Mi hijo me chantajea con un video relato erotico xxx

Buscar Relatos eroticos ( Busqueda avanzada )

3.02 / 5 (174 votos)

Mi hijo me chantajea con un video

Categoría: Incesto Comentarios: 0 Visto: 31432 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 28/05/2018, por: Anonimo

¡ULTIMO DIA! SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION) CLICK AQUI

Mi hijo llevaba 2 semanas en casa por enfermedad, pero ya se encontraba bien, mi actual pareja (no el padre del niño) llevaba una semana fuera de la ciudad y aún debía pasar otras dos por su trabajo. Por eso estaba bastante aburrida de estar todos los días entre el trabajo y cuidar mi hijo. Entonces el día viernes un ex compañero de estudios me dice que está de pasada y me invita a salir, pero le digo que no puedo por lo de mi hijo, entonces me pregunta si podemos juntarnos en mi casa entonces, como una pequeña visita, y entre eso y nada dije que si.
Suena el timbre, lo recibo, nos saludamos y nos ponemos a conversar. Nos ponemos al día sobre nuestras vidas. El trae una botella costosa de whisky y no le fue difícil convencerme de beber. Antes de eso fui a ver a mi hijo, le digo que estoy con un amigo y que me avise si necesita algo, él dice que ya va a dormir, que no haga mucho ruido y que deje apagada la luz de su cuarto. Entonces vuelvo al comedor a beber con mi amigo.
Estábamos muy felices conversando, y sin darme cuenta ya nos habíamos tomado casi toda la botella. Decido ir a ver como está mi hijo, pero al levantarme pude notar lo ebria que estaba. Camino con dificultad hasta su cuarto, y cuidadosamente abro la puerta, veo que está bien, entonces cierro la puerta y tranquilamente vuelvo al comedor, o eso creí. A llegar al comedor encuentro a mi amigo de pie, desnudo y con la verga dura. Quedé un poco sorprendida, pero entre ebria, caliente y aburrida que estaba acepté la osada propuesta. Me acerqué a él, cogí su verga con mi mano, la masajié un poco, y le susurro al oído “Vamos a mi cuarto. Pero no podemos hacer mucho ruido, acuérdate que está mi hijo”. Entonces fuimos a mi habitación y cogimos ebrios por algunas horas hasta quedarnos dormidos.
Temprano en la mañana siguiente mi amigo se levanta y sale sin siquiera desayunar. Me despido de él y vuelvo a casa, con el esperable dolor de cabeza por lo que bebí la noche anterior. Encuentro a mi hijo en el comedor y me dice:
– “Mamá, necesito hablar de algo contigo”, Me senté y conversamos:
“Si cariñito, ¿qué pasa?”
– “Anoche metiste mucho ruido cuando abriste mi puerta y la cerraste de golpe. Me desperté un poco asustado y salí a ver que pasaba”. Me quedé congelada.
– “Te busqué en el comedor y luego fui a tu cuarto”. Mi corazón latía deprisa, y noté una extraña sonrisa en la cara de mi hijo.
– “Entonces te vi cogiendo con tu amigo.”
“Disculpáme Kevin, no le vayas a decir nada a…”, ahí me interrumpe.
– “Espera un momento, no he terminado de hablar”
– “Grabé con mi celular todo lo que vi, y si no quieres que alguien lo vea, vas a tener que hacer lo que te pida”. Estaba entre impactada y enojada, ¿cómo se atreve a decirme algo así? Entonces le dije que me pasara su celular o lo castigaría, pero el respondió:
– “El video lo guardé en internet, y no necesito el celular para enviarlo donde quiera”. Entonces pensé en que podría querer, ¿más permisos? ¿más dinero?. Entonces le digo:
“Está bien! Me atrapaste! Voy a hacer lo que quieras, pero no le muestres el video a Juan (mi actual pareja)”
– “Ok. Tenemos un trato mamá. Pero quiero asegurarme que lo entendiste”. Entonces se pone pié y se quita el pantalón del pijama y sus boxers, y se pone a sacudir su pija.
– “Ven aquí y dame una mamada”. Entré en pánico.
“Pero Kevin, hijo, soy tu madre! Eso está mal! Cómo me pides eso!?”
– “Entonces envío al tiro el video, si no vas a cumplir con tu parte”. No tenía opción. Si Juan se enteraba quedaría en la calle. Entonces me agaché frente a él, con mi rostro ante su pija.
“No puedo creer que me hagas esto, hijo. Pero no tengo más alternativa”. Él empezó a azotar su verga contra mi rostro.
– “No sabes cuanto tiempo llevo deseando algo así. Y con lo que hiciste me lo diste en bandeja. En el fondo es tu culpa”
– “Ahora muéstrame que entendiste el trato”. Y al decir eso dirige su pija hacia mi boca, y con la otra mano me toma del pelo.
Abrí mi boca y me puse a mamar su verga. Él movió sus caderas, metiendo y sacando su pija de entre mis labios, mientras sujetaba mi cabeza en su lugar. Me sentía ultrajada, pero a la vez sentir como su pene crecía y se endurecía cada vez más me estaba poniendo cachonda. Me sentí avergonzada por eso, ¿cómo podía sentirme así con mi hijo?. Él seguía follando mi boca con mucho vigor, vigor que hombres mayores no tienen. Podía ver los músculos marcados de su abdomen y sus piernas. Me excitaba más y más. Sin pensarlo más tomé sus nalgas con ambas manos y lo presionaba a meter su verga más profundo en mi boca.
– “Que rico mamá. Así me gusta”. Me gustó escuchar la excitación en su voz. Pensé en hacer algo que lo pusiera más caliente, así que presioné un poco más su pija con mis labios y me puse a succionarlo con fuerza.
– “Oh! Eso está muy bueno! Ah!” Entonces tomó mi cabeza con ambas manos y movía sus caderas más lento. Después de un rato así él se pone a jadear y a moverse más rápido que antes. Se iba a venir, y yo estaba a mil, ya no pensaba que era mi hijo, solo quería su verga explotándo en mi boca.
En un momento dice “me vengo! me vengo!” y trata de sacar su verga de entre mis labios. Pero lo sujeto desde las nalgas y lo presiono hasta que siento sus espasmos y su leche caliente llenando mi boca. Lo dejo ir y hago que vea su lechita sobre mi lengua, y que vea como la trago.
– “Mamá, eso estuvo increíble. Parece que te gustó también”
“Si mi niño. Eso fue mucho mejor de lo que creí. Haz crecido mucho y ahora eres un chico muy atractivo”
– “Gracias mamá. Tu eres muy atractiva también.
“Pero si ya estoy vieja, y he engordado mucho”
– “Aún así me dan ganas de follarte. Pero podrías tratar de bajar de peso”
“Lo haré por ti”
– “Ok. Veo que entendiste el trato entonces. Recuerda que sigue en pié”
“Lo recordaré”
El día siguió tranquilo hasta la noche, cuando el Kevin dice que va a dormir conmigo.
Nos íbamos a acostar y me dice que me ponga mi babydoll porque lo calienta mucho. Me lo puse y me pide que lo seduzca. Él se recostó en la cama boca arriba, desnudo, y se masturbaba mientras me miraba. Verlo así me puso cachonda, y me fui acercando a la cama moviéndome de forma sexy. Me subí a la cama y avancé hacia él caminando sobre mis rodillas, mientras tocaba mis tetas y frotaba mi vagina. Eso le gustaba. Luego quedé sobre su pija y él mueve a un lado mi colaless, pone sus manos en mi cadera y empuja hacia abajo para penetrarme con su verga.
Lo estuve montando un buen rato, mientras él apretaba mis tetas, después hace que me recueste a su lado boca arriba. El Kevin se levanta, separa mis piernas, se pone sobre mí y me folla con mucho vigor, haciéndome sentir gran placer. En eso comienza a dar señales de que se va a venir, y no tiene puesto un preservativo ni yo estoy usando píldoras.
“Kevin! No te vayas a ir dentro! No estoy tomando pastillas!”. Intento empujarlo fuera pero se resiste con fuerza y me dice:
– “Me quiero correr dentro de ti, y tienes que hacer lo que yo quiera”
“Pero hijo!”
– “Sin peros mamá. Recuerda”
“Ok. Pero ésto no está bien ¿qué pasaría si quedo embara…?” Entonces se puso a darme muy duro, jadeando con fuerza. El castigo que recibía mi concha me hizo perder la razón en ese momento. Yo estaba gimiendo de placer, tuve un orgasmo mientras mi propio hijo me follaba y se corría en mi concha. ¿Qué clase de madre soy? Pensaba mientras abrazaba a mi hijo, agotado y recostado sobre mí. Estaba preocupada de poder quedar embarazada de él, y a la vez me excitaba locamente pensar como me follaba y se venía en mi vagina. Por último me dije a mi misma, “De verdad no puedes hacer nada sobre ésto, así que lo mejor será disfrutarlo”. Después de eso dormimos.
La semana siguiente Kevin volvió a la escuela y yo a mi rutina normal. Él no era muy exigente con sus demandas. Follábamos en la noche al acostarnos y en la mañana antes del desayuno. Lo disfrutaba bastante y le enseñé algunas cosas como de que manera lamer una concha, y algunas posiciones.
El día viernes tenía ganas de salir con mis amigos, pero Kevin me pidió estar en casa y que vendrían sus amigos. Como ya era costumbre, tuve que obedecer.
Me voy rápidamente desde el trabajo a la casa, para evitar dar explicaciones por no quedarme a tomar unos tragos. Ya en casa veo a Kevin y 2 de sus amigos sentados en el comedor. Me saludan y Kevin me dice que atienda a sus invitados, y todos se ríen un poco. Voy a la cocina y les llevo snacks y bebidas. Al dejarlas en la mesa Kevin me dice que les traiga ron, lo miro un poco confundida y luego les dejé el ron en la mesa.
– “Gracias mamá”, dice el Kevin con una sonrisa burlona.
“Voy a estar en mi cuarto viendo televisión, por si necesitan algo”
– “Ok”
Voy a mi cuarto y me recuesto a ver televisión. Poco lograba escuchar de lo que hablaban los chicos, excepto por las risas o cuando cantaban. Se podía notar como se ponían cada vez más ebrios.
Pasó 1 hora más o menos y Kevin entra a mi cuarto, estaba algo borracho, y me dice:
– “Mamá, quiero que te pongas el babydoll y vengas a la mesa. Sin peros!”
“¿Y tus amigos?”
– “Dije, sin peros”
Nuevamente tuve que obedecer. Me puse el babydoll y muy avergonzada fui al comedor.
En el comedor estaban los amigos de mi hijo, mirándome embobados. Uno de sus amigos es un flaco muy alto para su edad, y el otro es un poco más bajo que Kevin, pero muy obeso. Los dos chicos me miraban de pies a cabeza con la boca abierta, y Kevin sonreía desde su asiento y le dice a sus amigos:
– “¿Cómo está mi mamá?”
– “Está buena la milf”, dice el flaco
– “No te creía nada Kevin. Ahora se puso interesante”, dijo el gordo
– “Mamá, muéstrales como bailas”, y con la cara rojísima de vergüenza les dí un baile erótico a los chicos, que se reían, aplaudían y me miraban suciamente.
Kevin les da una señal y sus amigos ponen el flaco delante y el gordo atrás de mi bailando, pegándose más y más a mi cuerpo. Kevin miraba mientras sus amigos manoseaban mis tetas y frotaban sus bultos contra mi concha y el culo, bailando. El roce ya me estaba afectando y recordé lo que había pensado la primera vez que el Kevin me folló, recordé que lo mejor que podía hacer era disfrutarlo. Así que miré directo al Kevin de la forma más sensual que pude, le lancé un beso y me pusé a bailar de forma más erótica. Presionaba el cuerpo de los chicos fuertemente contra el mío, apretaba sus nalgas y froté el bulto de sus pantalones con mis manos. Los chicos lo estaban disfrfutando mucho y respondieron metiendo sus dedos en mi vagina y en el culo. Mientras hacían eso cogí al chico alto y lo besé, él se dejó completamente y tocaba mi lengua con la suya, después hicimos lo mismo con el gordito, los 2 tenían un fuerte aliento a ron. En eso Kevin se levanta y nos dice que vayamos a mi cuarto.
En la habitación los chicos ya no bailaban, pero siguieron metiéndome sus dedos. Les mostré como hacerlo mejor y se sentía más rico, pero seguían siendo muy brutos y a veces me dolía. Kevin se unió al grupo besándome en la boca y metiendo sus dedos también. Ya estaba muy caliente, y a penas podía mantenerme de pié. Los 3 chicos salvajemente me quitaron la ropa. Les pedí que tuvieran cuidado, pero entre el Kevin y el gordito me sujetaron los brazos y del cuello, y me inclinaron hacia atrás y hacia abajo, mientras el flaco masturbaba furiosamente mi vagina. Solté algunos gritos y luego gemí como loca viniéndome en sus dedos.
Los chicos me dejaron sentada en el suelo y rápidamente se desnudaron. El flaco alto no sólo era mucho más alto que los demás chicos de su edad, tenía una además una polla más larga que la de mi pareja. El gordito resultó ser más grueso que obeso, osea tenía su panza y kilos de más, pero su cuerpo ya era bastante grueso, al igual que su vergota. Kevin se agachó tras de mi, me cogió del cuello con su otra mano sobaba violentamente mi concha. Grité un poco y el chico alto aprovechó de meter su verga en mi boca abierta, la folló un poco y luego el gordo hizo lo mismo, también mi hijo. Después el Kevin se recostó en la cama e hizo que sus amigos me llevaran sobre él. Metí su verga en mí y empecé a follarlo. El gordo me empujó inclinándome hacia adelante y de inmediato siento como presiona su verga gorda tratando de abrir mi ano. Dió un fuerte empujón y metió su pija hasta el fondo, chocando su panza contra mi culo. Grité de dolor sólo para que el flaco alto nuevamente metiera su verga larga en mi boca. Me estaban follando los 3 al mismo tiempo. Sentía dolor, pero mucho más placer. Ya no estaba ni pensando, y gemía y gritaba con una verga follando mi boca.
Luego de un rato siento al gordo venirse en mi culo y salir de ahí. Fue un pequeño alivio, pero no duro mucho. Cambiaron de lugar con el chico alto, que metió lentamente toda su verga larga en mi culo, llegando más al fondo que el gordo. El gordo puso su vergota frente a mi rostro para que se la mamara, pero me daba asco ¡Recién la tenía metida en mi culo!. Entonces el Kevin le dice que se la limpie primero, que no quiere sentir asco de mi boca. Le dije “Gracias hijo” entre jadeos. El gordo se lavó la verga rápido y se la mamé con gusto. Le dije que le daría un trato especial por habérsela lavado y se la succioné mientras pasaba mi lengua por la cabeza hinchada de su pija. En poco tiempo ya la tenía grande y dura otra vez.
Pasó un tiempo y tanto el Kevin como el flaco se vinieron en mi concha y culo. Los 3 chicos fueron cambiando de lugar y llenándome de leche toda la noche. Al final los 3 se pajeaban sobre mi rostro mientras estaba acostada boca arriba en la cama. Cuando ya estaban cerca de venirse abrí la boca para recibir sus chorros de leche. Empezaron a venirse y sentí el semen de todos cayendo en frente, nariz, mejillas, tetas y en la boca. Sentía como se derramaba por los bordes de mi cara, he incluso hacia mis ojos. Me saqué un poco de lefa de los ojos y la cara con mis dedos, y la metí en mi boca. Me levanté un poco e hice que los chicos me vieran derramar parte de su leche sobre mis tetas, y tragarme el resto. Pareció gustarles. Luego limpié sus vergas con mi boca y me di un baño. Los 3 dormimos juntos en la habitación.
En la mañana desperté y preparé desayuno a los chicos que seguían dormidos, y se los llevé a la cama. Después de comer se pusieron de acuerdo y decidieron que nos daríamos un baño todos juntos, aprovechando la bañera grande que tenemos. Entonces los chicos pidieron que me pusiera en 4 y mientras uno me follaba en la concha, otro se colocaba para que lo mamara y el tercero se daba una ducha. Rotaban cada vez que uno se venía dentro de mi, y evitaban venirse en mi boca.
Después del baño nos vestimos, los 2 amigos de mi hijo se despidieron dandome un beso en la boca y un agarrón en el culo, y nos quedamos mi hijo y yo en la casa.
Pasaron unos 2 meses, y en mi trabajo recibí una buena promoción con un sueldo que me permitiría mantenerme junto a mi hijo por mi cuenta. Entonces pensé que podría zafarme del chantaje de mi hijo dejando a mi pareja. Conseguí que me retaran un departamento pequeño, y teniendo todo en orden hablo con Juan y terminamos. Era una pena, Juan no entendía nada pero tampoco podía decirle la verdadera razón. Después le explico a mi hijo y le pido que haga sus maletas. Misteriosamente Kevin estaba muy tranquilo.
Llegamos al nuevo departamento y desempacamos. Cuando el Kevin terminó de poner internet me llama a la sala. Ahí me dice que mire la televisión y para mi horror veo el video de la primera vez que follamos. Kevin me dice que varios más, incluyendo cuando me follaron sus amigos. Me dijo que si no mantenía el acuerdo que teníamos se los enviaría a su padre. Y en ese momento entendí que ahora estaba atrapada sola con él y que no podría huir. Lo único que podía hacer era aprender a disfrutarlo.

SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION) CLICK AQUI

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies