El dolor de una esposa

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

0.00 / 5 ( votos)

El dolor de una esposa

Categoría: Transexuales Comentarios: 0 Visto: 14466 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 28/02/2010, por: Anónimo

Nací en una familia adinerada. Mi padre fué el fundador de una gran empresa de hoteles a nivel internacional. Siempre he vivido de las rentas de mis padres, nunca he trabajado ni tengo intenciones de hacerlo algún dia. Me casé con una preciosa doctora. Ella es cirujano y su vida es el hospital en el que trabaja. Se llama Laura y pasa casi todo el dia en el hospital. Perdón por no presentarme, mi nombre es, o mejor dicho fué Pedro.
Todo empezó cuando mis padres fallecieron en un accidente de trafico. La empresa pasó a mis manos y contraté a los mejores gestores de empresa que encontré para poder seguir con sosegada vida.

Laura estaba siempre en el hospital y yo me pasaba el dia viajando con la coartada de los hoteles. Todo el dia estaba en fiestas y, porque negarlo, con mujeres guapas y famosas. En cada fiesta solía ligarme a alguna de aquellas bellezas. Esto hacía que mi amor por Laura se fuera desvaneciendo poco a poco. Siempre podía tener a la mujer que yo quisiera, cuando quisiera. Solo tenía que organizar una fiesta y consegir que Laura no fuera. Nuestro distanciamiento fué en aumento a pasos agigantados. La veía poquisimo y ella cada vez se pasaba más horas en el hospital cuando yo regresaba a casa despues de alguna fiesta en otra ciudad. Tal era el distanciamiento que empecé a llevar mujeres a nuestra propia casa, siempre que ella no estaba. Yo creo que ella ya sospechaba algo cuando me iba a otra ciudad pero ahora estaba segurisimo que sus sospechas se habian transformado en certezas. Sin darme cuenta le dejaba pistas por toda la casa y ella me las restregaba en la cara. Yo siempre intentaba apaciguarla con mimos y caricias pero llegó el momento que ya no me servían de nada.
Estaba empezando a cansarme del sexo, las drogas, y todos los vicios que una persona puede tener. Empezaba a estar como vulgarmente se dice "de vuelta de todo". Empecé a buscar nuevas satisfacciones. Busqué en internet nuevos retos sexuales y empecé a visitar paginas de zoofilia, sexo con jovencitas, … pero lo que más me llamó la atención fueron las tarnsexuales, me pasaba el día visitando páginas de transexuales y sobre todo las de Misses, que eran concursos de belleza de mujeres transexuales. Aquellos "tios" estaban buenisimas, eran autenticas tias. Laura descubrió también mis nuevos placeres y me decía que ya no me soportaba.

Todo estalló el día que estaba en casa con una transexual que contraté en un teléfono de contactos y Laura nos pilló en la cama matrimonial. Sonia, la transexual, me estaba comiendo la polla cuando entró Laura, cerró la puerta sin decir nada, y yo le pedí a Sonia que no parara. Ya no sentía nada por Laura y me daba igual que nos hubiera pillado. Cuando salimos de la habitación, Laura estaba llorando y me dijo que el daño que le estaba haciendo era insufrible. Sonia se largó no sin antes cobrar, cosa que hice delante de Laura la cual se me lanzó gritandome hijo de puta y varias cosas más que ahora mismo no recuerdo pero que eran del mismo estilo. La sujeté fuerte y le pedí perdón. Ella me dijo que no me iba a perdonar, que me había portado muy mal con ella y con todas las mujeres que se me habían arrimado. Me empecé a reir delante de ella diciendole que no me había portado mal con ninguna mujer, mas bien les había dado placer, que no es nada malo. Laura, en un ataque de furia me amenazó diciendome que todo eso lo iba a poder entender muy pronto. Me acosté haciendome el sordo, como si no la hubiese oido.

Me desperté con una resaca enorme, me dolía la cabeza muchísimo. El día anterior no había tomado drogas ni alcohol así que no sabía que me pasaba. Fuí a levantarme para ir a refrescarme y no pude. La resaca era más fuerte de lo que yo pensaba, no me podía mover y el caso es que no recordaba haber hecho excesos la noche anterior, recordaba lo de Sonia la transexual, la pillada de mi mujer y la bronca posterior, todo esto sin tomar nada, despues recordaba haberme acostado hasta ahora. Se encendió la luz de la habitación y cuando mis pupilas se adaptaron pude darme cuenta de que no era mi habitación. Oí una voz de hombre que hablaba pero yo no podía incorporarme, algo me sujetaba a la cama. Entonces empecé a escuchar atentamente aquella voz.
– Mira Pedro, Laura, tu esposa me ha contado como eres y la verdad es que como hombre que soy te digo que no te reconozco como mi semejante. Has hecho mucho daño a nuestro género y más todavía al femenino.- Yo seguía escuchando atentamente sin saber nada de lo que pasaba. Aquella voz siguió diciendome. – Laura ha tenido una grandísima idea, me habló de tú obsesión por las transexuales y tu desprecio hacia las mujeres. Bien la idea es transformarte en una linda transexual para que participes en un concurso de belleza y si lo deseas más adelante podras operarte y ser una mujer completa, para que las entiendas y comprendas en tus propias carnes el daño que les has hecho. -
Empecé a reirme cuando oí aquellas palabras. Eso que me contaban era imposible, nadie en su sano juicio podía decirme lo que ese hombre me acababa de decir. Empecé a insultarle y a decirle que sin mi consentimiento aquello era un secuestro y tarde o temprano les denunciaría. Entonces fué cuando oí a Laura hablar.
– Pedro, soy Laura, y este doctor tiene razón. Te diré que esto lo llevo planeando con Luis, tu contable, varios meses y ayer fué la gota que colmó el vaso. Esta noche, mientras dormias puse en tu oido un potente somnifero-tranquilizante, despues una ambulancia te trajo a este lugar, que no es otro que la clinica privada de Marcos, mi colega de la universidad. Y aunque te parezca que fué ayer, té diré que llevas varios días dormido, te hemos alimentado con suero y hemos empezado con tu tratamiento hormonal.-
No lo podía creer, todo estaba organizado y yo no podía hacer nada en mi defensa. Les supliqué piedad, que ya estaba escarmentado, solamente con el miedo que me habían metido en el cuerpo les dije que me daba cuenta del dolor que había causado pero que no hacía falta llevar este escarmiento hasta el final, ya era un hombre nuevo. CONTINUARA…

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato