Rompiendo las reglas 2 relato erotico xxx

Buscar Relatos eroticos ( Busqueda avanzada )

3.62 / 5 (13 votos)

Rompiendo las reglas 2

Categoría: Lesbicos Comentarios: 0 Visto: 3151 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 28/03/2017, por: Anonimo

¡ULTIMO DIA! SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION) CLICK AQUI

Si mi amor, yo  quiero mucho a tu tía Giselle.

¿Y lloras porque duerme?

Si.

No llores mas mami, le diré que se despierte.

Mi hijo intentaba alcanzar el ataúd, decidí alejarme, la escena me estaba haciendo muchísimo daño.

¿Por qué no dejaste que dejaste que despertara a mi tía Giselle?

Bueno, ella podría enojarse mi amor.

Ahhh… ¿tú también crees que mi tía Giselle es gruñoncita?

No mi amor.

Mami dice que sí, pero yo sé que no es cierto, ella no se enoja conmigo cuando la despierto, antes de ir a la escuela la voy a ver, le hago cosquillas en los piecitos y ella me hace así, así mira mami, abre solo un ojito y me dice ya ve a la escuela y te portas bien.

Mi amor, mañana vas a la escuela, ya deberías estar en tu camita.

No quiero, mejor jugamos sí.

¿Y luego de jugar te vas a tu camita?

Mami estás llorando mucho, así no quiero verte, ven.

Su pequeña mano solo logro tomar dos de mis dedos, lo seguí, los niños siempre tan inocentes, me pidió que tomara asiento junto a Katherine.

Mami, dile a mi mami que no llore mas, ya le dije que  tía Giselle despertara mañana, pero ella no deja de llorar.

Katherine: María, lleva al niño a su cama por favor.

No quiero, yo no quiero, me quedo con mi mami.

La muchacha intento llevárselo, pero mi pequeño se sujeto muy fuerte de mi pierna.

Déjalo María, yo misma lo llevare a su habitación.

Katherine: te recuerdo que solo tienes permiso de permanecer aquí.

Mire con rabia a Katherine, nuestras miradas se encontraron, no tarde mucho en agachar la mirada.

Mañana comeré muchísimas manzanas.

¿Te gustan las manzanas?

Si, también me gusta la piña, la sandia, mmmm me gusta el jugo de fresa, mi tía Giselle dice que debo comer mucha fruta, para ser más fuerte que superman no debo comer porquería.

Katherine: Diego, te prohíbo que vuelvas a decir esa palabra, si lo haces te castigare.

Mi pequeño estaba asustado, no tardo en ponerse a llorar, rápidamente me levanté  me dirigí a la cocina, nadie más que Giselle pudo enseñarle esa palabra a mi hijo, ella lo repetía cada cinco minutos.

No llores mi amor, solo no digas mas esa palabra.

Ya no lo diré mami.

Así está mejor.

Acariciaba el rostro de mi hijo cuando  escucho los gritos de Damián.

Tú no tienes moral ni vergüenza, te presentas en mi casa para llorarle a tu amante frente a tu esposa y tu hijo, es suficiente, te largas ahora mismo.

Un momento, estoy con mi hijo y sabes que no me gusta discutir en su presencia.

Pues muy fácil sin vergüenza, si no quieres que tu hijo vea como te reviento a patadas te largas ahora mismo.

María llévate al niño por favor.

No mami, yo quiero estar contigo.

Dieguito, mañana te veré si, lo prometo.

Dijiste que jugarías conmigo.

El llanto de mi hijo me desarmo completamente, María no tardo en llevárselo, ni siquiera un beso de despedida, la chica salió apurada, sabía perfectamente lo que se avecinaba.

Y bien ahora lárgate.

Escúchame bien Damián, voy a marcharme cuando yo quiera, pero si lo que buscas es discutir no te daré el gusto, me despido de mi hijo y me voy.

Caminaba en dirección a la puerta, considero que no era mucho pedir, solo quería darle su besito de buenas noches, Damián me tomo del hombro y con mucha violencia me llevo al piso, seguidamente me sujeto de los pies sacándome a rastras por la puerta de la cocina, intente soltarme pero todo fue inútil.

–         Así es que debe echar  a una perra.

Buscaba por todos lados algo para golpearlo, para mi mala suerte solo tenía a mi lado un masetero, se me ocurrió entonces tomar un puño de arena que lo rellenaba, enseguida lo lance directo a su rostro privándolo de visión y entonces con todo mi gusto di un fuerte golpe a sus testículos con mi rodilla.

–         Así es que se debe tratar a un cerdo, infeliz no grites más frente a mi hijo.

Seguidamente di unos cuantos golpes a su rostro y espalda, no tardaron en aparecer los perros que siempre los acompañaban, me sujetaron con fuerza mientras el intentaba ponerse de pie.

¡Cómo te atreves a tocarme!!!!!

Una fuerte bofetada fue a mi rostro, me rompió el labio inferior y la sangre no tardo en aparecer.

¡Maldito cobarde suéltala!!!

Vanessa estaba frente a nosotros.

Vaya, vaya, no puedes ser mas sin vergüenza Alexandra, también traes rameras a mi casa.

Vanessa: Ramera tu madre.

Qué bueno que estas aquí, serás testigo de cómo nos divertimos con esta joyita.

Un golpe más, esta vez fue en mi vientre, me dejo noqueada, se me dificultaba respirar, caí sobre el piso, pase algunos minutos luchando por ponerme de pie, cuando el fin lo logre….

Damián has realidad lo que tanto deseas, mátame de una puta ves.

Alexandra eres una grandísima idiota, matarte a estas alturas seria demasiada  generosidad de mi parte, porqué hacerlo si será demasiado placentero verte sufrir, ver cómo te destruyes, como tus propias manos acaban contigo, te recuerdo que no es mi amante la mujer que ahora está en ese ataúd. Mira como son las cosas Alexandra, Katherine casi muere por tu culpa, tú hiciste que mi hermana viviera un infierno, a ti no te importo engañarla con su propia hermana, ni siquiera el hecho de que tuvieran un hijo te detuvo a enredarte con ella, ahora no tienes nada, siempre fuiste un pedazo de nada, nunca voy a entender como Katherine se fijo en ti, mi hermana es una mujer tan exitosa y tu tan poca cosa, pero ya te llego el momento de pagar todas tus culpas, por ahora lárgate de mi casa zorra.

Jajajajajajajaja, a ver Damián ¿por qué no terminas de aclarar el verdadero motivo de tu odio hacia mí? Anda, dime cuan doloroso era para ti ver a tu hermana junto a mí, la rabia te carcomía cuando pasabas frente a nuestra habitación, sabias que tras esa puerta tu hermana se entregaba mi, tu maldito cerdo soñabas con mantener una relación incestuosa con tu propia hermana.

¡Te voy a matar maldita zorra!!!

Sus manos rodearon mi cuello, Vanessa y los chicos intentaban  alejarlo, apretaba con mayor fuerza, mi vista empezó a nublarse, no sé en qué momento Katherine se unió el forcejeo.

¿Estás bien?

No alcance a responder, me enfadaba no haber logrado mi objetivo, quería morir y estar junto a Giselle.

Katherine: Eres un salvaje Damián, me dijiste que no la dañarías.

Como todo un cobarde se alejo rápidamente, no sin antes descargar una serie de insultos, los curiosos no tardaron en aparecer.

¿Estás bien? Llamare al médico.

Con voz agitada dije que no era necesario, en medio de aquel escándalo la mirada de Katherine me tenia asombrada, las palabras sobraban, ella juraba odiarme más en sus ojos solo miraba amor, limpiaba la sangre que emanaba de mis labios, sus ojos se llenaron de lagrimas, con su voz quebrada me preguntaba si de verdad estaba bien, angustia y desesperación se reflejaban en su rostro, pero aun faltaba lo mejor.

No entiendo porqué te hace daño si sabe perfectamente que me daña a mi también.

¡Increíble!! Katherine me seguía amando, yo que merecía su odio por tanto dolor que le cause, yo que le fui infiel ,ella seguía amando a la misma mujer que un día encontró en pleno acto sexual con su propia hermana, tres años habían pasado y ella me seguía amando, razón suficiente para que Damián me odiara.

Quiero ver a mi hijo.

Lo siento, no quiero que Diego te vea así, te prometo que mañana luego del sepelio lo llevaré a tu apartamento.

¿A qué hora será el sepelio?

Diez de la mañana, te ruego que evites escándalos, hablare con Damián, por respeto a… Giselle, evitemos problemas por favor.

Es con tu hermano que debes hablar, yo siempre lo he tratado con respeto, aun cuando se que el… nos vemos mañana.

¿Qué es lo que sabes?

Olvídalo, por favor no olvides llevar mi hijo a mi apartamento.

Te prometo que mañana nuestro hijo estará contigo.

Gracias Katherine, yo, yo siento mucho lo que ocurrió con Giselle, se que ustedes no se llevaban bien, pero al final era tu hermana.

Quizá no me creas pero me duele mucho que ya no esté más, algún día sabrás como era la relación entre Giselle y yo estos últimos días.

Espero que la policía investigue y de con los responsables.

Créeme, al asesinato de mi hermana no queda impune.

Buenas noches Katherine.

Buenas noches Alexandra, que descanses.

Hacía mucho tiempo que Katherine y yo no hablábamos, la ultima vez solo sirvió para descargar su rabia contra mí y con toda razón, ella era la esposa con la que todo mundo soñaba, amorosa, cariñosa, responsable, excelente amiga, amante y sobre todo una madre ejemplar, nuestra relación era la envidia de muchos, todo era perfecto desde que nos conocimos, hasta el momento de casarnos, la decisión de tener un hijo, luego de dos intentos los cuales terminaban en dolorosas perdidas pues no superaban la tercera semana, al fin una luz en el camino, la llegada de Diego cambio nuestras vidas, éramos inmensamente felices, pero ella, su hermana apareció en el cuadro y toda esa felicidad se esfumo.

7 años atrás.

La voz de mi gran amiga Jessica se escapada en medio de nuestras carcajadas, cada quien tomaba asiento, aquella broma era de todas las mañanas, todo empezó desde que aquella antigua casa que quedaba frente a nuestro negocio  se convirtió en una famosa tienda de lencería.

Prestigioso club de lesbianas de esta bella ciudad, llego el momento de ponerles precio a las chicas de enfrente, a ver ¿cuánto ofrecen por la pelirroja?

Todas coincidimos que la pelirroja no superaba los $50.00, no porque estuviera mal, al contrario era muy guapa, pero todas sabíamos que era una cualquiera, en tan solo dos semanas le conocimos unos diez amantes, su lugar favorito era el baño, amaba el sexo anal, tenía el debido cuidado de meter a un hombre a su lugar favorito, pero ignoraba que desde nuestro local la mirábamos en vivo y a todo color, la verdad todas las empleadas eran lo que se dice un “vasito con agua” las probaba medio mundo, nos divertía ponerles precio no solo a las empleadas sino a las clientas, aquella mañana ninguna superaba los $50.00, transcurrieron unos minutos en los cuales la puja proseguía, de repente un coche se estaciono frente al negocio, todas decepcionadas decidimos levantarnos, el chofer bajo rápidamente, aquello despertó grandemente nuestra curiosidad, nos sentamos nuevamente, el chico abrió la puerta y la más hermosa mujer bajaba de aquel lujoso vehículo.

Jessica: Dios mío, ella no tiene precio…

Liliana: por favor devuélvanme todo el dinero que invertí en este negocio, voy al banco a retirar mis ahorros y aun así no me alcanza.

Margaret: me declaro en  banca rota.

Yo no dije una sola palabra, sentía que volaba, los latidos de mi corazón se volvieron escandalosos, reía como toda una imbécil.

Jessica: te estoy hablando tonta ¿Qué ofreces?

Ni un centavo.

Margaret: ¿estás ciega?

Espera, aun no termino, a ella no le ofrezco mi dinero, pero si algo muy valioso, mi vida entera.

Todas me miraban con asombro, hasta que Liliana se echo a reír, las demás hicieron lo mismo.

Jessica: ¿de verdad dijiste eso? Tú la anti cursi.

Sí, yo lo dije, es muy hermosa, lástima que ya se fue.

Liliana: si ya se fue así que a trabajar partida de sin vergüenzas.

Nuestro negocio era la tienda de mascotas más famosa de la ciudad, luego que las cuatro obtuvimos el titulo que nos acreditaba como Médico Veterinaria decidimos montar un negocio, odiábamos separarnos así que buscamos una manera de estar juntas, las cuatro alegábamos falta de comprensión por parte de nuestros padres, con nuestros ahorros y con ayuda de mi madre adquirimos el inmueble y la convertimos en casa y negocio a la vez, más que amigas éramos como hermanas, teníamos algunas cosas en común, pero lo más notable era que las cuatro nos gustaban las chicas. Ninguna superaba a la otra en cuanto a conquistas, las cuatro éramos de cascos ligeros, no teníamos paz con ninguna mujer, no teníamos novias, todo quedaba en simples aventura

Tan impresionada nos tenía la chica que lejos de ir a nuestros puestos trabajo, nos dirigimos al segundo nivel y nos dedicamos a contemplarla, no teníamos idea de quién era, pero las cuatros estábamos embobadas, llego la hora de abrir el negocio y aunque nadie dijo nada yo sabía muy bien que todas pensábamos en la misma persona, transcurrieron unas horas y el coche seguía allí.

Jessica: ahora que recuerdo necesito un conjunto de ropa interior blanco, el vestido que usare en el cumpleaños de mamá solo quedara bien con ropa interior de ese color.

¡Patrañas!!! Para el cumpleaños de su madre faltaba meses y ella era la típica chica que dejaba todo a última hora.

Liliana: mi vida, ahora que lo dices necesito unos sujetadores ¿vamos?

Margaret: será un honor acompañarlas ¿tú no vienes Alex?

Y luego se quejaban que yo me quedaba con todo, no tenia interés en acompañar a tres mujeres tras un mismo objetivo, yo solo servía para aumentar el número de interesadas así que si mas respondí que no, ya tendría mi oportunidad, lo que no pensé es que no tendría que esperar mucho para saber su nombre y mirar más de cerca a la muchacha que tenia de cabeza a todo el personal de aquella tienda, solo habían transcurrido unos minutos, me atrevo a decir que mis amigas estaban más que arrepentidas por no haberse quedado, ordenaba unos cepillos cuando escuche una dulce voz decir buenos días, cuando levante la vista fui víctima de la más escandalosa taquicardia.

Bu… bu…enos días.

Soy Katherine Manrique, dueña de la tienda de enfrente, me han dicho que ustedes conocen al dueño del local que está en venta, me gustaría hablar con él, estoy muy interesada en adquirirlo.

Sin dudas ella era la mujer por la que yo esperaba, tan bella,  tan dulce, tan angelical, deseaba con todo mi corazón que aquella hermosa mujer fuera la futura señora Montero…..

SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION) CLICK AQUI

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies