Rompiendo las reglas 5 relato erotico xxx

Buscar Relatos eroticos ( Busqueda avanzada )

3.68 / 5 (31 votos)

Rompiendo las reglas 5

Categoría: Lesbicos Comentarios: 0 Visto: 4393 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 31/03/2017, por: Anonimo

¡ULTIMO DIA! SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION) CLICK AQUI

Me encontraba ya en mi habitación y la hora en la que acostumbrábamos vernos con Elena había llegado, apague mi móvil, no estaba de ánimos para estar respondiendo llamadas, total hace mucho que ella me había perdido, todo este tiempo fue diversión, la pasábamos bien pero lastimosamente esos encuentros habían llegado a su fin.

Mi ausencia en el comedor alarmaría a mi madre, sabía que enseguida estaría conmigo para cuestionarme, quería estar sola así que fingí estar dormida, no logrando conciliar el sueño toda la noche opte por algunas películas, los rayos del sol se colaban por mi ventana, era un día hermoso, el desvelo me pasa factura hasta el siguiente día,  me quede unos minutos pensando que hacer ¿ejercicio?, no está nada mal, me vestí y Salí a trotar, en el momento que salía de casa me encontré con Elena.

Me hiciste esperar mucho.

Jamás dije que iría.

Hiciste bien, alguien se ocupo de mí y tuve la mejor noche de mi vida.

¡Felicidades!!!

Como ves, ya no eres indispensable.

Me alegra saber eso, al fin no tendré que verte metida en mi casa cada vez que visito a mi madre.

¿Quién te ha puesto contra mí?

Tu misma, hace mucho que lo hiciste.

¿Me crees tonta?

No mi amor, yo admiro tu inteligencia, engañas a tu marido  y él ni cuenta, ¿Cómo le haces chica?

Así que estas molesta porque me case con Santiago, todo este tiempo pareció no importarte.

Sabes Elena, yo no soy más indispensable para ti, tú me tienes aburrida, por lo tanto esta charla está de sobra.

¿Qué me quieres decir?

Cariño deja que siga admirando tu inteligencia, no hagas que la ponga en duda, ciao mi amor.

Seguí mi camino, sin tantos rodeos todo estaba más que aclarado, mientras trotaba mi triste realidad me hacía demasiado daño, primero fui víctima de la peor traición y ahora amaba a una chica que estaba perdidamente enamorada de otra, no podía ser peor, aun cuando esa mujer la engaño ella sigue amándola  y tu  eres una tonta –me recrimine— mi ritmo cardiaco estaba acelerado, el dolor en mis piernas se intensificaba, cuando ya no pude más me detuve bajo un árbol y sin poderlo evitar mis lagrimas escapaban.

Tú no debiste dejar que pasara, no debiste – Me repetía una y otra vez—

Definitivamente yo había faltando a mi juramento de no volverme a enamorar, ya una vez me había pasado, ya lo había vivido, hermoso al principio y doloroso al final, ¿ahora qué? Amar sin ser amada, sin principio pero con el mismo final… dolor, desolación. Moría de ganas de reventarme la cabeza contra el árbol.

¡Señorita Alexandra!!!

Hola Braulio, ¿Cómo estás?

Muy bien, usted me tenía con el alma en un hilo.

¿Yo?

Usted misma, corría a velocidad de la luz y pues usted solo hace eso cuando tiene broncas con el patrón.

Hombre, eres un exagerado.

Ni crea que lo he olvidado, allí mismo está su escondite ¿el patrón la regaño cierto?

Ni siquiera he visto a mi padre, son otras cosas Braulio.

Usted ya debe olvidarse de la “señora” Elena, ella ya le jugó chueco niña.

No se trata de ella Braulio, yo no tengo nada que ver con esa mujer.

A mí no me engaña, si supiera cuantas veces impedí que las descubrieran y acá entre nos, no lo hice por ella sino por usted.

Muchas gracias Braulio, créeme ya no tendrás que hacerlo.

Bueno, no es por el patrón ni por la señora Elena, entonces ¿Qué le pasa niña?

No me pasa nada Braulio, todo está bien.

Ajá, ¿ya no le tiene confianza a su amigo?

Mi querido amigo sabes perfectamente que confió en ti, como no hacerlo si tú eres como un padre para mí.

Soy todo oídos

Tú siempre terminas por hacerme confesar, está bien, allí te va  estoy enamorada de una mujer que ama a otra.

¿Y eso la tiene tan triste?

Uffff lo olvidaba, eres hombre y ahora es que me vas a decir que la olvide, que me busque otra, bla bla bla.

No generalice, prosiga.

¿Qué cosa?

Quiero más detalles.

Ya te lo dije todo, ella está enamorada de otra mujer y yo debo callar este amor porque no es ni será correspondido.

Ella está muy enamorada de su novia entonces, está difícil.

No es su novia.

¿Entonces?

Te lo voy a decir porque te tengo confianza, Katherine es el nombre de la chica de la que estoy enamorada, Laura fue su novia por muchos años,  pero todo acabo cuando está última le puso el cuerno.

Entiendo.

Ella debe amarla mucho Braulio, demasiado como para no haberla olvidado a pesar de su traición.

Pueda ser, pero también existe otra posibilidad.

¿Cuál?

Que toda mujer que se le acerque a ella solo piense en la existencia de Laura y no aproveche el tiempo para conquistarla, conozco a una que está enamorada de ella y no me explico que carajos hace aquí y no está allá ganándose el amor de esa muchacha.

No empieces Braulio, que por amor he sufrido demasiado.

Porque usted ha querido niña, no tenía que fijarse en una arpía –refiriéndose a Elena—

Braulio yo no puedo confesarle a Katherine lo que siento, sé muy bien que ella no me ama.

¿Y quién hablo de confesiones?

Ahora soy yo la que está perdida.

Empiece por conquistar a esa muchacha, invítela a salir, conózcala, sea detallista, impresiónela, por algo se empieza niña, nadie se ha ganado el amor de una mujer solo por confesarle que le ama.

Pero Braulio…

Pero nada, usted empieza desde hoy a trazar su plan de conquista.

No Braulio, aun estoy a tiempo de alejarme y olvidarme de ella, si luego de seguir tú consejo ella no me corresponde todo será en vano.

No niña, se quedara con la satisfacción que lo intento y no opto por la cobardía.

¿Cobarde yo?

Hasta que no me demuestre lo contrario, yo digo que sí.

Jamás, yo no soy ninguna cobarde.

Entonces ¿seguirá mi consejo?

Braulio, me niego a sufrir otra vez por amor, lo mejor es no verla más y eso solo lo conseguiré mudándome, será cuestión olvidada en unos meses.

¡Cobarde!!!

No lo soy.

Cobarde, cobarde y más cobarde…

Joder, ya no me digas así.

Cobardeeeeeeee.

Al carajo Braulio, mañana me regreso a la ciudad y hare hasta lo imposible porque ella me ame tanto como yo, te juro que no me daré por vencida hasta lograrlo.

¡Vaya, esto se va a poner bueno!!!

Mas que bueno Braulio, ve pensando que dentro de muy poco serás padrino.

Y en aquella mañana, animada por mi gran amigo decidí conquistar a Katherine, nadie dijo que sería fácil, es mas detestaba las cosas fáciles, seguro que tendría muchos obstáculos, los mismos que estaba dispuesta a superar.

 

 

SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION) CLICK AQUI

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies