Mi esposo y un amigo me hicieron muy feliz

Buscador de relatos ( Busqueda avanzada )

Categoría: Trios Comentarios: 0 Visto: 23372 veces
Ajustar texto: + - Publicado el 11/05/2011, por: Anónimo

Hola a todos me llamo Tatiana, tengo 41 años , casada, dos hijos. Quiero contarles mi primer experiencia, la verdad que necesito hacerlo, tal vez alguien que lo lea pueda decir "no soy la unica", jaja.
Despues de casi 20 años de feliz matrimonio, yo tambien al igual que mi esposo sufriamos de un desinterés en nuestras relaciones sexuales, en lo que a mi respecta les aseguro que no era por falta de amor hacia el, sino creo que la rutina hace su trabajo con el correr de los años y la pasión va disminuyendo, asi entonces nuestro sexo conyugal era rutinario y cada vez mas espaciado en el tiempo..

Al principio fueron excelentes, pero con el correr de los años se transformaron en buenas, y despues regulares. Aclaro que nunca me llevé mal con el y siempre fué un muy buen compañero. Jamás pensé en engañarlo y confieso que oportunidades no me han faltado. Siempre he cuidado mi físico y mi estética, voy tres veces a la semana al gym y me mantengo en forma, naturalmente soy muy sociable y simpática. Una cierta noche mientras haciamos el amor mi marido me confesó que le gustaria mucho verme "jugando" con otro hombre. Lo primero que pense que estaba loco y tal propuesta tendria que rechazarla de inmediato pero observe que el se estaba excitando mucho con esa loca idea asi que le segui la corriente, le dije que estaria bueno encontrar a alguien que me hiciera el amor tan
bien como el. Asi pues pasaban las noches siendo recurrente esa propuesta y nuestras relaciones sexuales se habian incrementado . Incluso para demostrarme que no era tan descabellado ese juego, me mostraba páginas de swinger con relatos. Yo estúpida no soy, sabia perfectamente que existian parejas que habian decidido de común acuerdo incursionar ese modo de vida, pero en mi estaba muy lejos de concretarlo asi que le dije que todo estaba permitido para mi pero en el terreno de la fantasia unicamente. De todos modos por las noches jugabamos que habia otro señor haciendome cositas. Mi marido me compro por internet un disfraz de colegiala y siempre recurriamos a ese infaltable compañerito de juegos que solo pide dos pilas pequeñas. Le gustaba que me lo meta en la boca y asi imaginar que era otro compañero.

Confieso que yo tambien disfrutaba de esta situación. Como veran … no soy santa ni puritana, me encanta el sexo en todas su formas y posiciones y como toda mujer ,
nos gusta ser deseadas . Tambien mirabamos pelis porno en nuestro dormitorio y todo muy bien pero de ahi a aceptar otro tipo en mi cama, no. no podia aceptarlo de ninguna manera y no era por mi moralidad precisamente, sino porque tenia mucho temor que mi marido cambie después con respecto a lo que piense de mi y eso podria provocar una crisis. Admito que la idea de un tercer amante me provocaba curiosidad, pero realmente el miedo a traspasar ciertos límites me obligaban a decir que no.

Bueno asi durante un tiempo. Nos fuimos de vacaciones y mi esposo dejo un compañero de trabajo para que nos cuide la casa durante nuestra ausencia. Lindo chico, 29 años, morocho, tez trigueña, ojos re-negros, pelo ensortijado, me encantó de veras. Le di unas cuantas instrucciones sobre el cuidado de la casa y nos fuimos.

Pasaron 30 dias y volvimos muy tarde (cerca de las 2 de la mañana) y muy cansados. Entramos el auto y solo baje un bolso con mis cosas personales. Alli estaba este chico (Ale) esperándonos el cual muy mablemente nos ayudo a bajar el equipaje del auto. La casa perfecta y mis plantas maravillosas. Nos quedamos charlando un rato y decidi pegarme una buena ducha. Ellos se quedaron mirando tele y charlando. Aproveche la situación para hacer lo que todas las mujeres queremos hacer despues de volver de una vacaciones en la costa… que vean nuestro bronceado, jaja, asi que me encreme bien para que mi piel luzca mas brillante y tersa, me puse una pollera blanca y una blusa . Estrene las sandalias que me habia comprado y me incorpore a la charla en el living. Me sente en el sofá al lado de mi esposo y sólo teniamos la luz de la tele , me cruze bien de piernas . Todo este juego sensual era dedicado a mi marido pero era evidente que este chico no desimulaba en mirarme las piernas.

Me divertia la situación pero tambien me preocupaba por la actitud de mi esposo. Bueno todo bien y al rato me disculpe con ellos pero me fui acostar. Me puse un babydool (tambien nuevo) . Al rato vino mi marido y cerramos la puerta para hacer el amor, en el momento del máximo climax me preguntó si queria que viniera Ale a nuestra cama. Le dije que no pero como el insistia y me aseguraba que me iba a querer mas, que me amaba y que me quedara tranquila porque el estaba muy seguro de mi y …bla bla bla bueno…accedi con la condicion que apagara el velador, queria total oscuridad porque la verdad que me moria de verguenza. Al rato volvio mi marido con Ale, se acosto a mi izquierda y senti su mano en mi hombro sin decir una palabra. Yo tenia temblores , una mezcla de miedos, excitación e incertidumbre recorria todo mi cuerpo. Mi marido me beso apasionadamente y tiro de la cinta de mi babydool para dejar libres mis pechos, al rato senti sus lenguas en cada uno de mis pezones que estaban tan duros como una piedra. Ale dijo que estaba nervioso y nunca habia tocado una piel como la mia. Mi marido me pidio que le agarrara la
pija, y eso hice con la gran sorpresa, la verdad que este chico estaba muy bien dotado, mucho mas que mi marido. Ale me dio un beso en la mejilla, me dijo que era muy linda y no resisti mas, le abri la boca para que me bese a su gusto. Mi esposo se bajó para chuparme mientras Ale me seguia besando y recorriendo mi cuello y mis pechos. Ale estaba nervioso, eso era evidente pero lo que mas me gustaba era su delicadeza. En ningún momento fue brusco, sus besos eran una delicia . Asi pasaron unos cuantos minutos y la verdad que yo esperaba el consentimiento de mi marido para meterme la pija de Ale en mi boca. Luego por fin el me dijo que podia hacer lo que queria, incluso chuparsela. Asi que comence a lamersela despacito a este hermoso chico. El le decia a mi marido que yo era hermosa y le agradecia mucho por poder disfrutarme. Yo alternaba mi boca entre la pija de mi marido y la de Ale. Pasados unos minutos mi marido prendio el velador, la verdad que con la calentura que yo tenia no me importaba nada, al contrario. Despues me puse boca abajo y mientras Ale me besaba las piernas mi marido la espalda, Al fin mi marido me dijo que me diera vuelta y me abra bien de piernas para que Ale me penetre. El se puso entre mis piernas y yo agarre su pija con mis dos manos para acomodarla en mi vagina. Que hermosa pija por favor!!! dije casi sin querer, mi marido me dijo que la disfrutara todo el tiempo y en las posiciones que quisiera. Ale me fué penetrando muy delicadamente, lo atraje hacia mi para besarlo y susurrarle que me cogiera toda la noche. Yo no podia creer lo que estaba pasando pero a la vez no queria que se termine nunca. Ya habia tenido dos orgasmos y sabia que lo mejor estaba por venir. Ale ya habia metido esa pija dentro mio y comenzo a moverse lentamente, mi marido se puso de rodillas al lado mio y empeze a chuparsela como nunca. Asi los minutos y me cambiaban de posicion para alternar en las penetraciones. Yo estaba en la gloria, me sentia una mujer super-deseada y muy puta, esto me excitaba aún más. Despues me subi arriba de Ale y mi esposo miraba desde atras como yo me lo cogia, al ratito senti que mi marido me ponia lubricante en la cola y ya sabia lo que venia. Nunca habia hecho la doble penetracion y la verdad que tenia miedo. Mi marido fué entrando en mi cola delicadamente y al ratito ya tenia dos pijas dentro mio. Hufff, que placer , fueron mis mas intensos orgasmos, Ale no daba mas y me dijo que iba acabar, me agache hacia su cara y le dije que me diera toda la leche que tenia guardadita y le puse mis tetas en la cara, el gritó de placer y senti un baño de leche caliente en mi concha y en mi cola pues mi marido tambien acabó. Lo besé apasionadamente para demostrarle lo bien que me habia cogido. Despues me di vuelta y abrace a mi esposo y asi nos quedamos un buen rato. Ale me acariciaba la espalda y luego me dijo al oido que lo habia pasado maravillosamente y que regresaba a su cuarto.

Le dije que se quedara un rato mas porque la verdad es que yo estaba dispuesta a seguir toda la noche. Al rato mi marido quedo dormido y entonces me di vuelta para que Ale me bese a su gusto. Creo que habra pasado unos quince o veinte minutos de mimos, la cosa que ya la tenia bien dura otra vez y yo toda mojada. Pero mi marido dormido, asi que para evitar posibles enojos lo tuve que despertar, pero el me dijo que estaba echo bolsa y queria descansar un rato mas, pero si Ale estaba dispúesto que lo aproveche. Asi que con el consentimiento de mi marido, me acerque al oido de Ale y le dije que me podia seguir cogiendo toda la noche, nos besamos apasionadamente , me abri bien de piernas para dar paso a ese hermoso miembro de Ale y ya perdi la cuenta de los orgasmos de esa noche.

Bueno, despues vinieron mas noches de sexo con Ale y mi esposo. Despues de unos años Ale se fue alejando pues formo una familia con una hermosa chica. Despues de esta experiencia comenzamos a buscar parejas y otros solos. Pero nunca fue tan excitante como aquella primera vez. No se si estar con dos hombres al mismo tiempo en la cama me convirtio en una puta pero si estoy segura que me convirtio en una verdadera mujer. Me volvi mucho mas bella, mas segura y fundamentalmente me volvio la pasion y el amor a mi esposo que nunca se perdio, solo habia quedado dormido. Este fue mi relato y creanme…me siento tan bien de haberlo confesado.

Besos

Tatiana

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
CYBERSEXO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Aceptar
X

Reportar relato