mis piernas temblaban, mis mejillas me ardian y el corazon se me salia del pecho, el antro estaba a la orilla del mar rodeado de palmeras y en cuanto salimos pude sentir la brisa aclarando un poco mis pensamientos. Siempre he utilizado el cabello largo y ese dia lo traia suelto, él empezo a acariciarlo y a besarme nuevamente diciendome cuanto le gustaba y todo lo que me deseaba al mismo tiempo ponia una de mis manos en su abultado pantalon, yo la quite inmediatamente asustada, siguio besandome y acariciarme el busto por encima del vestido, mis pezones respondieron al tacto y se endurecieron al sentirlos tiro del vestido de la parte de arriba y se prendio de ellos haciendome jadear de deseo, metio una mano por debajo y me empezo acariciar mi pucha, sus dientes mordisqueaban mis tetas lamiendolas y estrujandolas saboreandolas de una manera que hacia que me retorciera de placer gimiendo y pidiendo que me las chupara mas, para ese momento mi panocha estaba totalmente mojada y caliente hizo a un lado el bikini y metiendo primero un dedo en mi humeda cueva, luego dos, lo escuche desabrocharse el pantalon y sacar toda su verga en plena ereccion goteando a punto de explotar y ni siquiera lo habia tocado, jadeaba de pasion y murmuraba que se moria de ganas por cojerme, al sentir sus dedos acariciar mi clitoris me vine en un orgasmo lleno de espasmos que recorrieron mi cuerpo y me dice tan pronto? yo no sabia ni siquiera que era eso que habia sentido y al notar mi nerviosismo me pregunto que me pasaba, le tuve que decir que era virgen e inmediatamente note su desilucion en la cara no puedo creerlo me dijo tienes un cuerpo tan antojable que cualquiera pensaria que era una experta en hacerlo.

Nos hicimos novios pero siempre terminabamos en esos agasajos demasiado calientes el piediendome que me dejara cojer y yo negandome por que aunque me moria de deseo deseaba llegar virgen al matrimonio habiamos llegado al acuerdo de que iba a respetar mis deseos muy a su pesar.
Fui a visitarlo a su casa por que se enfermo vivia con un hermano, pero ese dia estaba solo, en el tiempo que teniamos saliendo juntos no me habia atrevido a entrar al departamento, pero pensando que se sentia mal asumi que no iba a estar muy insistente.
No en balde tenia temor, ese hombre causaba en mi una dominacion completa en cuanto me sente a la orilla de la cama empezo el agasajo prendiendome al instante de un deseo que sentia que me quemaba por dentro, me quito la minifalda que traia y la blusa me tendio de espaldas a la cama y empezo a mamarme mi pucha y mi culo, que es esto pensaba yo mientras me lo hacia, no podia creer que estuviera gritando que ya me la metiera, me chupaba mis tetas cuando abrio mis piernas y poniendose saliva en su verga la puso en mi culo y me dijo que no me preocupara que iba a seguir siendo virgen pero que necesitaba hacerme el amor, yo le dije que me hiciera lo que quisiera abandonandome en el placer que me brindaba, al sentir la cabeza de su verga penetrar mi culo pegue un grito de dolor y me decia que se me iba a pasar poco a poco la fue metiendo mientras acariciaba mi clitoris, cuando sintio que habia entrado toda empezo a moverse y a decirme que tenia un culo riquisimo yo gritaba de dolor y placer pero no queria que parara tras un rato de movimientos empece a decirle que asi me gustaba exploto dentro de mi adolorido culo aventandome chorros y chorros de leche caliente haciendome terminar como nunca lo he vuelto a sentir.

Al vestirme me pidio disculpas y le dije que no se preocupara que lo habia disfrutado mucho y que lo volveriamos hacer.
Como no va a gustarme el sexo anal si fue lo primero que probe? creo que a cualquier mujer sabiendola llevar lo disfruta.

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato