Todo queda en familia relato erotico xxx

Buscar Relatos eroticos ( Busqueda avanzada )

3.26 / 5 (109 votos)

Todo queda en familia

Categoría: Incesto Comentarios: 0 Visto: 16649 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 28/05/2018, por: Anonimo

¡ULTIMO DIA! SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION) CLICK AQUI

Mi primo y yo somos muy unidos, tenemos tan solo meses de diferencia (para esta historia ambos tenemos 18 años) y vamos al mismo colegio, nuestras madres son hermanas y vivimos muy cerca el uno del otro por lo que prácticamente hemos crecido juntos, nosotros solemos contarnos todas nuestras historias de chicas y sexo, hablamos sobre las profesoras, compañeras e incluso las madres de algunos compañeros.

Hace un par de meses nos encontrábamos en su casa, eran vacaciones, y nos develábamos con videojuegos y tomando un par de cervezas, la platica era de lo mas normal entre nosotros, hablábamos de las mujeres (profesoras, compañeras y mujeres en general) que nos cogeríamos y las formas en que lo haríamos, en cierto punto de la madrugada mi primo comento

El: Bueno aunque muy pocas tienen el cuerpo como mi Tia Mary (mi madre)
Yo: Que – comente algo extrañado nunca habíamos tocado el tema de mujeres de nuestra familia
El: Es decir te lo digo con todo el respeto del mundo, es algo que se ve, nunca intentaría nada raro

Mi madre tiene un muy buen cuerpo para sus 40 años, hace un par de años mis padres se separaron y ella comenzó una rutina la cual dejo su cuerpo algo tonificado, con una cintura delgada, pechos firmes y con buen tamaño, sus piernas también se ven en forma por sus caminatas y sus nalgas son redondas sin importar que tipo de ropa lleve esto se hace notar, tiene la piel blanca y libre de arrugas en el rotro, cabello largo y lacio de color negro

Yo: Y porque no?,yo no lo pensaría tanto con mi Tia Susana (la madre de mi primo)- le dije con una sonrisa queriendo similar un tono bromista.

El ambiente se sentía raro y pesado, el tema era algo delicado y muy incomodo, ya en varias ocasiones había tenido problemas en el colegio por peleas con compañeros tras escucharlos hablar de mi madre (una cosa es hablar y otra es ser idiota y que el hijo de quien hablas te escuche)

El: jaja, estas loco, y que, como lo haríamos?
Yo: Y yo que voy saber, esperamos a que estén hebrias quizá, porque de no ser así solo quedaríamos como estúpidos calientes, aunque son mujeres maduras dudo que incluso así aceptaran, a menos de que tomen hasta quedar inconscientes
El: no me gustaría violarla si te soy sincero, había algo, era como un medicamento que las ponía muy calientes
Yo: Quieres drogar a mi madre? de verdad?!
El: Solo para ponerla cachonda, me lo habían recomendado antes, no recuerdo bien el nombre pero empezaba con “Y”
Yo: Bueno y como esperas darle droga a mi madre sin que sospeche? genio!
El: Pues no lo se, ya pensaremos en algo
Yo: Y quien lo haría primero?. no podemos hacerlo al mismo tiempo supongo
El: lo dejamos a la suerte?, un par de carreras en el videojuegos, y el que gane empieza.

Acepte la apuesta, y jugamos un par de horas mas, cambiamos de juegos varias veces alternando entre peleas, futbol, y carreras. Pero para ser sincero no estaba de acuerdo con esto, pensaba que habíamos llegado ya algo lejos, y aun así, llegamos al ultimo reto, tenia algo de ventaja en el ultimo juego y tenia buen ritmo para ganar, pero cada que lo hacia el se tornaba serio y un poco temeroso, parecía que no le agrada la idea, así que perdí apropósito y lo deje ganar para terminar con todo esto. Paso algo de tiempo no recuerdo bien si fueron 3 o 4 meses pero no habíamos hablado del tema otra vez, hasta que una mañana al despertarme me tope con un mensaje suyo

El: Lo conseguí!!!, se llama Yohimbina, me lo dio el hermano de Carlos (otro chico), lo usan en las yeguas para ponerlas en celo
Yo: Drogas de caballo?!, acaso eres imbécil!!
El: Me han jurado que funcionan en mujeres también, quieres que lo probemos ya?
Yo: No, mejor esperemos hasta el fin de semana,
El: Que, acaso te estas arrepintiendo de lo que hablamos
Yo: Recuerda que mi madre trabaja, y no quiero que tu droga le cause nada extraño
El: Ok

Nuestra casa era pequeña tenia sol dos habitaciones y contaba solo con planta baja, aunque los espacios como el patio trasero y el porche eran amplios. Mi primo y yo estábamos en mi habitación, con la excusa de un trabajo en equipo, el plan era algo simple, colocaríamos un par de gotas de ese medicamento en su bebida pues fue la indicación que le dieron.

Mi madre llego del trabajo el viernes por la tarde y comenzó a preparar la cena, estaba completamente nervioso y una gran parte de mi quería parar nuestra tontería en ese momento, entonces nos llamo para la cena y dijo que estaba servida, ella solía tomar un par de tragos de alcohol los fines de semana para relajare aunque nunca pasaba de un par de tragos, le dije a mi primo que le pusiera un par de gotas en su vaso mientras yo la llamaba a la habitación para que me ayudara a buscar algo.

La cena termino sin ningún inconveniente, ella se paro de la mesa y se dirigió a la sala encendiendo la Tv para ver una película, en ese momento le pregunte a mi primo

Yo: no se lo pusiste?
El: Se lo puse en la botella, jaja soy genial verdad
Yo: Porque hiciste eso?
El: Que tal si no era suficiente?

Ambos fuimos y nos sentamos con ella en el sofa, ella termino su copa muy rápido y se levanto a servirse otra

Yo: estas bien mama?
Ella: Si disculpen, pero comencé a sentir mucho calor – dijo mientras tomaba esa de golpe y se servia otra

Nosotros nos miramos y mi primo tenia una sonrisa, pues todo parecía indicar que había funcionado. Mi madre se sentó junto a nosotros de nuevo, agitaba su mano echando aire sobre su rostro y cada vez se le notaba mas y mas inquieta, mi primo saco su celular y me mando un mensaje “Ya vete”

Yo: mm.. voy a salir un rato a tomar aire, quizá
Mi madre: Si!, esta bien, solo tengan cuidado
Mi primo: Pero yo quiero ver el resto de la pelicula
Yo: Esta bien puedo ir solo

Asintió con la cabeza sin decir una sola palabra, tome mi chaqueta y me acerque a la puerta de salida, el sofa quedaba de espaldas y mi madre estaba muy distraída así que entre el ruido de la Tv y la puerta al cerrarla fuerte aproveche para esconderme en la cocina debajo de la mesa cubriéndome con la sabana que la adornaba.

Pasaron 5 quizá 10 min. y lo que al principio me pareció buena idea resultaba la peor de todas, el lugar en el que me encontraba no me permitía ver nada de lo que pasaba y el mismo ruido de la Tv que hace un momento jugo a mi favor me impedía escuchar la platica que iniciaba entre ellos, el nerviosismo era peor que antes pues pensaba en cada momento que estaban allí apunto de descargar todas sus ganas el uno con el otro, hasta que escuche la risa de mi madre y me anime a levantar un poco la sabana por un costado con mi cara totalmente pegada al suelo y logre verlos, estaba allí sentada con un brazo recargado sobre el respaldo del sofa apoyando a su vez su mejilla en ella, con una pierna por encima de la otra y con el cuerpo girado viendo de frente a mi primo dándome la espalda nuevamente pero que aun así no lograba escuchar su platica. Mi madre traía puesto una blusa de tirantes roja y un pantalón muy corto de mezclilla, mire a mi primo en algunas ocasiones y note como miraba directamente a los pechos de mi madre que se realzaban mucho con esa vestimenta tan ajustada, sera imbécil pensé en ese momento, si yo era capaz de notarlo mi madre también lo haría, pero parecía no importarle en lo absoluto.

Pasaron los minutos y lo único que alcazaba a escuchar era su risa y veía como cada vez aprovechaba para acercarse a mi primo dándole un golpe ligero en su brazo reduciendo la distancia entre ambos, y daba mas y mas tragos a su bebida, hasta que la película termino por fin y mi madre apago el Tv y logre escucharlos
Mama: Pues me alegra que te tengas tanta confianza de verdad, pero los jóvenes siempre dicen eso de si mismos
Mi primo: Es la verdad todas las chicas me lo dicen
Mama: Jajaja es lo que te digo “las chicas”, a una mujer no la impresionas tan facil
Mi primo: Se ríe de mi porque no me cree verdad
Mama: claro que te creo, pero los chicos creen saberlo todo cuando en realidad no saben nada, créeme con mi edad e visto mucho, y te lo digo por experiencia eso de las películas porno, son todas falsas
Mi primo: Pues lo mio no es falso, he visto porno y la tengo igual que alguno hombres de ahí, incluso soy el chico que la tiene mas larga de todos
Mama: jajaja los hombres y su trauma con el tamaño jajaja, se la han de pasar compitiendo por eso verdad?
Mi primo: pues yo no les llamaría competencia, aunque nunca he ganado nada realmente con eso
Mama: Quieres ganar algo? – (tomándose el resto de la bebida de golpe)
Mi primo: como que?
En ese momento mi madre se acerco y no logre escuchar lo que le dijo en voz baja al oído pero hizo que mi primo se levantara inmediatamente del sofa frente a mi madre mientras esta seguía tratando de refrescarse con su mano el rostro. El un tanto desesperado y con un temblor notable en sus manos logro bajar su pantalón y sacarse la verga frente a ella. Mi primo no mentía, había escuchado ya que le media alrededor de 22cm mientras que al resto que conozco nos media (incluido yo) no mas de 17cm, pero no sabia que ademas lo tenia demasiado grueso y con unas notables y bien marcadas venas dejando mas que en evidencia que estaba al máximo de su excitación.
Mama: Wow!! – fue lo único que puedo decir mi madre mientras abría los ojos como un par de platos enormes y sonreía manteniendo la boca ligeramente abierta
Mi primo: Le dije que no mentía

Mi madre no dijo una sola palabra mas y comenzó a arreglarse el cabello con una cola de caballo improvisada, coloco una de sus manos sobre la cintura de el y la otra en la base de su pene, y comenzó a introducirlo en su boca, haciendo movimientos con su cabeza de atrás hacia adelante muy lentamente y subiendo la velocidad de poco en poco.

El rostro de mi primo pasaba de tener el ceño fruncido a mostrar señales de placer, sujeto a mi madre de su cola de caballo y comenzó a empujar su verga dentro de la boca de mi madre, ella hacia sonidos de asfixia y se la sacaba, pero solo para que mi primo la empujara con mas fuerza dentro de su boca.

A pesar de estar sentada la diferencia de estatura era mas que obvia ( ella mide 1.83 y el media 1.65), como dije anteriormente mi madre es delgada, pero junto a mi primo este se veía muy flaco. En ese momento ella paro, y se levanto del sofa, le cometo algo al oído y se dirigió a la puerta cerrándola con llave, mi primo estaba ahí parado sin moverse hasta que ella lo sujeto del brazo y se lo llevo, caminaba con mucha dificultad al traer los pantalones abajo tratando de mantenerlos arriba con su brazo libre, tras entrar en la habitación de mi madre cerraron la puerta y escuche nuevamente como cerraban la puerta con un seguro. Rápidamente salí de mi escondite y me acerque a la puerta en donde me quede sentado sin poder ver que sucedía adentro
El Resto de la Historia la contare desde la perspectiva de mi primo basándome en lo que el mismo me contó

Apenas entramos y me sentó en la orilla de la cama, ella se regreso a cerrar la puerta y luego se giro y se quito la blusa sin decir una sola palabra, yo mientras tanto me sacaba el pantalón y tan pronto termine ella se acerco y comenzamos a besarnos, poco a poco fui metiéndome mas en la cama mientras ella me seguía, colocando sus piernas por ambos costados míos, comencé colocando mis manos en su cintura pero ella me las movió haciendo que le tocara el trasero.

Ella comenzó a mover la cadera haciendo mi verga frotara contra su pantalón corto, mi expresión de ardor debió ser muy obvia

Mama: Te molesta?- pregunto sonriendo
Mi primo: Si, un poco Tía Mary
Mama: -se quedo un momento callada- No me digas Tía, no me gusta,
Mi primo: Esta bien Mary, quitatelo

Ella se levanto de la cama y rápidamente me saque la playera, se paro dándome la espalda y lentamente se fue quitando su pantalón corto, inclinando su cuerpo completamente, me acerque a la orilla y me senté frente a ella para poder apreciarla completamente, mi manos se colocaron en sus nalgas y comencé a masajearlas abriéndolas por momentos. Comenzó a retroceder hasta que tenia frente a mi cara, movía el culo de izquierda a derecha y fue bajando poco a poco hasta sentarse en mis piernas, mi verga estaba comprimida entre sus nalgas y mi cuerpo y ella se movía muy poco. tome mi verga con una mano y la acerque a su ano en donde empuje un poco y su reacción fue de un sobresalto leve, eso ocasiono que ahora fuera ella quien la tomara con sus manos y la dirigiera a su vagina en donde comenzó a bajar lentamente emitiendo un quejido muy ligero y ahogado.

Me deje caer de espalda sobre la cama para poder apreciarla de mejor manera y a decir verdad era mas pesada de lo que había imaginado, poco a poco se movía de arriba para bajo con mas rapidez hasta que literalmente se dejaba caer con todo su peso sobre mi. Los gemidos silenciosos y ahogados pasaban a ser gemidos fuertes sin ningún tipo de restricción. En algún momento ella se levanto y me pidió que me recostara a lo largo de la cama y al hacerlo ella volvió a subir sobre mi pero ahora estábamos de frente, comenzó a saltar encima de mi y veía como sus tetas rebotaban, era muy hipnótico realmente, sus gemidos se hacían cada vez mas fuertes hasta que se despojo de su sujetador dejando rebotar libres sus pechos. Yo los sujetaba ocasionalmente para chupar y apretar sus pezones, cuya areola era muy extensa pero cuya punta era perfecta

De verdad una parte de mi no creía lo que estaba pasando, me estaba cogiendo a mi tía, a la mujer mas hermosa de estos rumbos y ella lo estaba disfrutando mucho
(mientras esto ocurría) fuera de la habitación estaba yo sentado a un lado de la puesta y escuchaba con mucha claridad a mi madre gemir y expulsar un par de frases entre ellos.

“oh Dios!”, “sigue asi!”, “mas fuerte!”, “si, si, si, así!”, y constantemente gritaba el nombre de mi primo entre gemidos (Enrique), todo esto era acompañado con el típico ruido que hacen las nalgas de una mujer al chocar con el cuerpo de un hombre, ese sonido sonaba en ocasiones muy rápido lo que aceleraba los gemidos de mi madre y el golpeteo del respaldo de la cama de mi madre junto a la pared, lo que me hacia pensar que ahora mi madre estaría a cuatro patas siendo cogida por mi culpa, a cada momento que pasaba quería interrumpir, sentía que el corazón se me partía en mil pedazos al oírlos a ambos, no pude evitar sentir una rabia inmensa por lo idiota que había sido, pero parecía que ahí dentro nada les importaba mas que seguir con su noche de pasión desenfrenada.

Cuando mi primo me contó lo que había echo con mi madre me confirmo lo que había supuesto, ella estaba en la posición de perrito recargada en el respaldo de la cama mientras el se la estaba cogiendo tan fuerte y duro como podía.

” le sujete la cola de caballo y le estire con fuerza, mi otra mano la usaba para darle golpes tan fuertes en sus nalgas hasta que estaban tan rojas como tomates, dios, cuando bajaba el ritmo ella comenzaba a menear la cola, estaba como loca”

Todo había quedado en silencio durante un momento y supuse que habían terminado que al fin el cabrón de mi primo había acabado, yo volví a esconderme debajo de la mesa y espere no se por cuanto tiempo hasta que escuche que se habría la puerta de su habitación, escuche los pasos de una persona que se fue directo al baño y comencé a escuchar el agua caer, espere un par de minutos mas es escuche a alguien mas salir y dirigirse a mi habitación y fue entonces que supe que ese era mi primo, le mande un mensaje a su cel, y le pedí me ayudara a fingir mi llegada, cuando pase por la puerta del baño rumbo a mi habitación mi madre salio de la ducha con no mas que una toalla cubriendo su cuerpo sujetándola con sus pechos, otra mas en su cabello y estaba cepillan-doce los dientes

Yo: Porque estaba cerrada la puerta?
Mi mama: Que no ves que entre a la ducha- hablando con dificultad por la pasta en su boca-
Yo: Y el ? – señalando a mi primo-
Mi mama: Se quedo dormido tan pronto termino la película, y no sabia a que hora volverías

Sabia que mentía, mi primo aun se notaba agitado, y la sonrisa en su rostro al ver a mi primo los delataba mas que nada, aun así le seguí la corriente y me fui a mi habitación en donde me contaría todo los detalles.

Yo: Donde esta?
Mi primo: Que?
Yo: La mierda que la puso tan caliente
Mi primo: En mi mochila, tómala ya no la necesito
Yo: Que quieres decir con que ya no la ocuparas?
Mi primo: Pues que acabo de cumplir mi puta fantasía mas grande
Yo: Ok, y cuanto debo usar con tu madre?
Mi primo: no mucho, funciono muy bien con lo poco que le puse
Yo: Ok, ahora es mi turno

SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION) CLICK AQUI

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies