Le di consuelo a mi hermanita relato erotico xxx

Buscar Relatos eroticos ( Busqueda avanzada )

3.06 / 5 (62 votos)

Le di consuelo a mi hermanita

Categoría: Incesto Comentarios: 0 Visto: 45545 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 10/10/2016, por: anon

Por motivos de trabajo mi hermana menor de 30 años se fue a trabajar a Guadalajara, Jalisco en México, le ofrecieron un puesto importante en una compañía de computadoras, ella es una mujer gordita, no fea, solo que por cuestiones glandulares, sufre de la tiroides, se mira como una jovencita de 16 años, pues sus senos son pequeños, pasado un año tuve ganas de verla, pues siendo yo el hermano mayor (tengo 35 años) siempre la mime como la única mujer y la mas peque, ella también me quiere mucho y siempre nos hemos llevado súper bien, esa noche tome el teléfono y marque a su casa:

-Hola Mónica ¿Cómo éstas?

– Hola Miguel, que sorpresa y que gusto, estoy bien como siempre trabajando

– Oye Moni- le dije- quiero visitarte, tengo ganas de verte ya tenemos un año sin vernos en persona

– Claro que si mijo, vente, ¿cuando sales?

– Hoy en la noche llego allá en la mañana

– Ok, me hablas a mi cel cuando llegues para hacer espacio e ir por ti a la central

– No te preocupes moni, yo llego a tu casa, déjame la llave con la portera

– No hermano, yo voy por ti, soy jefa y puedo salir jajajaja

– Si eres influyente jaja ok yo te marco, te veo allá, adiós.

A las 9 de la mañana llegué a Guadalajara, le hable a moni y fue por mí ala Terminal, después de los saludos me dijo:

– bueno hermano, te instalo en la casa y me regreso a trabajar y te veo en la noche

– Ok moni, vengo cansadito así que te espero en la noche para charlar, mientras me recostaré un rato.

 Llegamos a su departamento, se despidió y se fue, aun que cansado no pude evitar la curiosidad de husmear en el departamento, el cual solo tenia un dormitorio, estancia y cocina, entre al cuarto de mi hermana, me recosté en la cama, pero de inmediato abrí el closet, había vestidos, dos baby doll algo sexys, en sus cajones encontré sus interiores, tangas sexys- Vaya mi hermanita a pesar de estar gordita se siente voluptuosa – pensé- me recosté y me dormí, desperté 4 horas después, me puse a ver la tele a esperar a que llegara, a las 7 llego, tras salir a cenar y conversar llegó la hora de acostarse

– Hermanito, solo tengo un dormitorio

– No te preocupes moni, yo me quedo a dormir en el sofá, solo me doy una ducha

– ok Mike, el baño esta en mi recamara

 

Entre me bañe, Salí en short y camiseta, mi hermana me dijo que también tomaría una ducha, yo me quedé sentado en la cama haciéndole platica mientras se bañaba, ella me contestaba desde dentro y para poder escucharme dejo la puerta del baño entreabierta, la oí que recorrió la cortina, desde la cama sin ser mi intención pude verla desnuda pues el espejo la reflejaba, tenia unas llantitas, tetas pequeñas pero lo que llamo mi atención poderosamente y despertó el morbo es que no tenia vello pubico, no se lo había rasurado, es que ¡no tenia!, quizá por su enfermedad glandular, y tenia eso si una nalgas redondas y amplias, quería quitarme de ahí, pero verla sin vello me excitó, seguí haciéndole platica, por la confianza de años ella salio en camiseta que apenas le cubría la tanga y sin bra, mi verga se empezaba a levantar, me despedí rápidamente pretextando cansancio, nos dormimos. En la mañana me levanté a desayunar con ella y me dijo que en la noche vendría por ser viernes dispuesta a sacarme a pasear. Como a las 2 de la tarde sonó el teléfono de su departamento, contesté y era ella

– Oye mike, me invitó un amigo a salir también, que te parece si salimos juntos

– Oye moni, pues sal con él por mi no te preocupes

– No hermanito, salimos todos, el llevara una prima, para ir parejos jajaja

– Ok moni esta bien, aquí te espero

– Llegare a cambiarme así que alístate.

A las 7 llegó corriendo mi hermana, directo a la regadera, una hora y media después íbamos en su carro camino a una disco, allá estaría su amigo Javier con su prima Katia, llegamos a la disco me presento al Javier y a Katia, nos sentamos a la mesa y pedimos bebidas, desde un principio la mentada Katia me empezó a coquetear descaradamente, cuando moni y Javier se fueron a bailar, antes de irse mi hermana me dijo al oído

– Katia te tira el rollo te dejo solito con ella

– Oye moni no..No

 

Ya no dio tiempo a mas, se fue a bailar, una hora después moni y Javier subieron a una segunda planta de la disco y allá se sentaron, mientras Katia, se había acercado mas y charlaba muy animosa, muy sutilmente puso su mano en mi pierna mientras me decía que era guapo y le gustaba, me besó y puso su mano en mi pene, aprovechando la oscuridad yo también la manoseaba a placer ya había metido mi mano dentro de su mini y la dedeaba, ella se agachó debajo de la mesa, y bajo el cierre de mi pantalón, saco mi verga y la mamaba golosa, en ese momento llego Mónica, se veía muy enojada

– Vamos de aquí mike, en éste mismo momento

– ¿Qué pasa moni?

– Vamos te digo.

Dio la media vuelta y arranco rumbo a la puerta, como pude quite a Katia de mi pene y me abroche, Salí detrás de mi  hermana, ella estaba en su carro llorando

– ¿Qué pasa moni?

– Ese estupido, se quiso propasar conmigo

-¿Javier? Voy ahorita mismo a rajarle su madre

– No, no mike no vale la pena, veámonos a casa te lo pido, maneja tu

 

Me pase al lado del volante y empecé a manejar el carro rumbo a casa

– Ahora si ¿me puedes decir que paso moni?

– Si mijo, ese imbecil, nos fuimos para arriba, allá estábamos bebiendo y charlando, luego empezamos a besarnos y acariciarnos, pero de repente me dijo que quería cojerme que nos fuéramos algún hotel, y lo mande a chingar a su madre

– Mira que recabron- dije indignado- debí partirle su madre

– No mike.

Moni guardo silencio un rato y empezó a llorar fuerte

– No llores moni, no merece tus lagrimas ese tipejo

– Si lo sé mike, pero es que a mi nadie me quiere, solo me quieren como aventura

– No digas eso moni, solo haz tenido un poco de mala suerte, es todo

– No mijo, nadie me quiere por que soy gorda

– No digas eso mija, tú eres una mujer muy linda, de un corazón enorme y lindos sentimientos

–  No, nadie me quiere, todos los hombres me toman a juego

– No moni, ya llegara quien te valore y te acepte como eres, además yo si te quiero.

 Mónica se recargo en mi pecho, estaba algo tomada al igual que yo

– Bueno tú dices que me quieres por que eres mi hermano y me ves con esos ojos, pero no los hombres

– No moni, tu eres suficiente mujer para interesar a cualquier hombre

– Dime mike si tú no fueras mi hermano, al mirarme se te antojaría mi cuerpo

– Bueno, moni es que…

– Ya ves, tú me das la razón mike

– No Mónica, me da pena, pero si te me antojarías

– ¿Que se te antojaría de mi a ver?

– Moni, soy tu hermano no puedo decir eso

– Olvídate mike que eres mi hermano y dime

– Bueno, si te viera se me antojarían tus piernas y tu trasero lo tienes lindo

– De verdad mijo

– Si moni de verdad.

Ella seguía recargada en mi pecho, y tenia su mano en mi pierna, mi pene estaba muy erecto, desde esa posición era visible para mi hermana, exactamente en ese momento llegamos al departamento, estacione el carro y le ayude a bajar a moni, llegamos a su cuarto y la recosté, fui a la cocina a prepararme un café y desde el cuarto escuche la voz de moni

–          Mike ven mijo

Fui a su cuarto y me quede pasmado, frente a mi estaba moni con un baby doll abierto, sin bra y una tanga de hilo

– ¿Que te pasa moni, estas loca? Cúbrete

– No mike, compruébame que te gusto

– Estas tomada acuéstate y mañana hablamos

 

 Se acerco hacia mi puso su mano en mi pene al momento que me decía

– noté que la traías bien parada en el carro hermanito, te excito decirme que te gusta mis piernas y nalgas, tócalas

Uniendo la palabra con la acción tomo mis manos y las llevo a sus enorme culo, mientras se prendía de mi boca, ya no me pude resistir, correspondí a su beso, mis manos acariciaban su trasero y ella sobaba mi verga, sus manos desabrocharon mi pantalón, y de un tirón bajo mis boxers,  se hinco y se llevo mi pene a su boca mientras me miraba a los ojos

–         Mmm que rico moni, así hermanita mamalo

Después de un rato, la levante, le quite su baby doll y empecé a besar sus tetas

– Ohh mike que rico, sigue no pares

Mientras tanto ella seguía masturbando mi pene, la recosté en la cama, y le quite su tanga

– Guaoo moni, tienes la panochita como niña

– Si mike soy tu niña

Le abrí las piernas y me tendí sobre la cama, empecé a mamar esa rajita pelona

–         Aah Aaaum ahhg que rico mamas mike

La subí encima mió y le pedí un 69, ella empezó nuevamente a mamarme el pene y yo seguí mamando su raja

–         Que rica verga tienes hermanito, muy gruesa- decía moni-

Mientras le mamaba acariciaba sus ricas nalgas

– Moni ¿eres muy cogelona?

– No mike soy virgen

 

Eso me encendió mas, seguí mamando y lamiendo su rajita jugosa

–         Mike me vengooo aghhh no, no, aumgg que rico-

Ella llego a su orgasmo, me subí sobre ella, puse sus piernas en mis brazos

– Ahora te voy a coger hermanita

– Siii métemela mike, toda métemela por favor, quiero que me llenes de verga

 Saber que era mi hermana y oírla decir tantas leperadas me tenían bien caliente, acomodé la punta de mi pene en sus hendidura, moni acariciaba sus tetas de una manera sensual, puse un poco de presión y mi verga se deslizó hasta tocar su himen, hizo un poco mas de presión en su cuevita que estaba muy húmeda y se rasgo el himen

–         Ummm, aauugh-

 

Moni emitió un leve quejido, mi verga es gruesa y no muy pequeña, la deslice hasta que entro toda, sobaba su bajo vientre deleitándome en su calvicie, empecé a bombearla despacio

– Que rico me lo aprietas hermanita

– Si chiquito, sigue, dame verga, cojete rico a tu hermanita

 

Seguí otro rato más pistoneandola, mi hermana se retorcía, cerraba los ojos y se apretaba sus tetitas, me detuve para cambiar la posición, la puse de perrito, su enorme culo lo tenía a mi vista

– Me encantan tus nalgas moni

– Son tuyas, tú eres mi dueño desde hoy

 

Puse la cabeza de mi pene y lo deslicé de una

–         uagghhh que rico

Empecé nuevamente el mete y saca, plaf, plaf sonaban sus nalgas al chocar yo con ellas, mi hermana gritaba a rienda suelta, la tomé de sus cabellos largos y como si fue mi yegua la empecé a jinetear

–         Así mike, sigue chiquito, soy tu hembra, móntame duro papi- decía moni-

Sin sacársela la hinque mientras le acariciaba sus tetas desde atrás seguía metiéndosela le dije al oído- Que rica hembrita me estoy cogiendo, sin dejarla que se agachara y tomada por la cintura seguía dándole verga, cuando sentí que me venia intente separarme pero ella me tomo con sus manos por mis nalgas y no permitió que me saliera, un trallazo seguido de otro le solté, luego otros mas, su vagina se contraía y me exprimía todo, nos desmadejamos sin fuerzas ambos, y así permanecimos en silencio, mirando el techo, alo había pasado, algo comenzaba y era muy distinto….

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies