Mi secreto con Ricardo Parte 2 relato erotico xxx

Buscar Relatos eroticos ( Busqueda avanzada )

5.00 / 5 (2 votos)

Mi secreto con Ricardo Parte 2

Categoría: Confesiones Comentarios: 0 Visto: 558 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 28/05/2018, por: Anonimo

¡ULTIMO DIA! SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION) CLICK AQUI

MI  SECRETO  CON  RICARDO PARTE  2

 

Soy Teresa,  bueno, después de haber tenido ese encuentro muy excitante con Ricardo, la persona que había quedado viudo de mi amiga Ana,  paso una semana, en el cual no podía muchas veces conciliar el sueño, pensando en lo que había pasado.

Hasta que un día me decidí y llame a Ricardo a su celular, me contesto y me pregunto cómo estaba, a lo cual yo le mencione que bien, el me dijo que se acordaba bastante de mi y que le gustaría verme, a lo cual yo le respondí  que a mí también. Nos pusimos de acuerdo de encontrarnos a cierta hora y no muy temprano ya que no quería despertar sospecha y mucho menos que mi pareja de la cual estábamos todavía disgustados se enterara, porque este debía ser mi secreto.

Decidí arreglarme, así que me duche, me puse loción por todo el cuerpo, me maquile mi rostro pues deseaba estar hermosa para ese encuentro, me coloque una tanga blanca la cual ajustaba perfectamente y resaltaba las curvas de mi cuerpo y sobre todo mi culo y mis nalgas y un sujetador del mismo color todo lo cual destacaba el color de mi piel, me puse un vestido de lycra ajustado y decidí salir, eran aproximadamente las 7 y media de la tarde oscurecía rápidamente ese día así que tome un taxi el cual me dejo cerca de la playa en un lugar convenido, pasaron 20 minutos cuando sonó mi teléfono conteste y era Ricardo quien me esperaba cerca de ese lugar, decidí caminar y el estaba en un auto el cual  tenía sus vidrios polarizados oscuros, subí a el automóvil el me saludo con un beso en la mejilla y encaminamos hacia el sector sur de la ciudad, en el camino el me tomo de la mano y luego acerco mi cabeza hacia él  y me beso apasionadamente mientras conducía, yo le respondí el beso tocándonos las lenguas.

Llegamos cerca de la playa al sur de la ciudad, y bajamos por el camino de la orilla, estaba casi oscuro y no se veían otros autos cerca de  aquí, nos detuvimos,  el puso se mano derecha encima de mis piernas y empezó a acariciarlas, yo me sentí excitada por eso y solo atine a besarlo él me correspondió el beso y comenzamos a besarnos en forma apasionada, el tomo mi mano y la puso sobre su pantalón y pude sentir su dura erección, avanzo con sus manos hacia mi conchita y pude notar que estaba mojada y pegajosa con mis jugos, de verdad estaba caliente y muy excitada,  yo le desabroche el cierre del pantalón y a través de su slip logre sacar su verga. Esta  estaba muy dura, gruesa e hinchada el solo hecho de poder tenerla en mi mano hizo que me corriera ahí mismo no sé  porque me ocurría esto nunca antes había sentido tal grado de calentura. Estábamos en lo mejor cuando sentimos que un vehículo se acercaba así que Ricardo me sugirió ir a otro lugar.

Encaminamos hacia un sector en el cual arriendan cabañas,  aparcamos el auto y entramos, el ambiente estaba a media luz y decidimos dejarlo así con suave música, luego el encargado toco el citifono y pregunto que habíamos de servirnos solo optamos por bebidas.

Ricardo se acerco a mi tomo mi rostro y beso mis labios yo también le correspondí y comenzamos a besarnos en forma apasionada y enredando las lenguas, el puso sus manos sobre mi culo y comenzó a levantar mi vestido acariciaba este sobre mi tanga, con su otra mano me tocaba los pechos y su lengua y sus labios comenzaron a besar mi cuello, yo estaba caliente y excitada el tomo el cierre de su pantalón y lo bajo,  tomo mi mano y la puso encima de su miembro,  lo saque de él y pude apreciar que era grande como yo me acordaba desde la primera vez que lo había visto, estaba muy duro, su cabeza roja e hinchada curvado hacia adelante a hacia arriba, de verdad  su pico era hermoso, lo tome en mi mano y eche su piel hacia atrás acerque mis labios a él  y comencé a pasar mi lengua desde arriba hacia abajo y a correrle la paja suavemente mientras ponía la punta de mi lengua sobre su glande rojo e hinchado, la cabeza de su verga era grande , gruesa y redonda, le acaricie lo bastante y le hice una mamada  que pronto lo estaba dejando listo para que soltara su leche en mi.

El, me aparto suavemente, me recostó de espalda sobre la cama y comenzó a besarme las piernas y fue subiendo de a poco subiéndome el  vestido y llego con su boca cerca de mi conchita me rozo con sus labios por sobre mi tanga blanca, aparto hacia un lado y dejo al descubierto mis mojados labios de mi vagina empezó a chupar mi clítoris el cual a esas alturas se encontraba totalmente hinchado después de gozar un buen rato de mi jugos, Ricardo me metió dos dedos en mi vagina y empezó a meter y sacar suavemente los dedos de ella y luego más rápido yo agarre su cabeza con mis manos y lo apreté contra mi pubis, yo instintivamente comencé a mover y levantar mis caderas hacia él, introdujo otro dedo en el agujero de mi culo y comenzó a meterlo adentro yo estaba gozando como nunca había sentido,  estaba como loca gimiendo de placer y lujuria, Ricardo  había logrado ponerme en extremo muy caliente y de pronto comencé a sentir los espasmos que acompañan un orgasmo múltiple como nunca había conocido, mi conchita estaba empapada de un jugo cremoso que había salido durante el orgasmo.

Ricardo se aparto de mi y se puso de pie, parado al lado mío acerco su pico a mi boca para que se lo chupara, estaba durísimo y grande debía medir unos 23 centímetros desde su base, grueso y con una gran cabeza que apenas me cabía en la boca, se lo chupé con mucho dedicación y logre que este creciera aun mas y mas grande, estaba muy curvado hacia adelante y hacia arriba, luego Ricardo se puso detrás mío me saco el vestido y solo me dejo con tanga me puso en cuatro sobre la cama y comenzó a besar mi culo me pasaba la lengua por mi ano y por mi conchita  me estaba poniendo caliente para culiarme y era lo que en ese momento mas deseaba ser penetrada  por Ricardo, me puso de espalda sobre la cama, separe yo mis piernas y Ricardo puso la enorme cabeza de su verga sobre mis labios vaginales, estos estaban ya mojados por mi excitación y empezó a penetrarme le costaba entrar pues su cabeza era grande y mi vagina estaba apretadita y de a poco Ricardo logro meterlo hasta la mitad,  yo sentía un poco de dolor y calentura al mismo tiempo, Ricardo comenzó a moverse hacia adelante y luego más rápido me estaba empezando a culiar con fuerza, yo comencé a besarlo y el también, me sentía toda una hembra debajo de el, la curvatura de su duro miembro rozaba la parte interior de mi vagina en el punto G, Ricardo me estaba haciendo gozar como nunca había yo sentido el tener sexo con un hombre, no demoro en hacerme llegar al orgasmo, levante mis caderas mientras el me culiaba con mucha fuerza, sentía su duro y gran miembro dentro de mí, solo quería sentir su leche caliente, así que hice algo que no todas las mujeres saben hacer y lo cual a mi pareja le vuelve loco, que es apretar el interior de la vagina, y así lo hice, a Ricardo eso le puso el pico más duro y yo estaba por correrme de nuevo y así paso tuve un segundo orgasmo intenso y  mientras Ricardo eyaculaba dentro de mi vagina y  estaba  inundándome con su caliente leche sentí un tercer orgasmo, mi clítoris palpitaba de lo caliente que yo estaba.

Luego de sacar su verga de mi conchita, yo  lo bese y lo lamí, saboreando y tragando la leche que aun quedaba en el miembro de Ricardo, luego nos abrazamos,  él me acaricio y me beso en los labios, yo también le bese, sentí en ese momento una especie de enamoramiento por él  y por todo lo que me estaba haciendo sentir, luego de un momento de descanso, el comenzó nuevamente a acariciarme  mis tetas y a besarlas mis pezones se pusieron duros como también mis tetas, Ricardo lograba hacerme sentir todo lo que yo anhelaba en la cama con un hombre, por momentos pensé como mi amiga Ana había gozado con Ricardo cuando ellos estaban juntos, pero era yo Teresa quien disfrutaba  este momento de  él y su hermosa verga,  juro que en esto que estaba pasando, jamás me acorde de mi pareja y padre de mi hijo.  Mientras estábamos acostados y de ladito de frente, nos acariciábamos y besábamos yo baje mi mano hacia su pico y empecé a pajearlo, Ricardo me agarro el culo y empezó a meter su dedo mojado en mi ano.

Ricardo se levanto de la cama, gracias a la paja que yo le había hecho su verga había crecido en forma descomunal, me tomo y me llevo a la orilla de la cama, yo sabía lo que venía ahora, y me puse en cuatro sobre la cama levante bien parado mi hermoso culo, Ricardo se puso detrás de mí,  me mojo con saliva la entrada de mi conchita y empezó a penetrarme por la vagina, sentí la cabeza de su enorme verga rozar el fondo de mi chocho y luego comenzó a follarme muy rico, yo apretaba con mis uñas las sabanas de la cama, me estaba haciendo joder mi concha con la fuerza que me culiaba, yo Teresa,  estaba como loca gritaba de dolor y placer por la culiada que Ricardo me estaba dando y tuve en ese momento, tres intensos orgasmos que el pico de Ricardo lograba darme, pero aun faltaba lo que yo no esperaba. Ricardo que aun no eyaculaba y tenía el miembro muy grande, su glande rojo intenso y muy duro, me acomodo nuevamente, escupió saliva sobre el agujero de mi culo y lo preparo para lo mejor según él,  me puso la punta de su enorme miembro en la entrada de mi culo y empezó a meterlo de a poco, quiero dejar en claro que yo Teresa, jamás había entregado mi culo a nadie en la vida y era la primera vez que aceptaba que alguien me enculara como se lo estaba permitiendo a Ricardo ahora, Ricardo lo metió casi completo su verga grande y gruesa estaba apretada dentro de mi culo, este estaba virgen aun hasta este momento, luego comenzó a moverse hacia adelante y hacia atrás, con más rapidez y fuerza Ricardo se fue montando sobre mí, y comenzó a culiar con más fuerza yo estaba caliente y el llegaba hasta el interior de mi recto yo apreté mi esfínter en forma instintiva, para darle a Ricardo mas  placer, después de un momento tuve mi primer orgasmo anal de mi vida, pero la verdad fueron tres seguidos, Ricardo acabo, eyaculando una gran cantidad de semen en el interior de mi culo. Yo de verdad estaba feliz con Ricardo, las horas fueron pasando y la verdad que no nos dimos cuenta que era muy tarde, Ricardo me culio toda la noche haciéndome gozar y tener orgasmos por mi conchita y mi culo, ese noche no regrese a casa, solo llame a mi madre para avisar que me había quedado donde una amiga, luego no quedamos dormidos a las siete de la mañana Ricardo me despertó y me culio nuevamente por mi concha y luego por el culo pues me puso con mis piernas sobre sus hombros, me dejo la concha muy abierta y el culo adolorido y lleno de leche, puedo decir que ese fue el momento más feliz,  yo Teresa B. ese día y esa noche disfrute como nunca en la vida del sexo con Ricardo el joven viudo, el cual aun recuerdo y deseo.(P.D. yo aun casada con mi pareja desde hace más de un año a esta fecha, aun mi conchita, mi culo y sobre todo yo Teresa B. gozo de la rica verga de Ricardo)

 

 

 

 

SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION) CLICK AQUI

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies